Presentación y prueba Suzuki Vitara 2019: equilibrio perfecto entre SUV y todoterreno

Presentación y prueba Suzuki Vitara 2019: equilibrio perfecto entre SUV y todoterreno

Escrito por: Javier López    4 diciembre 2018     Sin comentarios     11 minutos

Nos hemos desplazado hasta Segovia para conocer al renovado Suzuki Vitara, un modelo que recibe ligeros cambios estéticos y un nuevo motor 1.0 de 111 CV.

Es innegable la gran presencia de los SUV en nuestro mercado, un tipo de vehículo que llega dispuesto a actuar como una navaja suiza y ofrecer infinidad de opciones. En esta tesitura se encuentra el renovado Suzuki Vitara, un vehículo que dejó atrás su condición de todoterreno puro para dar lugar a, como reza el título de este artículo, un equilibrio perfecto entre SUV y todoterreno. Para reivindicar dicha combinación, la firma nipona ha querido dotar a uno de sus modelos más emblemáticos con una serie de sutiles pero acertados cambios, y hemos querido conocerlos en primicia.

Para ello, nos hemos desplazado hasta Segovia no solo para experimentar el confort del nuevo Suzuki Vitara 2019 sobre el asfalto, sino también para conocer su comportamiento en terrenos más adversos. Al mismo tiempo, un habitáculo más lujoso y tecnológico se adscribe a este nuevo conjunto que es capaz de ofrecer el restyling del SUV japonés.

Ligeros cambios que aderezan la estética del Suzuki Vitara

Es cierto que en una primera instancia no apreciamos grandes cambios en la estética del renovado Suzuki Vitara, puesto que los rasgos más importantes se siguen manteniendo fieles a la generación que sigue produciéndose desde Japón. Sin embargo, estas modificaciones que aporta el restyling son lo suficientemente contundentes como para ofrecer un diseño más atractivo, juvenil y moderno, y el cual es capaz de exaltar un carácter más rebelde en el nuevo Vitara.

Lo primero que nos llama la atención es el frontal del SUV japonés, que adquiere ciertos detalles que no solo renuevan su espíritu jovial, sino que también reafirman esta nueva tendencia que está adaptando ahora Suzuki y que se caracteriza por ofrecer acertados cambios sobre su gama de modelos. Esto lo podemos apreciar a partir de una defensa con nuevos detalles cromados, que proporcionan más calidad y conjuntan a la perfección con la parrilla conferida con el mismo diseño.

También debemos destacar los nuevos pilotos LED que insinúan una larga vida para el renovado Vitara, que busca adentrarse con más fuerza en el mercado gracias a estos cambios. También destacan unas nuevas llantas de 17 pulgadas que se ven contrastadas por una ampliación de la paleta de colores, en la que se incluyen dos nuevas tonalidades para continuar proporcionando a los clientes una generosa posibilidad de configuración: Solar Yellow Perlado y Gris Azulado Metalizado, los cuales se amoldan a la perfección sobre las carnes del SUV de Suzuki.

Un interior más tecnológico y de mayor calidad

La firma nipona también ha querido aprovechar este restyling del Vitara para incluir ciertas innovaciones en el habitáculo, las cuales buscan ofrecer mayor calidad y diferentes novedades tecnológicas. Para ello, se ha recurrido a ciertos cambios que, sin afectar mucho al diseño general del interior, son capaces de exaltarlo con el objetivo de ir acorde con las novedades que podemos apreciar en el exterior.

Debemos destacar un diseño sobrio y elegante que, sin grandes alardes, ofrece un espacio agradable y acogedor. Esto lo percibimos a través de un volante con un buen tacto y con una botonera lateral que nos permitirá controlar el sistema de infoentretenimiento. Por otra parte, nos encontramos con un cuadro de mandos analógico y, como novedad, con una pantalla LCD de 4,2 pulgadas que proporciona todo tipo de información al conductor.

Otra pantalla táctil de 7 pulgadas se encarga de custodiar el salpicadero, y la cual incorpora navegador en las versiones GLX. Gracias a esta, podremos conectar nuestro smartphone por medio de Android Auto o Apple CarPlay, al igual que tener acceso a numerosas funciones y diferentes estados del vehículo. Como punto negativo, hemos echado en falta un ruleta para subir y bajar el volumen, puesto que esta acción se hace mediante un botón táctil situado en un lateral de la pantalla, lo que nos obliga a apartar la mirada para hacer un contacto correcto.

Suzuki también ha aprovechado para insertar un nuevo reloj por encima de los aireadores principales, y el cual da la hora mediante caracteres japoneses, un detalle curioso que dota al nuevo Vitara de más personalidad. Junto a este, nos encontramos con algunos nuevos materiales, como la piel vuelta en el interior de las puertas o cuero en el salpicadero. Es cierto que estos se encargan de ofrecer un nivel de calidad más alto, pero podemos seguir encontrando ciertos plásticos duros en algunas zonas que no terminan de apoyar al uso de estas nuevas texturas.

Nuevo motor de tres cilindros: alegre y cumplidor

La firma japonesa ha sabido cómo aprovechar este lavado de cara, puesto que no se ha limitado a ofrecer mejoras estéticas y en su habitáculo. Para sobresalir por encima de la competencia y ofrecer una nueva opción para cubrir las necesidades de todos sus clientes, Suzuki ha lanzado un nuevo motor de tres cilindros y 1.0 litros que busca satisfacer a todos aquellos conductores más asiduos al mundo urbano pero, que de vez en cuando, también quieran afrontar terrenos más adversos.

A priori, puede que las prestaciones de dicho propulsores no entusiasmen, pero una vez que accionas el contacto del nuevo Suzuki Vitara y recorres varios kilómetros tomando las riendas de este nuevo corazón, rápidamente te darás cuenta de que es un aliado muy válido. Los ingenieros de la firma japonesa han conseguido extraer 111 CV de potencia y 170 Nm de par, unas cifras más que suficientes para mover con soltura al renovado SUV.

Como hemos mencionado, este motor puede ser el candidato perfecto para movernos por la ciudad, puesto que su menor cilindrada y la presencia de tres cilindros se encargarán de reducir el consumo respecto a otros propulsores de mayor envergadura. Sin embargo, no debemos ser escépticos a la hora de enfrentarnos a las autopistas con este nuevo motor, puesto que el Suzuki Vitara es capaz de mantener el tipo y alcanzar los 120 km/h con mucha facilidad y soltura, manteniendo también un consumo de 6,2 litros sin grandes esfuerzos.

A tan solo 2.000 rpm, el Suzuki Vitara entrega los 170 Nm de par, una cifra más que suficiente para ofrecer un empuje contundente y mover con soltura los 1.730 kilos que declara el SUV nipón sobre la báscula. Con un 0 a 100 km/h en 11,5 segundos y una velocidad máxima de 180 km/h, el nuevo Vitara es capaz de ofrecer unas prestaciones más que correctas, y que permitirán a sus usuarios disfrutar de una conducción sosegada sin la necesidad de echar en falta más prestaciones.

Sin embargo, Suzuki también ha pensado en aquellos clientes que busquen una mayor fuerza o bien para mover al Vitara con más soltura, o para enfrentarse a una conducción off-road en la que se demande más potencia. Es por esto que también existe la posibilidad de equipar al nuevo Vitara con el 1.4 Boosterjet de 140 CV y 220 Nm de par. Al mismo tiempo, ambos motores se pueden combinar tanto con tracción integral como con una caja de cambios automática de seis velocidades tipo convertidor de par, dos sistemas que pueden facilitar la conducción del Vitara cuando nuestra intención es dejar atrás el hormigón para dar lugar a terrenos menos frecuentados.

Campo o carretera, el Suzuki Vitara puede con ambos

Son muchos los que no conciben la posibilidad de que las palabras “SUV” y “campo” se usen en la misma frase con una intención positiva, pero Suzuki ha querido reivindicar que dicha posibilidad es factible con el Vitara. Es cierto que esta última generación ha dejado atrás su exclusiva concepción de todoterreno, y también es cierto que su capacidad fuera del asfalto no es tan impactante como la del pequeño Jimny que conocimos hace un mes, pero el nuevo Vitara llega dispuesto a ofrecer un equilibrio tan puro y aplicable en cualquier terreno que provoca que se presente como un compañero de fatigas muy a tener en cuenta.

Durante la presentación del nuevo Suzuki Vitara, pudimos hacer una larga conducción tanto por autopista como por carretera de montaña, dos terrenos que nos llevaron hacia las inmediaciones de Segovia, localidad donde pudimos poner a prueba al SUV japonés cuando barro, agua y tierra son los encargados de crear el terreno por el que vamos a circular. En el viaje de ida, decidimos escoger el motor 1.0 de 111 CV para conocer su comportamiento y apreciar sus prestaciones sobre el asfalto.

A lo largo de la travesía por autopista, el Suzuki Vitara no mostró ningún tipo de fatiga, alcanzando la velocidad legal de la vía sin protestas y sin ademanes de padecer en el intento. Es cierto que uno de los puntos flacos de los motores tricilíndricos es su rumorosidad, pero los ingenieros japoneses han sabido brindar al Suzuki Vitara con un buen aislamiento acústico, lo que acentúa el confort en marcha. Al mismo tiempo, cuenta con gran presencia sobre la autopista, y se presta como una opción muy apropiada para realizar largos viajes.

Una vez que nos despedimos de la autopista, llegó el momento de plantarle cara a una carretera revirada y conocer a fondo un lado más juguetón del Vitara. Como buen SUV, el japonés no se presenta como el candidato idóneo para atacar curvas a ritmos alegres, puesto que ciertos balanceos de la carrocería y una dirección poco precisa nos lastrarán cuando lo que pretendemos es sacar un carácter más deportivo. Sin embargo, su gran confort y una suspensión bien regulada provocarán que circular a bordo del Vitara con sosiego y tranquilidad sea una experiencia muy agradable independientemente del terreno.

Sin embargo, llegó el momento no solo de salir fuera del asfalto, sino también de ponernos a los mandos de la variante más potente del nuevo Vitara. Para comprobar la capacidad off-road del nuevo SUV nipón, Suzuki nos preparó una pequeña pero intensa ruta donde pudimos conocer a fondo el lado más campero del Vitara. Gracias al sistema AllGrip, podemos gozar de una tracción a las cuatro ruedas permanente con el bloqueo del diferencial, una función que se activa desde un mando situado en la consola central al pulsar el botón “Lock”.

Todo listo para llenar de barro al Vitara y conocer de lo que es capaz cuando las condiciones se complican un poco. Lo primero que llama la atención del SUV japonés es su capacidad de motricidad ya que, pese al barro, agua y tierra que se nos ofrecía el terreno propuesto, en ningún momento apreciamos una perdida de tracción muy acusada. También pudimos hacer frente a pendientes pronunciadas, las cuales no ofrecieron ninguna resistencia ante el Vitara y nos permitieron también experimentar el control de descenso que incorpora este, una función que facilita la bajada de cuestas con un importante ángulo.

Gracias a la presencia de una suspensión MacPherson junto a muelles helicoidales en el eje delantero y una barra de torsión en el trasero, podemos gozar de una gran resistencia a la hora de enfrentarnos al mundo off-road a bordo del nuevo Vitara. Es cierto que su capacidad fuera del asfalto no permite realizar maniobras demasiado arriesgadas como sí sucede con otros vehículos más destinados a cumplir con dicho cometido, como el nuevo Jimny, pero debemos reconocer que el Suzuki Vitara se presenta como uno de los más capaces dentro de su segmento. Al mismo tiempo, los 140 CV y 220 Nm de par que ofrece el motor 1.4 nos permitirán gozar de una conducción off-road más fructífera, pero el propulsor de entrada también será válido para escapadas fuera del asfalto.

Conclusión

La llegada de los SUV a nuestro mercado es un acontecimiento innegable le pese a quien le pese, pero firmas como Suzuki han sabido cómo ofrecer una serie de vehículos pertenecientes a este sector con la capacidad de cumplir con multitud de funciones. En esta tesitura se encuentra el nuevo Vitara, un vehículo que mantiene parte del carácter que presentaban sus antepasados pero, al mismo tiempo, ha recibido pinceladas de modernidad que le permiten ofrecer un alto confort a la hora de viajar o desplazarnos por ciudad.

Esta actitud más polivalente también se ve reflejada en un vehículo capaz de plantarle cara al campo con diligencia, un terreno donde destaca por una buena capacidad pese a no ser un modelo enfocado en su totalidad hacia la conducción off-road. De esta forma, el nuevo Suzuki Vitara presenta un equilibrio perfecto entre SUV y todoterreno, un equilibrio que permitirá a sus usuarios disfrutar de un vehículo capaz de cubrir multitud de sus necesidades y exigencias.

Con un precio de partida de 17.240 euros, el Suzuki Vitara llega como una opción muy a tener en cuenta, puesto que se trata de un modelo que, por una suma de dinero no muy desorbitada, nos permitirá gozar de una amplia configuración a gusto del comprador, de un comportamiento admirable en autopista y de una capacidad lo suficientemente alta como para salir airosos de un terreno ligeramente adverso.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.