Volkswagen Beetle 53 Edition, prueba (Diseño exterior, interior y maletero)

Volkswagen Beetle 53 Edition, prueba (Diseño exterior, interior y maletero)

Escrito por: Diego G. Moreira    22 diciembre 2013     2 Comentarios     4 minutos

Segunda parte de la prueba del Volkswagen Beetle 53 Edition, coche que hemos probado con el motor diesel de 105 CV. Ahora analizamos el diseño de esta edición especial, así como el interior, el espacio, los materiales, acabados y tamaño del maletero.

Estos días el protagonista de nuestras pruebas tiene nombre propio, se trata de Mr. Herbie, un Beetle con nombre propio gracias a esta edición especial denominada “53 Edition”. En la primera parte de la prueba analizamos el motor, en este caso un 1.6 TDI de 105 CV, un motor de acceso a la gama diesel pero suficiente para casi cualquier situación.

Ahora llegamos a la segunda parte de la prueba del Volkswagen Beetle y nos toca hablar del diseño, como además dispongo de un New Beetle en el entorno familiar, aprovecharé para analizar las diferencias entre las dos generaciones. Y ya adelanto que hay cambios positivos y otros no tanto…

Diseño exterior

volkswagen-beetle-53-edition-28

El New Beetle estaba muy enfocado al público femenino, ese fue uno de sus estigmas nada más nacer y sus formas redondas no ayudaban en absoluto. Pero las cosas han cambiado con el nuevo Beetle, ahora sus formas son más rectas y recibe un frontal que guarda guiños históricos como los faros redondos o el abombado capó, al mismo tiempo que introduce nuevas defensas que recuerdan al Golf.

Los pasos de rueda muy marcados siguen presentes, pero ahora destacan las llantas retro de nuestra unidad con un tamaño de 17 pulgadas. Además en la parte inferior de las grandes puertas se puede ver un faldón que le aporta un toque deportivo.

volkswagen-beetle-53-edition-213

En la zaga cambian los faros (antes redondos) y la defensa que tiene formas más rectas, mientras que el diseño del portón sigue marcando el estilo retro de otras generaciones. Eso sí, ha perdido altura, el techo elevado típico del New Beetle ha dado paso a un coche más bajo y con el techo plano de aspecto más deportivo.

Se ha perdido el cierre peculiar del maletero del New Beetle, había que girar el logotipo de Volkswagen para poder abrir el maletero, ahora es más sencillo. Los intermitentes laterales se incorporan en los retrovisores (al igual que los New Beetle Fase II) pero con formas de nuevo rectas.

volkswagen-beetle-53-edition-27

Las luces diurnas puede ser LED (de forma circular y asociadas a los faros de xenon) o de bombilla como en nuestra unidad. Mientras que los intermitentes van separados del foto principal, en la parte baja de la defensa.

Al ser el “53 Edition” lleva las franjas en el frontal, el número 53 en el capó (aunque no en las puertas ni atrás) y las franjas en la parte inferior de las puertas y zaga, así como las llantas.

Diseño interior, acabados y espacio interior

volkswagen-beetle-53-edition-24

El salpicadero del Beetle ahora es mucho más tradicional que en el caso del New Beetle, sencillo y con la banda central en blanco a juego con el color de la carrocería, así como la parte superior de las puertas. Nos ha gustado mucho la instrumentación, es sencilla pero con todo tipo de información.

La calidad es correcta, sin grandes alardes y algo mejorable en un coche que cuesta más que un Golf, y es curioso que en el Golf haya una mayor presencia de plásticos blandos que en un Beetle. Eso sí, los ajustes son buenos.

volkswagen-beetle-53-edition-25

Los asientos son cómodos, con una buena sujeción lateral y la postura de conducción es baja, con un parabrisas que es estrecho hasta que nos acostumbramos a él. El mullido de los asientos, firme, es ideal para hacer viajes largos.

Ha perdido practicidad con respecto al New Beetle. Han desaparecido algunos huecos y los asientos delanteros tiene peor movilidad que la anterior generación. Antes además de abatirse y desplazarse hacía delante, también se elevaban dejando un mayor espacio para poder acceder a las plazas traseras, ahora sólo se abaten y se desplazan, nada más, dejando un espacio más justo. Otro detalle inexplicable es que desaparezca la luz de cortesía de los espejos de los parasoles, un detalle que no queda bien en un coche que supera los 20.000 euros.

Atrás el espacio es más que suficiente para los dos adultos que pueden viajar, eso sí que no sean muy altos porque el espacio para las piernas o para la cabeza no es abundante. En las plazas traseras hay varias guanteras laterales y hasta reposabrazos.

Huecos y maletero

volkswagen-beetle-53-edition-23

En el apartado de huecos sigue presente la peculiar guantera de las puertas, con una simple cinta (en el New Beetle era una red). Es un detalle de diseño pero hace que la guantera no sea nada práctica. Dispone de dos guanteras principales, un buen detalle para poder guardar diferentes objetos.

volkswagen-beetle-53-edition-215

El maletero tiene una capacidad de 310 litros, es más pequeño en un Golf y tiene formas regulares bastante aprovechables. Además dispone de varios ganchos para poder colgar bolsas en el maletero. Eso sí, comparado con otros compactos hay modelos con mejor maletero.

En la tercera parte de la prueba analizaremos el equipamiento, repasando además el que viene de serie en esta edición especial y los precios, así como nuestra valoración general sobre el coche.

volkswagen-beetle-53-edition-29

Más fotos…

Fotos | Diego G. Moreira

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.