Mercedes ML 350 CDI de 231 CV 4Matic, prueba (Parte I)

Mercedes ML 350 CDI de 231 CV 4Matic, prueba (Parte I)

Escrito por: Diego G. Moreira    28 julio 2011     4 minutos

Hoy os traemos la prueba de un vehículo mítico en el segmento de los 4×4 de lujo, porque el Mercedes ML guarda más bazas 4×4 de lo que a priori podemos pensar de su aspecto SUV. La unidad que hemos probado se trata de la equipada con el motor diesel 350 CDI de 231 CV, con la tracción integral 4 Matic y cambio 7G Tronic.

La nueva generación (tercera) se ha presentado hace poco, precisamente por eso no podíamos dejar pasar esta oportunidad de probar la segunda generación que lleva en el mercado desde 2005 con pequeños cambios que la han mantenido al día, siendo un 4×4 muy interesante.

Si tuvieramos que resumir a este 4×4 de lujo, lo más importante es la calidad de realización, unas buenas cualidades off-road y un motor diesel potente y suficiente para mover al ML. Precisamente del motor, será de lo que hablaremos en esta primera parte de la prueba.

Motor y prestaciones

Su motor de 2.987 centímetros cúbicos (bajo la denominación 350) entrega una potencia de 231 CV, con un generoso par motor de 510 Nm, pero estas prestaciones son necesarias para mover las más de dos toneladas de peso (2,1 toneladas) de este ML. Eso sí, cuando apretamos el acelerador el coche responde con contundencia olvidándose del peso, las dimensiones y el tamaño del vehículo, sacando partida a todos esos caballos y asegurando una respuesta contundente a las órdenes del acelerador.

Este motor V6 empuja desde las 2.500 r.p.m. hasta las 4.000 r.p.m., el acelerador tiene dos zonas, una primera que acelera de forma más suave, y después si pisamos a fondo notamos como un tope donde el coche entrega la máxima potencia manteniendo el coche en las 3.000 r.p.m. y haciendo que nuestro ML se mueva de manera muy ágil.

Asociado a este propulsor va una caja de cambios automática de siete velocidades, 7G Tronic, que destaca por el rápido funcionamiento y la suavidad. No dispone de un modo Sport del cambio, pero si podemos manejarlo de manera secuencial, y además dispone de levas tras el volante.

Comportamiento

Cuando iniciamos la marcha notamos el peso del coche, el arranque en condiciones normales (y siempre que no pisemos a fondo) es tranquilo, su motor V6 se encarga además de imprimir una carácter suave al coche, y el cambio no acusa los cambios de marcha, por lo que el confort es elevado.

Como comentaba antes, si queremos una respuesta más contundente basta con dosificar el pedal del acelerador, donde notamos como el V6 que lleva bajo el capó empezará a trabajar con fuerza y nos olvidamos del tamaño del coche.

El cambio no dispone del modo Sport, pero si que podemos modificar la respuesta de la suspensión y dirección con un modo Sport que endurece la dirección y acorta los balanceos de la suspensión, haciendo del ML un vehículo bastante ágil para sus medidas y peso.

Aunque sin duda la tónica dominante en su interior es el confort de marcha, las suspensiones se orientan al confort, la dirección tiene un tacto más bien blando (aunque mejora con el modo Sport), al mismo tiempo que el equipo de frenos cumplen su cometido deteniendo sin problemas al Mercedes ML.

Consumo

El consumo medio en autovía ha sido de 8,2 litros a los 100 km, una cifra correcta para la potencia y peso, al mismo tiempo que en carretera rondamos los 9 litros a los 100 km, eso sí, practicando una conducción tranquila.

En ciudad es donde la cifra se dispara, puesto que arrancar y parar continuamente hacen que los consumos se disparen bastante, pero siendo algo cuidadosos en nuestra conducción hemos conseguido una media durante 50 km de 11,5 litros a los 100 km (podemos rondar los 12 litros de media a los 100 km).

Off Road/4×4

Como comentaba al principio, no estamos ante un SUV, sino que el ML sorprende por las cualidades 4×4, no llega al nivel de algunos modelos de referencia en este campo, pero sin duda marca las distancias con otros SUV de lujo.

Tenemos que tener en cuenta que dispone de tracción integral, suspensión pneumática, control de descensos, un programa electrónico a modo de reductora y el control del diferencial (todo esto es opcional, paquete Off-road).

Lo hemos metido por algunas zonas complicadas tanto por tracción como por ángulos, y el ML ha pasado con nota sin problemas, en parte gracias a un buen sistema de tracción y a la posibilidad de elevar la suspensión del coche tres niveles que mejora las cuotas off-road.

Fotos | David Taboada y equipo de pruebas

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.