Ford Mustang Mach-E: probamos el nuevo modelo anti-Tesla

Ford Mustang Mach-E: probamos el nuevo modelo anti-Tesla

Escrito por: Rafa Guitart   @GuitartRafa    2 marzo 2021     13 minutos

En mayo se entregarán en España las primeras unidades del Mustang Mach-E, un SUV deportivo eléctrico con propulsión trasera o total y dos capacidades de batería

Valiente apuesta del gigante norteamericano, que se atreve a lanzar un nuevo Mustang, pero en este caso con una versión cien por cien eléctrica, tan deportiva y sugerente como los “Muscle Cars”, pero transformando el concepto hacia una carrocería más práctica y familiar, tipo SUV coupé. Se trata del modelo más disruptivo e innovador de los últimos años en la marca, que se ha desarrollado a partir de una hoja en blanco por el departamento Team Edison de Ford. Para lo cual se ha optado por el diseño de una plataforma completamente nueva, que dará paso a futuros modelos de la marca, y que permite integrar las baterías refrigeradas en el propio piso. Lógicamente, obligada adopción de potentes motores eléctricos y puesta a punto del bastidor capaz de proporcionar el carácter esperado de un Mustang.

El Ford Mustang Mach-E, solo luce el emblemático logo con el “pony” de la marca americana, no el óvalo de Ford, aunque se comercializa en la propia red de concesionarios Ford y a través de Internet.

Su imagen exterior recuerda algunas características que han destacado en las líneas de anteriores ediciones, como el frontal tipo “morro de tiburón” con el “pony” presidiendo la calandra, el largo capó delantero, la marcada línea de cintura, los grupos ópticos rasgados, la curvatura del techo, los llamativos pasos de rueda posteriores, los pilotos traseros con tres barras, su enorme batalla o las ruedas de grandes dimensiones.

Ford Mustang Mach E Highmotor 16

Uno de los aspectos que más llama la atención de su carrocería es el sistema de apertura de puertas, sin cerraduras mecánicas a la vista, mediante un pulsador táctil y un pequeño tirador físico situado en el mismo borde de las ventanillas delanteras. Detrás, solo un botón que libera la cerradura y desplaza la puerta unos centímetros para que se puede abrir tirando del propio canto. Dispone de llave física, pero también se puede operar de forma automática desde el móvil, a través de la aplicación FordPass, mediante Bluetooth, permitiendo el acceso sin necesidad llave. En caso de no contar con el móvil ni con la llave para la apertura, un código numérico instalado en el pilar B permite teclear el código de apertura.

Un SUV de gran capacidad

Con una longitud de 4,71 metros, una anchura de 1,88 m, una altura de 1,60 m y una distancia entre ejes de 2,98 metros da gran sensación de poderío. De esta forma, la capacidad interior que ofrece es llamativa, ya que todas sus cotas destacan por su amplitud. La enorme batalla ha permitido situar todo el conjunto de baterías centrado entre los ejes, mejorando el reparto de pesos y contribuyendo a rebajar el centro de gravedad del conjunto. Conviene destacar que no se trata de un modelo especialmente ligero, pues las variantes de propulsión trasera parten de los 1.969 kg, mientras que, en el caso de contar con tracción total y batería de alta capacidad, la cifra se eleva a 2.183kg.

Ford Mustang Mach E Highmotor 6

Además, cuenta con un maletero de 402 litros, que puede llegar a una capacidad de 1.420 si se abaten los respaldos posteriores. También ofrece un hueco bajo el capó delantero con posibilidad de compartimentar el espacio y dotado de tapón de drenaje, que permite disponer de 81 litros adicionales. Como curiosidad, llama la atención la incorporación de un botón fluorescente en el interior, para permitir la apertura de emergencia en caso de que alguien pueda quedar atrapado dentro.

El interior, sencillo y despejado, muestra mucha amplitud y facilidad de uso. Los mandos son los habituales en la familia de los modelos Ford. No ofrece proyección de información mediante Head Up Display, ya que el puesto de conducción dispone de una sencilla pantalla digital apaisada tras el volante en la que se muestran las informaciones más relevantes y necesarias, como velocidad, consumo, autonomía o indicaciones del sistema de navegación.

Electrónica de última generación

Mención aparte merece la pantalla vertical de 15,5 pulgadas situada en el centro del salpicadero, similar a la que emplea Tesla, desde la que se muestran y se manejan el resto de funciones del coche, como la navegación, el sistema de audio, la climatización, los modos de conducción, los sonidos que puede emitir, el ordenador de viaje, la indicación de los puntos de recarga cercanos, etc.

Ford Mustang Mach E Highmotor 23

Destaca el buen funcionamiento y su facilidad de manejo, ya que algunas de sus funciones aparecen siempre en una posición fija, como los menús de configuración en la parte superior o bien los mandos de la climatización y la velocidad del ventilador en la parte inferior de la pantalla. El mando del volumen del equipo de audio se puede manejar desde una gran rueda central situado en la pantalla o bien desde el volante multifunción. Además, la tipografía y el tamaño de los mandos es suficientemente grande como para verlos sin necesidad de desviar la atención de la carretera.

Para facilitar la conectividad con los diferentes dispositivos electrónicos se ha instalado un sistema Sync de última generación, el doble de potente que el anterior Sync3, que permite la actuación mediante órdenes vocales en 15 idiomas y la conexión sin cable de dispositivos Android e iOS. Además, tiene la capacidad de actualización del software en segundo plano sin necesidad de ningún tipo de intervención por parte del conductor.

La electrónica de alto rendimiento permite la capacidad de “autoaprendizaje” y su memorización, teniendo en cuenta los patrones de comportamiento, el tipo de conducción, la orografía del recorrido o el clima, para poder afinar los cálculos de consumo y autonomía disponible.

Ford Mustang Mach E Highmotor 17

Cuenta con un amplio dispositivo en materia de seguridad, ayudas a la conducción y sistemas de confort, que se ofrecen como equipamiento de serie en el Mustang Mach-E, independientemente del tipo de transmisión o del tamaño de la batería. El control de crucero automático con sistema de parada y arranque, el sistema de mantenimiento de carril, la alerta de tráfico cruzado, el asistente pre-colisión, el dispositivo de reconocimiento de señales de tráfico, el de frenado post-impacto, el sistema de luces led adaptativas o los asientos tapizados en cuero forman parte de la dotación del modelo.

En todos los casos el equipamiento de serie es muy completo, y puede ampliarse con los paquetes Tecnológico y Tecnológico + para añadir elementos como el sistema de sonido Bang & Olufsen de alta potencia y 10 altavoces, el portón posterior con sistema manos libres, el asistente de aparcamiento con cámara de visión 360º, los asientos delanteros eléctricos con memoria de hasta 8 posiciones, techo panorámico completo, retrovisores exteriores bicolor plegables automáticamente o tres tipos de pintura metalizada.

Dos tipos de propulsión, dos tamaños de batería

En su fase de lanzamiento se ofrecen cuatro diferentes versiones en función del tipo de propulsión, bien trasera o total –con uno o dos motores- y dos opciones de batería: la estándar de 75,7 kWh de capacidad total y 288 celdas (68 kWh de capacidad útil) o bien la de rango extendido, de 98,7 kWh y 376 celdas (88 kWh de capacidad útil). En el caso de las versiones con tracción a las cuatro ruedas monta un motor adicional instalado en el eje delantero, sin conexión mecánica con el trasero.

Ford Mustang Mach E Highmotor 4

Las versiones de propulsión posterior con batería de 75,7 kWh anuncian una potencia de 198 kW (269 CV) y una autonomía WLTP de 440 km, mientras que, si se opta por la batería de rango extendido y 98,7 kW, la potencia aumenta a 216 kW (294 CV) y la autonomía llega a los 610 km.

Para las versiones de tracción total con batería de 75,7 kWh la potencia que suministran los motores no varía, es decir, se mantiene en 198 kW (269 CV), pero la autonomía se reduce a 400 km.  Por el contrario, en la variante más completa, dotada de tracción total y batería de rango extendido, la potencia asciende a 258 kW (351 CV) y la autonomía permite 540 km en ciclo WLTP.

Buen comportamiento

Se ha hecho esperar mucho pero, por fin, hemos podido ponernos al volante del nuevo Mustang Mach-E, concretamente en la versión de tracción total de 351 CV con batería de rango extendido de 98,7 kWh y la verdad es que nos ha dejado un buen sabor de boca.

Ford Mustang Mach E Highmotor 11

Nada más acceder al interior, tras abrir el coche a través de la aplicación del teléfono móvil, todo resulta bastante familiar, pues recurre a mandos, botones y ambiente general de otros modelos de la familia Ford. Resulta fácil encontrar la postura de conducción gracias a la posibilidad de reglaje de asiento y volante.

Unos minutos son suficientes para familiarizarse con la espectacular pantalla central en la que se pueden realizar diferentes ajustes y reglajes, y también desde la que se pueden seleccionar los modos de conducción: “Active”, “Wishper” y “Untamed”, que modifican los parámetros de actuación del acelerador, firmeza de la dirección y reglaje del ESP, a la vez que modifica el ambiente interior con iluminación o emulación de sonido de motor de combustión. Desde este mismo dispositivo también se controla la climatización, teléfono, navegación o equipo de sonido. Además, también se puede activar la función “one pedal”, que permite una mayor capacidad de retención al levantar el pedal del acelerador para agilizar la conducción y aprovechar mejor la capacidad de regenerar energía. Su utilización no resulta brusca ni en carretera ni en ciudad. Es más, resulta especialmente práctica para circular por zonas sinuosas en carretera, pues evita la necesidad de frenar en muchas ocasiones y ayuda a “sujetar” el coche a la entrada de la curva, ya que el peso del conjunto es elevado y se aprecian con claridad las inercias.

Como ya viene siendo tradición en los últimos productos de la marca americana, el manejo del selector de marchas está confiado a un mando giratorio situado en la consola central, que permite un uso rápido e intuitivo de funcionamiento. En su interior dispone de un botón “L” que permite una mayor capacidad de retención para aprovechar la energía en descensos.

En cualquiera de los modos de funcionamiento proporciona una aceleración espectacular, de forma muy lineal y progresiva, placentera, y casi sin ruido, pues la mayor parte del nivel sonoro proviene de la rodadura de los neumáticos.

Resulta fácil de conducir pues, aunque se nota el peso y las inercias cuando se conduce a ritmos vivos, tanto los frenos, como la dirección, ayudan a elegir la trayectoria deseada con bastante precisión. También las suspensiones contribuyen a proporcionar bastante confort a los ocupantes y suficiente capacidad para retener las oscilaciones de la carrocería en fuertes cambios de apoyo. Circulando por carreteras con firme rizado no resultan secas y transmiten bastante confianza al conductor.

En materia de consumo resulta especialmente llamativo el dato que muestra el ordenador de a bordo, pues no superó la media de los 20 kWh/100 km en un recorrido rápido y exigente, una cifra especialmente baja para un modelo de tales dimensiones, potencia y peso. Sí parece aprovechar muy bien la capacidad de recuperación, pero tendremos que esperar un poco para poder comprobar esta cifra cuando tengamos la oportunidad de realizar una prueba más exhaustiva.

Ford Mustang Mach E Highmotor 20

En cualquier caso, nos ha parecido un modelo muy interesante, no solo por su relación calidad, equipamiento, tamaño, prestaciones y precio; también por las posibilidades de utilización como modelo para uso diario con capacidad de viajar con cierta holgura y posibilidad de realizar cargas rápidas durante el trayecto.

Alta tensión

Para recargar las enormes baterías que ofrece el Mach-E ofrece varias posibilidades, ya que se incluye de serie un cargador doméstico mediante conector Schuko-Mennekes a 2,3 kW, además de un cable Mennekes-Mennekes de 32 A. Lógicamente, con el primer dispositivo, la operación puede hacerse interminable, pues una recarga completa podría llevar más de 40 horas. Pero también se ofrece la posibilidad de utilizar un Wallbox conectado en trifásica a 11 kW, lo que permitiría reducir esta operación a unas 9 horas. También puede abastecerse en puntos de carga rápida con potencias de hasta 115 kWh en las versiones de batería estándar y de hasta 150 kWh en las de rango extendido.

Ford Mustang Mach E Highmotor 5

A través del propio sistema de navegación se puede acceder a los puntos de carga públicos más cercanos y conocer las estaciones recomendadas para efectuar una carga en función del destino seleccionado y la autonomía, además de permitir el uso de la red FordPass Charging Network, que cuenta con más de 155.000 estaciones de en Europa. También puede acceder al uso de la red IONITY con unas condiciones de tarifa preferentes para efectuar cargas rápidas. Ford anuncia que en el caso de la versión de tracción trasera y batería de rango extendido, que carga a una potencia máxima de 150 kW, se podría añadir una autonomía de hasta 119 km en solo 10 minutos en una estación de carga rápida en corriente continua.

Versión GT, aún más deportiva

Si las versiones que llegarán en breve no te parecen lo suficientemente potentes, a finales de año se pondrá a la venta una variante más deportiva, denominada GT, exclusivamente en configuración de tracción a las cuatro ruedas y batería de 98,7 kWh, capaz de suministrar una potencia máxima de 358 kW (487 CV) y un par máximo de 860 Nm. Anuncia una autonomía de hasta 500 km en ciclo WLTP y unas prestaciones de infarto, con aceleración de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos. Estéticamente presenta algunas modificaciones en su carrocería, como paragolpes, difusores traseros, llantas de 20 pulgadas y parrilla delantera específica iluminada. También incluye frenos de mayores dimensiones con pinzas Brembo Flexira de cuatro pistones y suspensión adaptativa MagneRide.

Ford Mustang Mach E Highmotor 14

Precio sin competencia

Ha causado una auténtica sorpresa el precio que anuncia Ford en su nuevo modelo deportivo, pues se encuentra muy cerca del de algunos compactos eléctricos mucho menos potentes, como el Hyundai Kona, el Kia Niro o el Volkswagen ID.4 y claramente por debajo de algunos rivales de marca Premium, como el Audi e-tron 50 quattro, BMW iX3 o el Jaguar i-Pace EV 400.

Para poder entrar en la horquilla de precios que permite acogerse a los planes de ayuda Moves, Ford ha lanzado una campaña de descuento especial, que solo afecta a la variante de propulsión posterior y batería de 75,7 kWh, con lo que su precio se queda en 45.000 euros. En el caso de la versión AWD con batería de rango extendido de 98,7 kWh y 351 CV de potencia, el precio alcanza los 64.900 euros.


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.