Los neumáticos nos hablan a través de sus desgastes irregulares, ¿lo sabías?

Los neumáticos nos hablan a través de sus desgastes irregulares, ¿lo sabías?

Escrito por: Diego Ávila   @diego_motordiez    26 julio 2016     Sin comentarios     6 minutos

Llega el verano y la época de ponernos en marcha con nuestro coche, la familia, el equipaje y, cómo no, los juguetes para la playa. Siempre debemos tener a punto nuestro coche, pero es cierto que nos preocupamos más a la hora de realizar un viaje de varios cientos de kilómetros.

Si hace ya varios meses que hemos pasado la revisión a nuestro coche, es conveniente llevarlo de nuevo a un taller para que los expertos echen un vistazo y comprueben que está listo para afrontar ese viaje familiar. Si la revisión se pasó hace poco tiempo tampoco debemos tomarlo “a la ligera”, revisando nosotros mismos al menos los apartados más básicos como pueden ser los niveles de los distintos fluidos (aceite, anticongelante, líquido del limpiaparabrisas, etc), las presiones de los neumáticos sin olvidarnos de la rueda de repuesto y el estado visual de los mismos.

Hoy nos vamos a centrar precisamente en esto último, en lo que nos transmite un neumático a simple vista. Pero vamos a ir más allá de lo cerca que se encuentra el “chivato” de desgaste máximo permitido, comprobando y haciéndoos entender los distintos desgastes irregulares que pueden aparecer. Creo que no hace falta recordar que los neumáticos, junto al sistema de frenos, es el apartado más importante de un coche.

d3_rcz_ruedas

Como es lógico, lo ideal es que un neumático se desgaste de forma regular por toda la banda de rodadura. Es decir, que la banda de rodadura, que es la parte que apoya en el asfalto, se desgaste por igual, sin presentar desgastes prematuros en alguno de los dos lados, en ambos lados, o en el centro de la superficie de apoyo.

Sin embargo, no siempre es así y podemos encontrarnos con que nuestro neumático está más cerca del taco avisador (el chivato) por una zona que por otra. Esto se debe, en la gran mayoría de los casos, a un problema con el alineado, más comúnmente conocido como el paralelo, o a una mala presión de la rueda; aunque podría deberse a una goma defectuosa o a una conducción muy exigente para unos neumáticos que no son los adecuados para ir “de tramo”.

Desgaste por mala presión en el neumático

Seguro que la mayoría de vosotros, queridos lectores, conocéis como influye la alta o baja presión de aire en un neumático, pero vamos a hacer un repaso rápido.

  • Si se desgastan más rápidamente por los laterales significa que la presión es más baja de la que debería llevar. Al llevar menos aire del que debería el neumático “se aplasta” y no apoya como debería, tocando también los hombros de la cubierta en el piso. Además, esto contribuye a un mayor consumo de combustible y a un posible sobrecalentamiento de la goma, lo que se traducirá en un desgaste aún mayor.
  • Por el contrario, si el desgaste prematuro aparece por la zona central de la banda de rodadura, significa que esa rueda lleva sobrepresión. Al estar más inflado la zona central se expande y, por tanto, los extremos de la banda de rodadura apoyan mucho menos en el suelo, por lo que se desgasta la parte central. Así perderemos adherencia.

Skoda Spaceback - maletero

No debemos olvidarnos que, cuando nos vamos de vacaciones, normalmente vamos varias personas en el coche y el maletero cargado, por lo que el peso total aumenta considerablemente. En el propio coche solemos llevar los datos de las presiones, que se muestran con poca carga, con una carga normal y con mucha carga. Recuérdalo.

Desgastes irregulares por geometría de la dirección

No solo por una mala presión en el interior del neumático podemos encontrarnos con desgastes anormales. También pueden aparecer por otros factores, principalmente la geometría de la dirección.

En este caso, el desgaste afectará en la mayoría de los casos a las dos ruedas del mismo eje por igual. Es decir, si la rueda derecha se desgasta más por el lado derecho, la izquierda lo hará por su lado izquierdo (lados exteriores de la banda de rodadura).

No queremos explicar a fondo la geometría de la dirección y las distintas cotas que afectan al paralelo de un coche, ya que para eso necesitaríamos un artículo aparte, que de momento dejamos para otro día. Por tanto, vamos a explicarlo de forma sencilla y sin demasiadas complicaciones.

opel-astra-2016-presentacion-prueba (8)

  • Mayor desgaste por el lado exterior: Se puede deber a una conducción muy deportiva, pero dejamos a un lado este aspecto y nos centramos en anomalías dadas en una conducción normal y corriente. Que una goma se encuentre con un menor dibujo en el lado exterior normalmente será un problema que venga dado por una alta convergencia. Para que os hagáis una idea, las ruedas siempre van “un pelo” orientadas hacia el interior, como si buscaran cruzarse unos metros más adelante del coche. A esto se le llama “convergencia”, y si es excesiva provoca ese desgaste exterior.
  • Mayor desgaste por el lado interior: Debemos de prestar atención y comprobar, como Dios manda, el lado interior del neumático. Al no verse fácilmente con las ruedas rectas es posible que nos demos cuenta de este problema demasiado tarde. Para comprobarlo solo tenemos que girar a tope las ruedas y echar un vistazo. El mayor desgaste por el lado de dentro del neumático se produce también por la convergencia, aunque en este caso negativa, cuando las ruedas en lugar de “querer encontrarse” unos metros más adelante del coche intentan separarse. Se conoce como convergencia negativa y también como divergencia.

Este fenómeno, el del desgaste interior, también puede presentarse por un mal ajuste de la cota de “caída”. Igual que las ruedas están normalmente orientadas hacia el interior en la convergencia, tiene una leve inclinación en el eje horizontal imaginario que las orienta levemente hacia el centro del vano motor (en el eje delantero), por lo que apoyan un poquito más en el asfalto sobre la parte de dentro del neumático. En coches de calle es inapreciable, pero sí lo podemos ver a simple vista en vehículos de competición.

mkb-goma-quemada

¿Frenazo sin ABS?

Para terminar, y aunque no es algo habitual verlo hoy en día, tenemos los famosos planos. Este defecto aparecía después de realizar una fuerte frenada con bloqueo de neumáticos, siendo aún más notable cuando la temperatura del asfalto es alta, es decir, en verano. Actualmente y desde hace ya varios años todos los vehículos homologados para la circulación por las vías públicas en España deben disponer de un sistema de frenado con antibloqueo de ruedas, el conocidísimo ABS, que evita que dejemos las ruedas “cuadradas” ante un frenazo.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.