9 enero 2017 Tecnología

ford-fusion-ces-vegas-2017-01

La compañía americana Ford ha presentado una nueva generación de vehículos autónomos en CES Las Vegas, aún en pruebas. Ya han pasado tres años desde que el Ford Fusión Hybrid (Ford Mondeo en Europa) viera la luz y con esta última versión pretende aprovechar lo aprendido y mejorarlo. Estos prototipos son un paso adelante en el objetivo final que tiene Ford de ofrecer vehículos totalmente autónomos, al igual que estamos viendo en otras marcas. Tienen prevista su comercialización para el año 2021, centrando la oferta en el uso compartido de personas y también para el transporte de mercancías.

Este nuevo modelo añade un nuevo hardware informático capaz de elevar su capacidad de procesamiento. Los controles electrónicos incluidos se aproximan a los que se necesitarían para empezar la producción y los ajustes de los sensores han mejorado la visión del entorno, garantizando de esta forma más seguridad a sus ocupantes. Incorporará sensores LIDAR, tal y como adelantamos hace un mes, lo que garantiza su funcionamiento en condiciones nocturnas de poca luz.

ford-fusion-ces-vegas-2017-02

En esta versión presentada se incorporan volante y pedales aunque el modelo definitivo no los tendráPara hacer un coche totalmente autónomo, la SAE define el vehículo nivel cuatro (SAE-defined level 4-capable), que no requiere de conductor para tomar el control y el coche debe de ser capaz de actuar como lo haría un ser humano al volante. El sistema de “conductor virtual” de Ford está diseñado para hacer precisamente eso y está compuesto por:

  • Sensores – LIDAR, cámaras y radar
  • Algoritmos para la localización y selección de rutas
  • Visión computerizada y aprendizaje
  • Mapas 3D de alta definición
  • Gran potencia de cálculo e informática para manejar estos datos

Estos sensores, colocados en los pilares delanteros, ofrecen un campo de visión de hasta 360º para ver con mayor detalle y precisión los objetos, detectados por luz y por alcance en un rango de unos 200 metros alrededor del coche. Estos dispositivos sirven para obtener la mayor información del entorno y, de este modo, poder informar correctamente de diversas variables como el tamaño de los objetos y su posición con respecto al vehículo.

Además, según hemos podido saber, el nuevo modelo contará con tres cámaras montadas en el techo y una cuarta, mirando hacia adelante, situada bajo el parabrisas. Los radares están preparados para, en corto y largo alcance, detectar sin errores cualquier objeto en condiciones adversas, tales como lluvia, niebla o nieve, complementando la acción de las cámaras para determinar el movimiento. Toda la información obtenida de los distintos sensores se envía a un ordenador capaz de procesar más de un terabyte de información por hora, para circular con total autonomía sin ayuda de un conductor.

Para manejar todas sus funciones (dirección, frenado, aceleración, transmisión, …) y para mantener todos los sensores, cámaras y el propio sistema inteligente, el Fusion autónomo debe obtener la energía de unas baterías de alta capacidad. Esto significa que la próxima generación de los vehículos Ford autónomos necesitarán contar con un generador adicional de esta energía.

Aunque en esta versión se incorporan volante y pedales, el modelo definitivo no los tendrá. En 2017, se iniciarán las pruebas de estos coches autónomos de Ford en las carreteras europeas. Hasta ahora solo se habían probado en el país americano, más concretamente por carreteras de los estados de Michigan, Arizona y California. Además, esperan ampliar la flota de sus vehículos de prueba hasta llegar a 90 unidades este nuevo año.


También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *