El nuevo Mercedes Clase E ofrecerá la conducción autónoma en autopistas

El nuevo Mercedes Clase E ofrecerá la conducción autónoma en autopistas

Escrito por: Aarón Pérez   @Aaron_Perezz    9 junio 2015     Comentario     2 minutos

El coche autónomo es el futuro del sector de la automoción, aunque esperamos que sean los propios conductores los que puedan elegir entre ser ellos mismos quienes controlen el vehículo, o lo haga un ordenador. Antes de llegar a ese punto, las miles de pruebas y test que los fabricantes deben realizar a sus sistemas de conducción autónomas se cuentan por millares, sin contar con los cambios en las legislaciones y las propias homologaciones en sí. Por ello, las grandes marcas introducirán poco a poco estas funciones en los automóviles.

El siguiente en unirse a esta tendencia será la próxima generación del Mercedes-Benz Clase E, la cual contará con la función de conducción autónoma, aunque limitada a autopistas y carreteras que cumplan con unos requisitos preestablecidos. Estos requisitos son un buen estado de la vía, así como unas condiciones climatológicas favorables.

Mercedes Clase E conducción autónoma (4)

Los últimos test realizados en Alemania sobre este sistema, arrojaron datos positivos de cara a como afrontaba las curvas y se ajustaba a las velocidades indicadas en las señales. Sin embargo, las entradas a túneles y las sombras sobre el pavimento pueden confundir al sistema, el cual es capaz de circular de forma totalmente autónoma hasta a velocidades de 130 km/h. Al llegar el momento de finalizar la conducción autónoma, si el coche detecta que el conductor no tiene las manos en el volante, el sistema de ayuda a la conducción primero avisa al conductor con una luz de advertencia y un timbre, apagándose de forma automática a continuación y obligando al conductor a tomar los mandos.

Con esta estrategia de introducción de funciones de conducción autónoma, Mercedes quiere aspirar a reconquistar el mercado de automóviles de lujo en 2020, en el cual ocupa la tercera posición. Para que estos sistemas proliferen, las normativas de conducción deben evolucionar. En muchos países es obligatorio que el conductor ponga toda su atención en la conducción, mientras que los fabricantes como Mercedes visualizan un futuro en el que el conductor pueda olvidarse del volante para consultar su correo electrónico o leer el periódico. La rapidez con la que el coche autónomo sea una realidad depende de los fabricantes, los legisladores y las aseguradoras, las cuales puedan otorgar una respuesta legal a cuestiones como quienes son responsables en un accidente.

Vía | Automotive News

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.