Una nueva tecnología permitirá que los coches sean hasta un 45% más ligeros

Una nueva tecnología permitirá que los coches sean hasta un 45% más ligeros

Escrito por: Mónica Redondo   @MonicaRedondoD    6 noviembre 2020     2 minutos

Una empresa israelí está trabajando en un compuesto que reduciría el peso de los coches eléctricos en hasta un 45%. ¿Quieres saber más?

Los fabricantes de automóviles no cesan en la búsqueda de materiales ligeros para reducir el peso de sus coches nuevos. Ahora, Plasan, una empresa de carrocería israelí está diseñando un nuevo chasis ligero con un compuesto de fibra de carbono. Una nueva estructura de carrocería ligera de carbono y compuestos podría revolucionar la forma en que se fabrican los coches eléctricos en la próxima década.

Diseñado por la empresa israelí de paneles de defensa y carrocería, Plasan, este nuevo material ofrece una reducción de peso de hasta un 45% sobre los chasis de acero y un 20% sobre los chasis de aluminio. Plasan ha presentado la nueva tecnología a fabricantes de equipos originales y empresas de deportes de motor de todo el mundo, incluidas algunas con sede en Europa, y recientemente se hizo pública.

«Tenemos la esperanza de que en dos o tres años, habrá componentes construidos con nuestra tecnología, con un chasis completo después de algunos años», ha apuntado el diseñador jefe Nir Kahn en una entrevista.

Así es la nueva tecnología que podría reducir el peso de las carrocerías de los coches eléctricos

En el corazón de la tecnología de Plasan se encuentran las vigas de fibra de carbono de extrusión por tracción ‘pultrusión’ con filamentos de fibra de carbono distribuidos continuamente a lo largo de toda la longitud de las paredes del tubo, lo que da como resultado miembros estructurales muy fuertes, rígidos pero ligeros. Cada viga está unida a paneles de carrocería compuestos para hacer lados de carrocería semiestructurales, piso y techo. Luego, estos subconjuntos se unen con «nodos» metálicos. Los nudos están hechos de aluminio prensado de dos piezas, destinado a acelerar el montaje.

Plasan cree que su diseño es un gran avance porque las carrocerías se pueden construir utilizando equipos de la línea de producción existente y con las mismas técnicas básicas que una carrocería de acero convencional. “Realmente vemos posible una alta escala de producción en los automóviles, esto no se limita a aplicaciones de defensa o deportes de motor, con tasas de producción anual factibles de cientos de miles al año”, ha apuntado el jefe de compuestos de Plasan, Ronen Berger.

Aunque la tecnología de carrocería de fibra de carbono es relativamente cara, Plasan estima que el coste de ahorrar cada kilogramo de peso en un automóvil eléctrico se justifica en alrededor de ocho euros por kg. “Esto lo hace más rentable que otros métodos para mejorar la eficiencia o la autonomía de los coches eléctricos”, ha finalizado Kahn. “Hay una espiral virtuosa al reducir el peso”.

Deja un comentario