La Mercedes Vito eléctrica se va al Círculo polar ártico para demostrar su fiabilidad y resistencia

La Mercedes Vito eléctrica se va al Círculo polar ártico para demostrar su fiabilidad y resistencia

Escrito por: Javier López   @jlopezbryan96    23 febrero 2018     3 minutos

Mercedes ha querido poner a prueba a uno de sus vehículos eléctricos, la eVito. Ha sido Suecia el destino elegido, donde se han enfrentado a 30 grados bajo cero

Cuando se desarrolla un vehículo nuevo los fabricantes recurren a diferentes pruebas para comprobar la seguridad y resistencia entre otros factores antes de lanzar dicho producto al mercado. Esto mismo sucede cuando las marcas recurren a un nuevo tipo de propulsor, como es el caso de la intrépida Mercedes eVito, la variante eléctrica de la furgoneta germana.

Mercedes ha demostrado tener las agallas suficientes como para llevar su nuevo producto hasta uno de los lugares más recónditos -y fríos- del planeta, el Círculo polar ártico. Os estaréis preguntando cuál es el motivo de dicha travesía, pero es que la firma de la estrella ha querido cerciorarse de que su nueva furgoneta eléctrica no solo es eficaz en un territorio cotidiano, sino que también es capaz de enfrentarse a las situaciones climatológicas más duras y adversas, y así ha sido.

Concretamente se han desplazado hasta Suecia, Arjeplog, uno de los puntos más situados en el norte del país. En esta localización como podréis imaginar el frío y las temperaturas bajo cero hacen gala las 24 horas del día, pero justo era eso lo que buscaba Mercedes. Situados a tan solo 100 kilómetros del Círculo Polar, la eVito ha podido recorrer largas distancias pese a las condiciones en las que se encontraban.

Es cierto que está más que comprobado las reacciones de un motor de combustión ante diferentes climas, pero un propulsor eléctrico carece de muchos componentes que hacen acto de presencia en un vehículo de gasolina. Con esta premisa, Mercedes ha querido comprobar cómo son las respuestas de la eVito en dichas circunstancias y los resultados han sorprendido al equipo germano.

La firma ha puesto a prueba la dinámica de conducción, comodidad interior, resistencia de los componentes y, por supuesto, carga de la batería. Para ello, los ingenieros de Mercedes han conducido de manera completamente cotidiana durante su estancia en Arjeplog. Lo que más ha llamado la atención ha sido la reacción del motor de la eVito, puesto que su autonomía apenas se ha visto afectada pese a las circunstancias de 30 grados bajo cero.

Recordemos que la furgoneta germana cuenta con un propulsor capaz de desarrollar 41,4 kWh, lo que se traduce en 150 kilómetros de autonomía, los cuales tan solo se han visto reducidos hasta los 100 kilómetros pese a la situación. Al mismo tiempo, también se ha comprobado el confort de la eVito en dichas condiciones climatológicas, es decir, el sistema de climatización tanto para el habitáculo como para las lunas delanteras y traseras. Ambos sistemas han funcionado a la perfección, permitiendo a sus ocupantes superar con éxito el frío extremo al que se han visto expuestos.

Esto no ha hecho más que empezar porque, aunque las Mercedes eVito se empiecen a entregar a lo largo de este año 2018, la firma seguirá haciendo pruebas de este modelo. Concretamente se trasladarán en verano hasta el sur de España para realizar un experimento similar pero con temperaturas más cercanas a los 40 grados centígrados.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.