Ford Kuga 2.5 T 200 CV, prueba (parte II)

Ford Kuga 2.5 T 200 CV, prueba (parte II)

Escrito por: Javi Vicente   @javivicente    7 septiembre 2009     Comentario     5 minutos

Como ya hemos comentado en la primera parte de la prueba, el Ford Kuga hereda la plataforma del C-Max, aunque sus dimensiones son ligeramente más elevadas, aunque sólo sea cuestión de centímetros tanto en largo como ancho y algo más en alto por razones obvias.

Hemos visto que su comportamiento off-road es bastante adecuado, pero su comportamiento en carretera podemos catalogarlo de excelente. Su suspensión junto con la dirección y el aplomo que muestra es idóneo para cualquier terreno y podemos clasificarlo dentro de los mejores todocaminos, ayudado también de su tracción 4WD que actúa cuando debe, sin ser nada intrusiva. No destaca en nada, pero es notable en todos los aspectos. Y si lo bonito es la conducción, no deja de serlo su aspecto exterior e interior.

Diseño exterior

Ford Kuga 2.5 T 200 CV

Es un SUV bastante normal en cuanto a medidas se refiere: 4,44 metros de largo y 1,84 de ancho no es más largo que el Mondeo aunque sí un centímetro más ancho. El alto, sí varía, debido a su diferencia de segmento, llegando a los 1,68 metros. En realidad parece más corto de lo que realmente es, pues su espacio interior es realmente amplio y apto para 5 personas adultas, aunque con excepciones.

Tiene detalles realmente buenos en cuanto a la línea estética se refiere y su parrilla delantera, a pesar de no ser muy agresiva, es bastante imponente. Me ha gustado especialmente los embellecedores que dispone en la parte inferior de los espejos y el aspecto deportivo delante con la parrilla, lateralmente con las llantas y detrás con dos tubos de escape (ver imagen).

Las llantas de 19 pulgadas son opcionales por 600 euros pero la vistosidad que le dan de perfil es realmente bonito. Pero sin lugar a dudas el éxito está en la pintura blanco polar (opción por 700 euros) y que dependiendo de la luz solar, adopta tonalidades azules y blancas por toda la carrocería. Si lo contrastamos con el oscuro de los cristales de privacidad (que junto a las barras de techo forman el paquete de visibilidad por 150 euros) el efecto es verdaderamente sorprendente. El techo solar (opcional por 500 euros), tanto exterior como interiormente le dará un toque adicional de personalidad que si se puede, recomiendo. No permite apertura, sino que es panorámico, pero ofrece un juego extra en noches estrelladas y con luna llena, ya que el viaje es realmente agradable (ver imagen). Sigo pensando que la antena exterior es muy prescindible y aprovechar la tecnología para ocultarla bajo el cristal delantero.

La amplia visibilidad de los espejos es perfecta para cualquier situación, tanto en carretera como al aparcar o en caminos estrechos. Echo de menos un espejo con ángulo muerto (ver imagen), para ampliar los puntos no visibles, aunque una ligera mirada al cristal trasero es suficiente para visualizar la carretera. Tampoco me ha gustado que al ser espejos plegables, no se puedan plegar automáticamente con el cierre del coche o desde el interior sin necesidad de estar el motor encendido, más aún cuando el Mondeo sí lo permite.

Diseño interior

Ford Kuga 2.5 T 200 CV

Subirse a un Kuga es realmente agradable. Su consola central con el navegador de 7 pulgadas táctil es muy placentero, sumado a las abundantes terminaciones en aluminio en los bordes que bien podrían haber sido de plástico, merecen una mención y agradecer a la marca su preocupación por el bienestar del conductor: el volante, consola central, cuadro de mandos, altavoces, salidas de aire… todo tiene su toque de aluminio aunque no es así en las salidas de aire laterales.

El puesto de conducción es realmente cómodo, y a pesar de estar ligeramente por encima de una altura normal de un turismo, no da esa sensación incómoda. La amplitud es bastante buena en los asientos delanteros, pero en los traseros se limita mucho la posición de las piernas, aunque no así la altura y anchura para los ocupantes. Si no vamos a llevar a personas altas (de 1,90 metros en adelante), no notaremos la falta de espacio. Destacar las mesitas plegables estilo avión que están detrás de los asientos delanteros disponibles para las plazas traseras (ver imagen).

Ford Kuga 2.5 T 200 CV

La unidad probada iba tapizada en piel con asientos calefactables eléctricos (opcional por 1.750 euros) y a pesar de ser verano y color negro, el habitáculo no alcanzaba temperaturas extremas. El volante también estaba forrado en piel, aunque su tacto no era tan agradable como hemos podido comprobar en otras marcas. La palanca de cambios, sin embargo, muy agradable al tacto tanto en forma como en materiales, estaba dispuesta en una posición ligeramente más elevada a lo que estamos acostumbrados los que conducimos habitualmente un turismo. No obstante, ya que el cambio es secuencial o automático, no notaremos mucho el cambio de posición.

Si lo que nos gustan son los escondites con este modelo estaremos contentos. Además de la guantera delante del pasajero, dispone de un compartimento oculto a la izquierda del volante de poco tamaño pero apto para guardar monedas, llaves u objetos pequeños. En las puertas dispone de dos compartimentos visibles, uno más grande y otro más pequeño, además del gran compartimento que hay en el reposabrazos central y el que está junto al freno de mano con cierre de cortina.

Ford Kuga 2.5 T 200 CV

El portón trasero puede abrirse en dos partes. Una más grande para introducir objetos grandes (ver imagen) y otra que se limita a la luneta trasera para no abrir todo el portón y que es bastante práctico. El maletero con 360 litros no es excesivamente grande para tratarse de un modelo familiar pero con asientos abatidos alcanza un tamaño de 1.355 litros. No se publican datos de altura hasta el techo, pero esto juega a su favor, ya que disponemos de bastante espacio por si queremos llevar objetos realmente grandes.

Fotos | Javi Vicente

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.