Lexus GS F, Lexus LF-SA y Lexus LF-C2 en el Salón de Ginebra 2015

Lexus GS F, Lexus LF-SA y Lexus LF-C2 en el Salón de Ginebra 2015

Escrito por: Guillermo Arnal    6 marzo 2015     2 Comentarios     2 minutos

Al haber jugado las cartas de los dos últimos grandes salones estadounidenses para presentar novedades, a Lexus solo le ha quedado en la mano para Ginebra un único prototipo como estreno mundial. El LF-C2, un ejercicio de diseño que, por ahora, la marca no tiene previsto llevarlo a producción, lo vimos en el pasado Salón de Los Ángeles. Y el GS F ya se encargó de deslumbrar al público en Detroit hace dos meses.

Aunque mucho más alejado de las calles que el QX30 Concept que propone Infiniti, el prototipo LF-SA de Lexus no carece por ello de interés, incluso más allá del apartado puramente estilístico. La misión de este vehículo trasciende el papel de ofrecer un vistazo a las líneas y rasgos que marcarán los próximos lanzamientos de la división de lujo de Toyota.


lexus-lf-sa

Sus 3,45 metros de largo, 1,70 de ancho y 1,43 de alto lo colocan directamente en el segmento A. De hecho, por su naturaleza y formas, da la sensación de haberse concebido como un híbrido entre un utilitario de dimensiones muy reducidas y un pod futurista como los que ha mostrado Toyota en los últimos años.

Las peculiares formas de su carrocería ovoide mezclan las aristas afiladas y la gigantesca parrilla que se observan en los coches de calle actuales de Lexus con curvas y protuberancias más orgánicas. Llaman la atención el parabrisas de grandes proporciones, los exagerados pasos de rueda o la prominente silueta de la luna y los pilotos posteriores.

lexus-lf-sa2

El foco del LF-SA reside en el conductor, y así lo prueba el diseño del habitáculo. Su asiento, de posición fija, contrasta con la movilidad de los pedales y del volante con el fin de que se ajusten lo mejor posible a sus preferencias. Todo ambientado en un entorno que goza de la misma calidad de materiales y realización que otros modelos de Lexus.

El conductor tampoco debe realizar demasiados esfuerzos para hallar toda la información que necesita: en una ojeada puede observar casi sin alzar la vista el cuadro de instrumentos digital y los datos proyectados sobre el mismo. Si eleva la mirada por encima del parabrisas, descubrirá, además, lo que reflejan las cámaras que sustituyen a los retrovisores exteriores.

La estética y la tecnología constituyen, así, las cualidades fundamentales del LF-SA, por lo que la mecánica brilla por su ausencia. Lexus aún no le ha puesto fecha a sus planes de entrar en segmentos inferiores al del CT, pero el LF-SA prueba que aún flotan en el aire. Si bien los Aygo y Yaris de Toyota obtienen resultados comerciales satisfactorios en Europa, Lexus requerirá de una fórmula distinta si finalmente se atreve con estas categorías, más próximo a lo premium.

Fotos | Equipo Highmotor y Lexus

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.