Prueba Mitsubishi Space Star, un utilitario muy urbanita

Prueba Mitsubishi Space Star, un utilitario muy urbanita

Escrito por: Jaime Avilés    7 diciembre 2021     5 minutos

Con un diseño bastante simpático, un interior bien resuelto y un gran equipamiento tecnológico, el Space Star se presenta como una de las opciones más atractivas en su segmento

Sencillo, versátil, cómodo y tecnológico. Cuatro cualidades de las que puede presumir el pequeño Mitsubishi Space Star, un utilitario de tamaño comedido, que con un gran pack de equipamiento a un precio bastante correcto, supone el modelo de acceso a la marca de los tres diamantes.

Renovado a comienzos de 2021, este utilitario concebido como un compañero ideal para la ciudad, trae consigo una estética atractiva y juvenil a la par que discreta, sobre todo, si lo configuramos con el color Gris Titanium que equipaba nuestra unidad de pruebas.

Con 3,85 metros de longitud, el Space Star se sitúa a medio camino entre sus rivales del segmento A y también los del segmento B, con unas cotas superiores a las del Kia Picanto o el Hyundai i10 (prueba), parecidas a las del Suzuki Swift (prueba), e inferiores si las comparamos con las del Opel Corsa (prueba) o el Toyota Yaris.

Estilo y personalidad

En cuanto a su estética, el pequeño nipón luce el característico frontal «Dynamic Shield» de Mitsubishi, que con una parrilla de gran tamaño, molduras en color cromado, un sutil splitter delantero y unas ópticas bastante afiladas aunque limitadas al uso de tecnología halógena, le aportan una mirada con carácter.

Mitsubishi Space Star

Si giramos 90 grados, nos encontramos con una línea de cierto estilo monovolumen, con un techo con poca caída, unas líneas de estilo sencillas y limpias y unas llantas de aleación en color aluminio cepillado y negro en 15 pulgadas si elegimos el acabado Kaiteki, que sin duda, sientan realmente bien al conjunto.

Ya en su zaga, el Space Star cuenta con un paragolpes trasero bastante voluminoso, unos pilotos traseros en tecnología LED y un deportivo alerón, que junto con el pequeño difusor, le aportan ese toque juvenil que ya os hemos mencionado.

Mitsubishi Space Star

El interior del Mitsubishi Space Star

Una vez nos adentramos en el habitáculo del Mitsubishi, pese a poder apreciar un gran uso de plásticos duros, la sensación es buena, con buenos ajustes, ausencia de crujidos y una estética sencilla pero correcta.

Además, gracias a equipar el acabado Kaiteki con el que contaba nuestra unidad, el Space Star, equipa un volante multifunción forrado en cuero regulable en altura, unos asientos la mar de simpáticos tapizados en tela mixta que ofrecen gran comodidad y un sistema de infoentretenimiento presidido por una pantalla táctil de 7 pulgadas con radio DAB, Bluetooth y compatibilidad con Android Auto y Apple CarPlay.

Mitsubishi Space Star

Sumado a esto, el Space Star Kaiteki, también cuenta con la función de arranque sin llave, apertura y cierre de puertas sin llave y un climatizador sencillo y sin grandes lujos.

Si pasamos a sus plazas traseras, pese a estar dentro de un coche con una batalla de sólo 2,45 metros, el espacio tanto para las rodillas como entre la cabeza y el techo, es perfecto, pudiendo viajar en él hasta cuatro personas con total comodidad.

Mitsubishi Space Star

Es cierto, que el Mitsubishi Space Star homologa 5 plazas, aunque en ese caso, si notaremos que estamos ante un vehículo de dimensiones bastante reducidas, aunque para salvarnos de un apuro, su plaza central estará ahí.

Algo justo

Respecto al maletero, el nipón ofrece una contenida capacidad de 209 litros. Algo escasa si necesitamos guardar equipaje para un viaje, aunque más que suficiente para el día a día, ya que además, si levantamos la tapa del maletero, encontramos unos huecos porta-objetos muy cómodos para llevar cosas frágiles, o simplemente, para que no vayan dando tumbos por el maletero.

Mitsubishi Space Star

Como ya hemos comentado antes, una de las bazas con las que cuenta el Mitsubishi Space Star, es su amplia dotación en equipamiento teniendo en cuenta su precio, entre el que destacamos además de lo ya mencionado, el sistema Start&Stop, el asistente de arranque en pendiente, la alerta de colisión, luces automáticas, control de crucero, sensor de lluvia, elevalunas eléctricos, espejos retrovisores ajustables eléctricamente y calefactables o los múltiples airbags de seguridad.

Nuestras impresiones de conducción

A la hora de ponernos al volante, la respuesta del motor 120 MPI de 1.2 litros gasolina de tres cilindros y 72 CV, son más que suficientes para mover con soltura los escasos 880 kilos en vacío que declara la marca, permitiendo hacer el 0 a 100 km/h en unos 12,6 segundos y de alcanzar una velocidad máxima de 180 km/h.

Mitsubishi Space Star

Nuestra unidad, montaba asociado a su propulsor, una transmisión automática CVT, que pese a ofrecer bastante comodidad en el uso urbano, lastraba a su motor a unos consumos ligeramente más altos (5,9 litros en ciclo mixto) y a un mayor nivel de ruido que en las versiones manuales de 5 velocidades.

Una de las cualidades que más nos sorprendió, es el amplio ángulo de giro del coche, permitiendo maniobrar con total comodidad y sin esfuerzos, algo, en lo que su suave dirección, también tiene mucho que ver.

Mitsubishi Space Star

Otro de sus puntos fuertes, es el tarado de su suspensión, que le permiten absorber las irregularidades del asfalto y badenes sin ningún problema, ofreciendo un confort de marcha muy favorable, aunque como es lógico y teniendo en cuenta la clase de vehículo que es, el comportamiento en conducción deportiva, no es el mejor.

¿Su precio?

El Mitsubishi Space Star con el motor 120MPI, transmisión automática CVT y el acabado Kaiteki exactamente igual al de nuestro artículo, parte de un precio de 15.850 euros, que con el descuento comercial de la marca de 1.000 euros y el descuento Promofinance de 2.250 euros, da como resultado un precio de 12.600 euros. Una cifra verdaderamente buena, si tenemos en cuenta, que recibimos a cambio un coche con un gran equipamiento, versátil, tecnológico y muy adecuado para el día a día.


Deja un comentario