La Bestia, el coche blindado en el que se ha movido Barack Obama en su visita a España

La Bestia, el coche blindado en el que se ha movido Barack Obama en su visita a España

Escrito por: Victor Alós Yus   @sepelaci    12 julio 2016     3 minutos

La visita del presidente estadounidense a España ha sido corta, intensa y no exenta de polémicas. Pero también hemos podido ver uno de los coches más seguros del mundo, la limusina en que se mueve el mandatario norteamericano en sus desplazamientos Este coche recibe, oficialmente, el nombre de Cadillac One, a juego con el avión presidencial (Air Force One) y el helicóptero de la Marina, Marine One. Pero para los americanos, muy dados a poner motes, este fantástico y robusto coche se llama La Bestia.

Y no es un nombre que le venga mal al coche. Se trata de una limusina que entró en servicio en el año 2009 y que viaja con el Presidente allá donde vaya, garantizando la seguridad. Quedan muy atrás los días en los que los presidentes de Estados Unidos viajaban en un coche descubierto, con el riesgo que conlleva, y los coches actuales están preparados para cualquier eventualidad. La Bestia es la prueba de esto.

Aunque los primeros coches presidenciales estaban basados en coches existentes, el actual coche está basado en una mezcla de un Cadillac DTS con la estructura de una camioneta GMC, pero sus características exclusivas no terminan ahí. Se trata de un vehículo blindado que es capaz de resistir el impacto directo de un cohete, disparos de fusiles automáticos e incluso ataques químicos. Quien viaje a bordo de La Bestia puede estar seguro de que sobrevivirá a todo ello.

Cadillac Presidential Limousine

El blindaje de la carrocería está formado por una lámina de acero de 254 mm, mientras que los cristales son reforzados y miden 127 mm y son extremandamente resistentes. No se pueden abrir, a excepción de la ventanilla del conductor, y solo unos centímetros. Esto garantiza el aislamiento de la cabina y la seguridad del Presidente y sus acompañantes. El coche cuenta además con varios equipos de radio, un sistema de renovación de aire que lo filtra completamente y una línea de teléfono directa con el Pentágono y el Vicepresidente, así que siempre está conectado con el mundo exterior, pase lo que pase.

El blindaje de La Bestia puede resistir casi cualquier ataqueAdemás, los neumáticos son a prueba de pinchazo y si revientan, las llantas de acero del coche pueden soportar las ocho toneladas que pesa La Bestia para llegar hasta lugar seguro. El botiquín de a bordo está preparado para cualquier emergencia e incluso cuenta con una dotación de sangre compatible con el presidente Obama, por si hay que realizar una transfusión de urgencia. Las llantas reforzadas son de 19,1 pulgadas, equipadas con neumáticos Goodyear Regional RHS de camión en la medida 285/70R19.5, aunque si reventaran los cuatro, podría seguir circulando sin problemas.

Todo este equipamiento y refuerzo se cobra un buen precio. La velocidad máxima de este coche es de 100 km/h y consume 30 litros de gasolina por cada 100 km. Además, es difícil de manejar, ya que su peso le juega a veces malas pasadas, como una vez en Irlanda, donde se quedó trabado en la rampa de salida de la delegación estadounidense en Dublín. Un gran coche, seguro y potente, pero con algún que otro talón de aquiles debido a esa eficiencia tan impresionante.

Fuente | Goodyear

Deja un comentario