13 abril 2013 Curiosidades, Superdeportivos

veyron

Poco le duró la alegría a la gente de Shelby Super Cars, quienes con su Ultimate Aero se autoproclamaron como el fabricante del coche de serie más veloz del mundo, luego de que Guinness le arrebatara el récord a Bugatti por considerar que el Veyron Super Sport lo había logrado sin el limitador de velocidad. Guinness ha revisado su decisión y le ha vuelto a otorgar el récord mundial a Bugatti.

Bugatti había anunciado que el limitador daba algo más de seguridad para el Veyron de calle, limitando la velocidad a 412 km/h, 20 km/h menos que el récord medido por Guinness, de 431 km/h y poco más. Ante la sospecha de que se hubieran violado las reglas del récord, de que el coche no debería tener modificaciones en su diseño ni en el motor, Guinness interpretó las reglas a su manera y por ello decidió dejar vacante el récord de velocidad.

Guinness ha anunciado que ha convocado a un panel de expertos y ha decidido restituir el récord, en vista de que la desconexión del limitador no altera el diseño del coche o del motor que debe ceñirse a los mismos valores que el coche que se vende al público.

Bugatti no estaba demasiado preocupado con la decisión de Guinness, ya que se ha consolado en lograr otro récord. El Veyron Grand Sport Vitesse logró 406 km/h de máxima, estableciendo el récord de velocidad para descapotables.

Vía | GT Spirit


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 13 abril 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *