¿Cómo de fiel puede ser un videojuego respecto al sonido real de un coche?

¿Cómo de fiel puede ser un videojuego respecto al sonido real de un coche?

Escrito por: Javier López   @jlopezbryan96    4 enero 2020     2 minutos

Hoy os traemos una comparativa poco usual, la cual busca medir cuánto de fiel puede ser un videojuego a la realidad a través del sonido de los coches.

Creemos que no mentimos al confirmar que, en muchas ocasiones, un videojuego automovilístico es complemento indispensable de un amante de este sector. La saga Need For Speed lleva desde tiempos inmemorables enganchado a los más petrolhead gracias a las carreras callejeras y a un generoso abanico de elementos para modificar nuestro coche. Pero ya estamos en 2020 y el último grito es Need For Speed Heat, la última entrega que llega dispuesta a acercar a sus jugadores a un mundo automovilístico mucho más realista pero, ¿exactamente cuánto?

Hoy nos hemos topado con un vídeo que busca cuantificar ese realismo que dice ofrecer Need For Speed Heat a sus usuarios. Para ello, han recolectado varios vehículos del videojuego haciendo rugir sus motores para más tardes compararlos con el sonido de sus homólogos de la vida real. Y es que el elenco de vehículos que recoge esta última entrega de la saga es digna de admirar pero, al mismo tiempo, merece ser representado con dignidad.

Y lo cierto es que, obviando florituras varias propias de los Need For Speed tales como el óxido nitroso o las abrumadoras llamaradas, nos encontramos con un juego muy logrado en lo que respecta al sonido. El creador del vídeo ha querido aprovechar para mostrar algunos superdeportivos de altos vuelos como el Lamborghini Huracán Performante o el Ferrari 458 Italia, pero también han tenido cabida otros modelos más «modestos» como el BMW M4 o el mítico Subaru Impreza.

Need For Speed Heat Realismo 1

El V10 del superdeportivo italiano cobra vida en el videojuego al mismo tiempo que lo hace en la vida real, con el objetivo de mostrarnos lo fiel que puede llegar a ser Need For Speed Heat. Es cierto que no en todo el régimen de revoluciones encontramos una sonoridad completamente exacta, pero sí que es muy similar.

En defensa del videojuego también debemos decir que muchos de los ejemplos reales mostrados en el vídeo cuentan con un sistema de escape aftermarket, lo que, sin lugar a dudas, les beneficia para obtener una banda sonora más pegadiza si cabe. Por otra parte, el seis cilindros sobrealimentado del M4 cuenta con un sonido muy semejante al de «carne y hueso».

Ya ha llovido mucho desde el Gran Turismo 2 y el Need For Speed Underground, dos juegos que han marcado la infancia de muchos aficionados al mundo del motor. Al igual que el sector automovilístico, los videojuegos también avanzan, y un claro ejemplo de ello es el que hoy nos ocupa, que busca que entretenimiento y realismo se unan hasta límites insospechados.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.