De los SUV a los pequeños crossover y monovolúmenes

De los SUV a los pequeños crossover y monovolúmenes

Escrito por: Fernando Alvarez    20 enero 2011     Comentario     2 minutos

El Lincoln Navigator o el Cadillac Escalade son dos ejemplos típicos de lo que los SUV han llegado a ser y que nunca debieron de haber sido. Por suerte, la industria se está desviando hacia lo pequeño y lo que cuesta menos para producir, pero al mismo tiempo lo que el público quiere y que tanto han tardado en entender: vehículos con la misma eficiencia de espacio que un SUV, pero de tamaño y motores reducidos.

El casi inédito Subaru Trezia, el Opel Meriva (del cual nuestro equipo de pruebas se encargó de realizar el test correspondiente al modelo 1.4 Turbo), el Nissan Note o el Ford B-Max, por mencionar sólo algunos, son los mini-monovolúmenes o mini-crossover que algunas marcas ya tienen o tendrán listos próximamente.

De su aceptación en Europa no hay mucho que decir. En algunos países, con España incluido, algunos de estos modelos integrarán segmentos de nicho, con clientes muy especiales, que necesiten un vehículo con bastante sitio disponible (aunque se sacrifique la verdadera utilidad de la tercera fila de asientos en algunos modelos), capacidad de carga y, de paso, con motores pequeños y de poco consumo. En otros países, como EEUU, costará trabajo desbancar a los SUV de la anterior generación con motores V8 y el panorama está un poco más dudoso.

Y no es que me gusten los crossover, los SUV, ni los monovolúmenes. Simplemente no son el modelo ni el tipo de vehículo que me gustaría conducir, ni siquiera porque estarán de moda en poco tiempo. Le daría alguna oportunidad al próximo Audi Q3 (el más pequeño de Audi en lo que se deciden por el Q1), pero nada más. De momento, seguiré siendo un ferviente admirador de los turismo.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.