Mazda 626 MPS: así fue el prototipo que le declaró la guerra a los Mitsubishi Evo y Subaru Impreza

Mazda 626 MPS: así fue el prototipo que le declaró la guerra a los Mitsubishi Evo y Subaru Impreza

Escrito por: Javier López   @jlopezbryan96    9 marzo 2021     2 minutos

Corría el año 2000 cuando Mazda quiso poner fin a la hegemonía de los Subaru Impreza y Mitsubishi Evo, y su apuesta fue el Mazda 626 MPS.

Las berlinas deportivas, ese segmento que, por desgracia, está de capa caída por la abusiva invasión de los SUV deportivos. Sin embargo, este fabuloso sector tuvo una época dorada en la que marcas como Subaru y Mitsubishi dieron la talla con los Evo e Impreza de la época, dos vehículos que sirvieron para homologar a sus correspondientes versiones de rallye. Sin embargo, los que pocos saben es que Mazda estuvo a punto de unirse a la fiesta por cortesía del Mazda 626 MPS, el que se iba a convertir en la variante más radical de la berlina nipona.

Corría el año 2000 cuando Mazda observaba cómo sus compatriotas realizaban grandes gestas en el mundo de la competición. Esto ayudaba a mejorar las ventas, la imagen de marca y ofrecer vehículos de carreras con matrícula para circular por la vía pública; Mazda no podría quedarse atrás.

Con esta premisa, la firma japonesa dio una ardua respuesta en el Salón de Ginebra de aquel mismo año con el Mazda 626 MPS, el primer coche de la marca en estrenar dichas siglas. Mazda nunca participó en los rallyes con un 626 ni tampoco tenía intenciones, pero sí que quiso ofrecer una alternativa a aquellos coches que estaban ganando tanto protagonismo en la época.

Mazda 626 Mps Historia 2

A nivel estético ya nos encontramos con toda una declaración de intenciones. Y es que el 626 MPS recurría a un kit de carrocería específico conformado por alerón, pasos de ruedas ensanchados, defensas específicas y una doble salida de escape central de lo más sugerente. Con todo esto, la marca japonesa consiguió intimidar tanto a Mitsubishi como a Subaru.

En lo que a mecánica se refiere, Mazda apostó por un esquema que poco o nada tenía que ver con el de sus principales rivales. Y es que en las entrañas del 626 MPS se escondía un V6 de 2.5 litros sobrealimentado por turbo capaz de producir 280 CV y 390 Nm de par. Dichas cifras se gestionaban por medio de una caja manual y por un sistema de tracción total, permitiendo así que el 0 a 100 ocurriese en menos de 5 segundos y que la velocidad máxima fuese de 240 km/h, todo ello con un peso ligeramente superior al de la competencia: 1.380 kilos.

Mazda 626 Mps Historia 3

Sin embargo, Mazda no vio una aceptación demasiado fulgurosa por parte del público y la inminente jubilación del 626 fue el aliciente final para descartar la gestación del MPS. Sin embargo, tiempo después recogieron sus ideales los Mazda 6 y Mazda 3 MPS, variantes deportivas que dieron paso a su legado.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.