El nuevo coche presidencial de Donald Trump, más Bestia que nunca

El nuevo coche presidencial de Donald Trump, más Bestia que nunca

Escrito por: Victor Alós Yus    30 septiembre 2018     2 minutos

Las calles de Nueva York han sido testigos del estreno del nuevo coche presidencial de Estados Unidos, que mejora la tecnología del anterior modelo de Obama

Ya sabemos que el coche de los presidentes de Estados Unidos no son coches blindados sin más. No en vano reciben el nombre de The Beast, porque se parecen más a un tanque que a un coche para ir por la ciudad. A bordo de The Beast, los presidentes de Estados Unidos se pueden sentir tan seguros como si fueran en un bunker y como ya habían pasado varios años desde que se actualizaron las limusinas presidenciales, Donald Trump acaba de estrenar la nueva versión.

Se ha visto en Nueva York, donde el presidente está estos días, y los neoyorquinos han visto pasar por las calles de Manhattan dos de estas imponentes limusinas blindadas. El último modelo de este coche fue estrenado en el año 2009, así que tocaba una actualización. Ya hablamos en su día sobre el coche que utilizó el presidente Obama y ahora toca hablar de esta nueva versión.

Pocos datos de la nueva «Bestia!

Por supuesto, no hay muchos datos sobre el coche, porque el Servicio Secreto se toma muy en serio lo de la seguridad y no se han hecho públicas las características del Cadillac que sirve de vehículo oficial. Sabemos, eso sí, que ha cambiado ligeramente su aspecto. Para comenzar, la parrilla delantera toma un aspecto más tradicional, al igual que los faros.

El Servicio Secreto guarda celosamente los datos sobre las características de The Beast»Dentro, equipa toda la tecnología necesaria para garantizar la seguridad de los siete ocupantes. En la parte trasera pueden sentarse cómodamente el presidente y cuatro acompañantes, seguros gracias al blindaje y a los sistemas de filtrado de aire y otros elementos de seguridad.

El nuevo coche presidencial de Trump parece estar basado en el Cadillac CT6, pero realmente está fabricado sobre una nueva plataforma, más robusta y sólida. Esto es normal, porque el coche tiene un peso que puede ir entre los 6.000 y los 9.500 kilos. El motor está preparado para mover esta mole, aunque no hay que esperar altas velocidades para el coche presidencial. El contrato del gobierno de los Estados Unidos con General Motors tiene un presupuesto de 15,9 millones de dólares y se fabricarán un total de 12 unidades, para cubrir todas las necesidades del Servicio Secreto.

Puedes ver el breve vídeo del paso de The Beast por las calles de Nueva York y hacerte una idea de lo que esconde este tanque con aspecto de coche de calle. ¿Impresiona?

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.