6 abril 2013 Curiosidades, Superdeportivos

ss

Los encargados de fiscalizar los récords mundiales de Guinness han declarado que el Bugatti Veyron Super Sport que hasta ahora ostentaba el récord de velocidad para un modelo de producción (ensombrecido hace poco por el récord de velocidad alcanzado por el Venom GT de Hennessey), no es merecedor de poseer el récord por una serie de irregularidades detectadas en el coche.

El récord logrado en 2010, colocaba al Veyron Super Sport como el más rápido del mundo, con una velocidad final de 431 km/h. Guinness ha emitido el siguiente comunicado que explica el por qué de la decisión.

El limitador de velocidad del coche fue desactivado, una modificación hecha en contra de las reglas. Por consecuencia, el récord de 431,072 km/h no es válido. Guinness está revisando esta categoría con la asistencia de expertos para asegurarnos que los récords reflejen los logros en este campo.

Bugatti ha respondido a esta decisión de Guinness, diciendo que en los coches de calle el limitador se activa por la seguridad de los ocupantes del deportivo(sic). Bugatti limita la velocidad máxima del Super Sport a 412 km/h como si esta velocidad fuera muy segura…

Por otro lado, no entiendo como Guinness declara que el coche del 2010 tenía desactivado el limitador de velocidad, casi tres años después.

Vía | Sunday Times


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 7 abril 2013
  2. Bugatti Super Veyron, primer teaser 8 abril 2013
  3. El Bugatti Veyron Grand Sport Vitesse logra el récord de velocidad para descapotables 11 abril 2013
  4. Guiness restituye el récord de velocidad máxima al Bugatti Veyron 13 abril 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *