13 enero 2018 Compactos, Vídeos

Volkswagen-Golf-GTi-VRS-Performance-04

A día de hoy, tenemos la posibilidad de llevar a prácticamente cualquier coche hasta unos extremos inimaginables, gracias a una serie de modificaciones que ofrecen distintas empresas. VRS Performance se encuentra dentro de ese selecto grupo de firmas que son capaces de sacar lo mejor de cada vehículo, y en esta ocasión lo han hecho. La firma británica ha adoptado a un Volkswagen Golf GTi VII como sujeto de pruebas, consiguiendo exprimir hasta el último ápice de deportividad de su conjunto.

Los compactos deportivos como el Golf GTi son una base perfecta para ajustar todos los tornillos y disfrutar de unas prestaciones aún mayores que las que ofrece de serie. En esta ocasión, el dueño de este hot hatchback germano no se lo ha pensado dos veces y ha decidido otorgarle características propias de superdeportivos de altos vuelos.

De serie, el compacto alemán ofrece un motor de 2.0 litros TFSI que desarrolla 230 CV en la versión estándar y 245 CV en caso de decantarnos por la variante Performance. En este caso, el preparador británico ha conseguido obtener del propulsor turbo 510 CV de potencia y 644 Nm de par motor, superando en grandes dosis a vehículos como el BMW M4, Porsche 911 y acercándose peligrosamente al territorio de Mercedes AMG GT y Audi R8 V10.

Volkswagen-Golf-GTi-VRS-Performance-03

Para conseguir estas prestaciones tan desproporcionadas, se han tenido que realizar grandes modificaciones en todos los aspectos de este Golf GTi. Este compacto vitaminado cuenta con un turbo IS38 Hybrid, uno de los elementos esenciales en esta preparación. Se ha instalado un intercooler firmado por Racingline -marca especializada en vehículos del grupo VAG- y un filtro de aire R600. Por otra parte, el sistema de escape original ha sido sustituido por una línea completa de Milltek, la cual provoca que el 2.0 TFSI suene a las mil maravillas.

Pero toda esa potencia bruta hace falta detenerla, y esa importante tarea recae directamente sobre las pinzas de freno del Golf R, las cuales son ayudadas por los discos del GTi Clubsport, con medidas de 340 mm delante y 310 mm detrás. Unas barras antivuelco hacen acto de presencia en este Golf tan especial, con la intención de evitar al máximo que la potencia supere al vehículo. La suspensión también ha sido sustituida por la que ofrece el departamento de Volkswagen Racing. Por otra parte, sigue siendo el tren delantero el encargado de soportar toda la potencia que produce el propulsor.

Sin duda alguna, tenemos ante nosotros a todo un pequeño cohete, que hace honor a su clasificación de hot hatchback. Desconocemos las prestaciones exactas de este GTi, pero teniendo en cuenta el par y potencia que es capaz de emanar, podemos deducir que el 0 a 100 Km/h suceda cerca de los tres segundos o incluso menos.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *