Prueba Skoda Superb 1.4 TSI 150 CV, una berlina XL

Prueba Skoda Superb 1.4 TSI 150 CV, una berlina XL

Escrito por: Diego G. Moreira    3 mayo 2016     Sin comentarios     13 minutos

En Highmotor ponemos a prueba al Skoda Superb, la berlina checa se ha renovado con un diseño exterior que no deja indiferente pero manteniendo su enorme espacio interior. Probamos el motor gasolina 1.4 TSI de 150 CV con la desconexión activa de cilindros.

El Skoda Superb siempre ha sido una enorme berlina que sin embargo ha pasado bastante desapercibida en el segmento, sus mayores bazas siempre han sido el espacio interior y el precio que dejaba fuera a cualquier rival equivalente. Con la llegada de la nueva generación se mantienen intactas sus cualidades y además mejora con el nuevo diseño exterior, más tecnología, más equipamiento de seguridad y un precio que sigue siendo imbatible.

El nuevo Skoda Superb está disponible desde los 21.390 euros y la gama está compuesta por un motor gasolina de 150 CV (el que hemos probado) y tres mecánicas diesel: 1.6 TDI 120 CV, 2.0 TDI 150 CV y 2.0 TDI 190 CV (disponible con caja manual o automática e incluso con tracción total en el caso del 190 CV). La motorización gasolina, 1.4 TSI de 150 CV, puede ser muy interesante para los que no hacen muchos kilómetros al año y cuenta el sistema de desconexión de cilindros para ahorrar combustible.

Diseño exterior: refinadas líneas alemanas

CIMG0532

Hasta el momento las generaciones previas del Superb no tenían en el diseño su mejor aliado, era un coche grande, muy espacioso pero con un diseño exterior sencillo. Las cosas afortunadamente han cambiando y Skoda se ha puesto las pilas en cuanto al diseño exterior, creando una berlina con personalidad, con líneas claramente alemanas pero que no dejan indiferente. Tanto en su frontal como en la zaga, la elegancia se nota en cada trazo. Es un coche grande: 4,86 metros de largo, 1,86 metros de ancho y 2,84 metros de batalla; lo que se traduce en un interior espacioso.

En la parte delantera destacan los faros (con tecnología Full-LED según el acabado) y con un capó con líneas marcadas que perfilan las nueva parrilla de la marca y el nuevo diseño del logo checo. Las versiones equipadas con faros LED destacan especialmente por el diseño del faro, con unos diodos que lo perfilan y le aportan una “mirada” diferente y marcada (especialmente las luces de posición). En la línea lateral predomina la elegancia y sobriedad, destacando las llantas multiradio que en nuestra unidad eran de 19 pulgadas.

CIMG0635

Por último en la zaga los faros vuelven a ser los protagonistas (cuentan con tecnología LED para algunas funciones de iluminación) y el maletero tiene una boca de carga enorme, aunque pierde la funcionalidad de abrir en modo tres volúmenes o abrir a estilo portón con el cristal incluido (ahora se han decantado por la mayor apertura), eso sí, dispone de accionamiento eléctrico de forma opcional.

Diseño interior: sencillo y plazas traseras para viajar un jefe de estado

CIMG0534

El diseño del salpicadero es sencillo, muy alemán, con todo lo necesario y unos acabados más que correctos. La protagonista en el centro del salpicadero es la pantalla táctil que aglutina las funciones de navegación, entretenimiento e incluso TDT (de forma opcional), mientras que en la parte baja está el climatizador y por último alrededor de la palanca de cambios se encuentran una serie de botones que controlan los asistentes a la conducción y el resto del equipamiento. La postura de conducción es confortable, con buena visibilidad y con todo a mano, destacando especialmente los asientos que recogen bien el cuerpo y aportan una corecta sujeción lateral (en nuestra unidad disponían de ajuste eléctrico con memoria y calefacción).

Como detalle curioso, en las puertas delanteras sigue escondiendo el mítico paraguas que ninguna otra berlina en el mercado lo lleva (excepto Rolls Royce) y que es un detalle muy práctico, sencillo y que nos saca de un aprieto en un día de lluvia.

CIMG0595

Lo mejor del interior del Superb está en las plazas traseras, donde tres personas viajaran de forma correcta y dos adultos lo harán de manera sobresaliente. El Superb es un coche grande, con una generosa batalla y eso se nota en el espacio interior. No hay problemas de espacio en las plazas traseras, ni en altura para la cabeza ni en espacio para los pies. Los asientos traseros cuentan con climatización independiente y además son calefactados.

Maletero y huecos: 625 litros para llenar

huecos superb

El maletero es otra de las bazas del Skoda Superb -que ha aumentado con respecto a la anterior generación-, con sus 625 litros de capacidad tiene pocos rivales. Además de ser grande es bastante aprovechable porque tiene una boca de carga baja y muy grande, al abrir por completo el portón del maletero y el cristal (eso sí, ahora ya no dispone del doble sistema de apertura que sí tenía la generación anterior).

Mientras que en el apartado de huecos destacan las diferentes guanteras repartidas por el interior, desde las guanteras de las puertas que son de un tamaño correcto, hasta un hueco que tiene en el tren central junto con el cofre típico con una profundidad considerable. Como detalle práctico, dispone de varias tomas de 12V en el maletero y de un porta-tablets detrás del asiento del copiloto.

Motor y prestaciones: Gasolina, ¿porqué no?

CIMG0604

La unidad que hemos probado es la única versión gasolina disponible, en nuestro país la firma checa ha apostado por las mecánicas diesel (las más vendidas en este segmento) y por tanto si queremos un Skoda Superb gasolina sólo está disponible el propulsor 1.4 TSI de 150 CV. Este motor es ya un viejo conocido del grupo alemán, que se ha actualizado con las últimas mejoras como la gestión activa de cilindros (ACT), que permite desconectar dos cilindros en momentos que no necesitemos mucha aceleración.

Asociada a este bloque 1.4 TSI de 150 CV lleva una caja de cambios manual de seis relaciones con un tacto correcto, destacando especialmente los largos desarrollos de la sexta, lo que permite reducir el consumo en carretera y autovía.

Este motor alimentado por un turbocompresor destaca por la entrega de potencia, sus 150 CV son más que suficientes para mover con soltura al Superb, permitiendo adelantar o circular con el coche cargado sin problema. Nos ha gustado especialmente la suavidad del propulsor, puesto que no es nada ruidoso y además al iniciar la marcha es muy suave y sube de vueltas de manera progresiva sin brusquedades. Otro detalle que nos ha gustado es su respuesta a bajas vueltas -gracias al turbo- puesto que sus 250 Nm de par motor están disponibles desde las 1.500 revoluciones.

CIMG0649

¿Cuatro cilindros o dos? La novedad más reciente de este propulsor es el sistema de gestión activa de cilindros (ACT) capaz de desconectar dos de los cuatro cilindros cuando la demanda de potencia es baja. Es decir, cuando circulamos entre 1.400 y 4.000 r.p.m., el par motor motor no supera los 100 Nm y hasta 130 km/h, el sistema desconecta el segundo y tercer cilindro. Precisamente, gracias a este avance si somos cuidadosos con el acelerador podemos conseguir consumos bastante ajustados (en nuestro caso en carretera rondando los 5,5-6 litros a los 100 km). Cuando se pone en funcionamiento en la instrumentación nos indica que el motor está funcionando con dos cilindros y además notamos un cambio en el sonido del propulsor, siendo inmediata la conexión de los otros cilindros en caso de que necesitemos más fuerza.

Comportamiento: sobretodo confort

CIMG0518

El Superb es un coche con un tamaño importante y pensado para el mayor confort de sus ocupantes. Nuestra unidad disponía del tren de rodaje adaptativo (DCC) con el selector de modos de conducción -Individual, Eco, Confort, Sport, Confort y Normal-. Al disponer del tren de rodaje adaptativo según el modo de conducción la suspensión tenía mayor o menor dureza, además de incidir sobre la dureza de la dirección y la respuesta al acelerador.

Pese a su tamaño (4,86 metros de largo) y a su enorme batalla (2,84 metros) es un coche que sorprende en cuanto a agilidad, puesto que en ningún momento se nota pesadez al volante, más bien todo lo contrario, cuenta de ello da su peso, de sólo 1.395 kg. Es verdad que sus medidas no lo convierten en el mejor coche para carreteras complicadas o con constantes curvas pero está claro que ese corte deportivo tampoco es lo que busca el Superb.

El mejor lugar para moverse es la carretera o autovía, siendo un coche muy cómodo con un propulsor más que suficiente para moverlo con soltura y con un confort abordo por encima de lo que ofrecen sus rivales. El selector de modos de conducción junto con la suspensión con reglaje adaptativo se nota sobretodo en el cambio de dureza de la suspensión entre el modo Sport y Confort, aunque me parece un elemento opcional que puede ser perfectamente prescindible en una berlina de este corte.

Consumo

CIMG0567

Atrás quedaron los años en los que comprar una berlina gasolina era una locura, años de motores gasolina atmosféricos que si bien eran eternos tenían unos consumos muy elevados. Nuestro protagonista de la prueba es un buen ejemplo de ello, dispone de una tecnología que desconecta cilindros, el motor apenas llega a los 1.400 cc (1.395 cc), incorpora Start/Stop, y todo ello para conseguir reducir los consumos al máximo.

En carretera el consumo que hemos medido en nuestro recorrido habitual de pruebas ronda los 6,5 litros a los 100 km, consumo que baja hasta los 6,3 litros a los 100 km en nuestro recorrido habitual por autovía. Ahora bien, en carreteras con poca pendiente y si somos cuidadosos con el pedal del acelerador es fácil mantener medias de 5,5 litros a los 100 km a velocidad normal, gracias a la desconexión de cilindros. En nuestro recorrido habitual por ciudad, el consumo medio fue de 7,4 litros a los 100 km.

Equipamiento: la seguridad por delante

asistentes superb

El repaso al equipamiento siempre lo hacemos repasando primero los elementos de seguridad presentes de serie en el Skoda Superb, que cuenta con: airbags frontales, laterales, de cortina y de rodilla, control de estabilidad, ABS, control de presión de neumáticos y freno automático en caso de colisión. Con todo este arsenal presente de serie es lógico que tenga las cinco estrellas EuroNCAP con un 86% en protección de adultos y 86% en protección de niños. Destacando especialmente el sistema Skoda Crew Protect Assist, que detecta gracias a los sensores del ESP cuando se produce una maniobra de emergencia y tensa los pretensores del cinturón para preparar la posible colisión, si al final no ocurre dicha colisión, se destensan solos y vuelve a la conducción normal.

En cuanto al resto del equipamiento se estructura en cuatro niveles: Active, Ambition, Style y Laurin&Klement. De serie dispone de climatizador de dos zonas, llantas de aleación de 16 pulgadas, radio táctil con toma USB y Bluetooth, sensor de lluvia y luces, entre otros. A mayores el acabado Style suma las llantas de 17 pulgadas, luces antiniebla con función de alumbrado en curva, sensores de aparcamiento delanteros y traseros, control de velocidad, asiento del conductor eléctrico con memoria, y luces interiores, entre otros elementos.

CIMG0463

Nuestra unidad de pruebas tenía el acabado Style pero con varios opcionales que son interesantes para destacar. El primer sistema que nos ha sorprendido es la alerta de cambio involuntario de carril que además interviene para mantenernos dentro de las líneas girando ligeramente el volante, aunque en curvas cerradas no llega a girar por completo y por motivos de seguridad cuando detecta que no llevamos las manos en el volante, nos alerta y desconecta el sistema. En el Pack de seguridad del “Lane Assist” -avisador de cambio involuntario de carril- está también el aviso del ángulo muerto del retrovisor, un equipamiento cada vez más extendido y que es muy recomendable (ambos sistemas por un precio de 860 euros).

El sistema “Front Assist” frena el coche en caso de posible colisión y también se puede asociar al control de crucero adaptativo, que mantiene la distancia con el vehículo que nos precede de forma automática, frenando si es necesario (655 euros). También equipaba nuestra unidad el “Light Assist” que se encarga de mantener el haz de luz correcto en todo momento para no deslumbrar a los demás vehículos y al mismo tiempo mantener las luces de largo alcance conectadas, el funcionamiento es sencillamente sublime más propio del Audi A8 que probamos recientemente que de una berlina generalista. Todos los precios indicados son orientativos puesto que hay diferentes packs de sistemas de seguridad que en conjunto reducen la factura final.

CIMG0482

En el equipamiento lúdico, destaca el sintonizador de TV (1040 euros) que nos permite ver la TDT en el coche, aunque siempre que hayamos parado porque en caso contrario por motivos de seguridad la pantalla se pondrá en negro para evitar distracciones, es un extra prescindible pero para los que quieran un Superb con todo, el funcionamiento es más que correcto y la cobertura muy buena incluso fuera de las urbes.

Precios Skoda Superb

CIMG0618

El Skoda Superb con descuentos está disponible desde los 21.390 euros para el acabado Active con 150 CV gasolina, mientras que la gama diesel arranca en el mismo precio para el 1.6 TDI de 120 CV con acabado Active. Además existe una oferta sobre el acabado Ambition y el motor diesel de 150 CV desde los 24.750 euros completo de equipamiento (llantas de aleación de 17 pulgadas, navegador táctil, faros bixenon con LED, sensores de aparcamiento, entre otros detalles). El resto de precios:

  • SUPERB 1.4 TSI 150 CV ACTIVE 27.070 euros
  • SUPERB 1.6 TDI 120 CV ACTIVE 26.570 euros
  • SUPERB 2.0 TDI 150 CV ACTIVE 28.670 euros
  • SUPERB 1.4 TSI 150 CV AMBITION 28.550 euros
  • SUPERB 1.6 TDI 120 CV AMBITION 28.050 euros
  • SUPERB 2.0 TDI 150 CV AMBITION 30.150 euros
  • SUPERB 2.0 TDI 190 CV AMBITION 32.150 euros
  • SUPERB 1.4 TSI 150 CV STYLE 30.870 euros
  • SUPERB 2.0 TDI 150 CV STYLE 32.470 euros
  • SUPERB 2.0 TDI 190 CV STYLE 34.470 euros
  • SUPERB 2.0 TDI 190 CV DSG STYLE 4X4 38.960 euros
  • SUPERB 2.0 TDI 150 L&K 37.520 euros
  • SUPERB 2.0 TDI 190 CV L&K 39.520 euros
  • SUPERB 2.0 TDI 190 CV DSG L&K 4X4 44.010 euros

Opinión y Valoración Personal

CIMG0639

Los años pasan y el Skoda Superb sigue siendo todo un referente en cuanto a espacio, atrás quedan aquellas generaciones donde tomaba como base una versión alargada del Passat o las posteriores con un diseño que no acababa de convencer. En su tercera generación la firma checa ha conseguido la cuadratura del círculo, manteniendo el espacio interior y una excelente relación calidad-precio-equipamiento y al mismo tiempo diseñando una berlina muy atractiva que no deja a nadie indiferente.

Es para aquellos que buscan una berlina enorme y cómoda para rodar sin que los kilómetros sean un problema (de ahí que a los taxistas le guste tanto), el motor diesel con mayor potencial es el 2.0 TDI de 150 CV, aunque si prefieres gasolina, el que hemos podido probar en nuestra toma de contacto -1.4 TSI 150 CV- es más que suficiente como para mover con soltura y desahogo al Superb. No es una berlina de corte deportivo, pero sí que nos ha sorprendido su agilidad y sobretodo poco peso.

Su diseño interior es bastante espartano, aunque con todo en su sitio y acabados de calidad. En cuanto al equipamiento, destacar especialmente la dotación de seguridad presente de serie y de manera opcional, opcionales que son más propios de una gran berlina premium que del segmento del Superb, que compite en un rango de precios donde las berlinas premium de menor tamaño no están disponibles salvo ofertas puntuales o empiezan a estarlo con equipamiento ajustado.

En definitiva, el Skoda Superb es un coche muy recomendado para los que buscan espacio, comodidad y una sobresaliente relación precio-equipamiento.

Fotos | Equipo de pruebas, Diego G. Moreira, R. Rodriguez

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.