Vandenbrink Shooting Brake o cómo hacer aún más especial a un Ferrari 612 Scaglietti

Vandenbrink Shooting Brake o cómo hacer aún más especial a un Ferrari 612 Scaglietti

Escrito por: Javier López    13 junio 2019     Sin comentarios     2 minutos

El Ferrari 612 Scaglietti ha pasado por las manos de Vandenbrink Design, un carrocero que ha sido capaz de aplicar la estética Shooting Brake sobre el italiano

Ya estamos acostumbrados a que diferentes carroceros nos sorprendan con vehículos de ensueño que las propias firmas no se atreven a lanzar, como aquel Tesla Model S Shooting Brake. Pues bien, hoy le ha llegado el turno a uno de los Ferraris más incomprendidos de los últimos tiempos, el 612 Scaglietti. Antes de la llegada del aclamado FF, la marca del Cavallino Rampante trabajaba con un poderoso 2+2 que no consiguió encandilar a tanto público como sí lo hicieron sus sucesores; sin embargo, Vandenbrink Design, un carrocero procedente de Ámsterdam, se ha atrevido a dotar al superdeportivo italiano con una estética al más puro estilo Shooting Brake.

No sabemos por qué, pero las carrocerías familiares en este tipo de vehículos consiguen embaucar a cualquiera y el 612 Scaglietti no es una excepción. Bajo petición de un cliente, Vandenbrink Design le ha dado vida a esta creación que tanta expectación está generando y, pese a que de momento se trata de un one-off, todo apunta a que la compañía está dispuesta a fabricar más unidades bajo pedido.

Es cierto que el frontal mantiene la esencia del 612, pero es en la zaga donde encontramos una serie de cambios que consiguen asentar ese aspecto de Shooting Brake. A lo largo de la historia del automóvil, han sido muy pocas las marcas que se han atrevido a apostar por este tipo de carrocería, permitiendo tan solo a aquellos carroceros más experimentados trabajar con ella.

Ferrari 612 Scaglietti Shooting Brake 13

Podemos apreciar como las cuatro ópticas posteriores características del Scaglietti se han respetado en todo momento, pero el alargamiento del pilar c consigue provocar esta nueva condición. Rápidamente nos percatamos de que el portón alargado se ha transformado en una tercera puerta, que no solo facilitará el acceso a la zona de carga, sino que también permite la presencia de un elegante y sutil alerón.

En lo que respecta al apartado mecánico no se han aplicado ningún cambio, por lo que el afortunado propietario de este Vandenbrink Shooting Brake seguirá gozando de ese corazón en peligro de extinción. Sí, en peligro de extinción, porque el Ferrari 612 Scaglietti recurría a un V12 atmosférico de de 5.7 litros capaz de producir 540 CV y 588 Nm de par.

Ferrari 612 Scaglietti Shooting Brake 12

De esta forma, Vandenbrink Design ha conseguido darle una segunda oportunidad al 612, un superdeportivo que recupera encanto con esta carrocería Shooting Brake. De momento se desconoce tanto el precio de la transformación como el tiempo necesario para llevarla a cabo, pero podemos intuir que ninguna de las dos respuestas van a ser de nuestro agrado.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.