6 junio 2016 Berlinas, Curiosidades, Deportivos, Tuning

subaru-wrx-sti-mark-higgins
Hace dos meses os contábamos que Subaru volvería a intentar mejorar su propio récord de vuelta en el mítico trazado de la Isla de Man, encontrándose nuevamente a los mandos del Subaru WRX STI el famoso piloto británico Mark Higgins.

Desde hace varios días, la isla ha multiplicado su población con la llegada de una de las carreras urbanas más peligrosas del mundo, por no decir la más peligrosa de todas, el Tourist Trophy. Un gran número de pilotos se dan cita en el rapidísimo y peligroso trazado urbano en busca de la gloria aunque, por desgracia, es fácil que un mínimo error, una caída, entrar medio metro largo, en muchas ocasiones supone la diferencia entre la vida y la muerte.

El espectáculo principal son las motos, pero también hay tiempo para otros eventos. Uno de ellos es el nuevo intento de Subaru por detener el crono antes de los 19 minutos y 15 segundos, que es su anterior récord logrado en 2014.

Higgins ya se ha puesto a los mandos del vehículo y ha sido capaz de parar el crono mucho antes de su anterior récord. Concretamente ha detenido el crono en 17 minutos, 49 segundos y 75 centésimas, por lo que la velocidad en los 59,2 km ha sido de 204 km/h de media. En el anterior récord de 2014, la velocidad media de la vuelta fue de 188 km/h, por lo que la mejora es bastante considerable.

subaru-wrx-sti-mark-higgins-2

Higgins ha rodado a una velocidad media de 204 km/h en el trazado urbano más peligroso del mundoObviamente, el vehículo utilizado en esta ocasión no ha sido el mismo Subaru WRX STI de hace dos años, que iba totalmente de serie excepto unas mayores medidas de seguridad. Como os contábamos hace dos meses, el STI de Higgins pasaba por las manos de Prodrive para conseguir una puesta a punto muchísimo más deportiva, prácticamente una preparación para competir en altas categorías de automovilismo.

Bajo su capó se encuentra un “dopado” motor de 2 litros y 600 caballos que estira hasta las 8.500 revoluciones por minuto. Esto se ha conseguido gracias a un recalibrado de la centralita de motor y un nuevo turbo más grande que el de stock. La carrocería también se ha aligerado para marcar menos de 1.200 kilos en la báscula.

Los preparadores han debido trabajar duro con la puesta a punto de la suspensión. Conseguir un ajuste en un trazado tan rápido con constantes desniveles y cambios de rasante no es tarea fácil.

Vía | Autocar


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *