Un brutal Porsche 718 Cayman GT4 RS en fase de desarrollo rueda sin contemplaciones por Nürburgring

Un brutal Porsche 718 Cayman GT4 RS en fase de desarrollo rueda sin contemplaciones por Nürburgring

Escrito por: Miguel Lorente    31 agosto 2020     2 minutos

La última generación del deportivo de acceso tendrá una versión extrema muy próxima, por concepto, a la del Porsche 911 GT3 RS, el Porsche 718 Cayman GT4 RS

La puesta en escena en 2015 del Porsche Cayman GT4 fue todo un golpe de efecto. Incluso, dentro del catálogo de la marca. Un deportivo ‘modesto’ que, no solo podía noquear a rivales de mayor rango teóricos sino, incluso, poner contra las cuerdas a todo un referente como es su hermano mayor.

Si bien es cierto que el, por naturaleza, el Porsche 911 GT3 RS, la máquina definitiva de Porsche para uso y disfrute en un entorno próximo al de la competición pero homologación que permite circular por carretera ordinaria, es el referente, su hermano menor, el Porsche 718 Cayman GT4 RS será el que herede toda la sabiduría volcada en la arquitectura del ‘nueve once’ pero envuelta en un recipiente algo más pequeño.

Y es que, tanto es así que, como se puede apreciar en los 2 vídeos que sendos spotters han realizado en el Circuito de Nürburgring, además de estar en pleno desarrollo del nuevo Porsche 911 GT3, en su variante de paquete aerodinámico estándar y en el Touring, Porsche está trabajando en el mítico Infierno Verde en la variante más extrema de la nueva generación del Porsche 718 Cayman.

Así, la unidad filmada recorriendo el trazado muestra una configuración con soluciones presentes e incorporadas con anterioridad en el Porsche 911 GT3.

Desde los pontones del paragolpes situados frente a cada una de las rueda, hasta las nervaduras del capó con sendos canales de conducción del aire, las ‘branquias’ en las ventanillas traseras, las grandes colas de escape simétricas insertas en el carenado inferior y, pero sobre y ante todo, el espectacular alerón presente en la zaga, cuya caída hacia los extremos replica el moldeado del paso de rueda trasero donde se insertan los pilotos soportado por las pletinas con forma de farola propio de los vehículos de competición demuestran la citada naturaleza extrema con la que ha sido concebido.

La dureza de la suspensión, el aplomo en el paso por curva rápida, un sonido brutal que indica que, de una parte, el bloque utilizado para darle la vida suena, porque es, el ya presente en el 911 y que, asociado a éste, el Porsche 718 Cayman GT4 RS cuenta una caja de cambios de tipo PDK, habida cuenta de que, desde el exterior es posible reconocer parte del atrezo propio de máquinas diseñadas para uso en condiciones riesgosas como es la jaula de seguridad, habida cuenta de la que damos por sentado como los asientos tipo baquet o los arneses de seguridad, las filmaciones que mostramos son la prueba de que Porsche sigue apostando por ofrecer una versión radical de su deportivo de acceso y cuya puesta en escena será en 2021.


Deja un comentario