Audi TT RS 340 CV, prueba (Motor y prestaciones)

Audi TT RS 340 CV, prueba (Motor y prestaciones)

Escrito por: Diego G. Moreira    30 abril 2012     9 Comentarios     6 minutos

Lo adelantábamos en el teaser de la prueba, donde además de ver el interior del coche también se veía el acabado Audi Exclusive del TT RS que hemos probado. Para la prueba hemos escogido el Audi TT RS Coupé con un motor gasolina de cinco cilindros capaz de desarrollar 340 CV unidos a la tracción integral Quattro.

Diversión, potencia, control, estabilidad y aplomo se conjugan magistralmente en este Coupé de dimensiones contenidas que te hará disfrutar de cada trayecto. La imagen exterior es deportiva pero sin excesos, mientras que al sentarnos dos asientos deportivos nos dan la bienvenida, sólo falta girar la llave y despertar esos caballos escondidos bajo el capó.

Motor y prestaciones

Antes de meternos de lleno en el comportamiento del Audi TT RS, toca repasar su motor. Un bloque turbo de 2,5 litros de cinco cilindros que es capaz de entregar los 340 CV. Este motor se usa en otros modelos como el Audi RS3.

La capacidad de empuje de este motor es sencillamente espectacular, desde las 2.000 vueltas empieza a empujar con contundencia hasta casi llegar a las 6.000 r.p.m., con un empuje que nos pegará literalmente al asiento por encima de 3500-4000 r.p.m.

Un sonido de tipo ronco nos acompañar por encima de 2.000 revoluciones, que sin llegar a ser molesto, nos indica que empieza a despertar la bestia que tenemos bajo el capó. El pequeño problema es que en autovía suele ser el régimen de giro a 120-125 km/h entonces el ronquido nos acompañó durante 1200 km, eso sí, para los amantes de los deportivos es una estupenda banda sonora para viajar.

La caja de cambios asociada a este motor es la S-Tronic de siete marchas,una caja de cambios de doble embrague (DSG) que funciona realmente bien, siendo rápida y precisa a la hora de cambiar y produciendo un auténtico espectáculo cuando escuchamos el soplido que hace al cortar y cambiar de marcha cuando aceleramos a fondo y sobrepasa las 4.500 vueltas, algo que sólo conseguimos con esta caja de cambios secuencial.

Por precio, apenas 480 euros más, merece la pena el automático puesto que consigue unos mejores consumos, es rápida cambiando de marcha y disponemos de levas y modo sport para cuando queremos practicar una conducción más deportiva.

En modo normal mantiene al TT RS entre las 1500 y 3000 vueltas, mientras que en modo Sport siempre por encima de 3000 r.p.m., quizás otro detalle que pone los pelos de punta es cuando reducimos con el cambio en modo Sport puesto que al frenar baja varias marchas y sube hasta 3.500 o 4.000 vueltas teniendo una gran capacidad retentiva y volviendo a deleitarnos con una bella banda sonora que hará girar la cabeza de más de un transeúnte.

Pero la mayor deportividad la alcanzamos cuando pulsamos un botón con el logotipo “S” que hace más rápida la respuesta del acelerador, incrementa la deportividad manteniendo el coche más alto de vueltas, y el sonido se vuelve aún más atronador al abrir una válvula en la salida del escape izquierda y salir los gases por ahí (normalmente lo hacen sólo por el derecho).

Comportamiento

Ya conocemos la teoría, sabemos qué motor tiene bajo el capó y de lo que puede ser capaz el Audi TT RS, así que ahora sólo nos queda comprobarlo. Empezamos suave en un trazado de constantes cambios de apoyo y curvas rápidas por donde suelen pasar prácticamente todos nuestros coches de prueba, nos llama la atención que no notamos pérdida de potencia alguna, se pega al suelo gracias a la tracción integral, y la respuesta es un empuje sin parar.

Las sensaciones al volante son más próximas a un kart que a un vehículo de calle, eso ya fue algo que notamos en las pruebas sobre la nieve en Andorra donde nos tocó un Audi TT, siendo un vehículo de lo más divertido y sobretodo muy aplomado.

Se pega literalmente al asfalto, en pocas ocasiones hemos visto un coche con un paso por curva tan noble y al mismo tiempo da sensación de seguridad, de que todo está bajo control. Mientras conducimos escuchamos de fondo el ronquido de su motor, ¿para que llevará el caro sistema de sonido?, además cuando pasamos de 4000 vueltas y cambia de marcha el soplido que pega pone los pelos de punta.

Tras varias pruebas y conducir por varios tipos de carretera notamos dos factores principales, uno de ellos es la casi imposibilidad de pérdidas de potencia, siempre empuja. Y por otro lado la estabilidad con un esquema de suspensiones duras que colaboran también a mantenerlo pegado al suelo.

Eso sí, el confort está seriamente en disputa con este magnífico comportamiento en carretera. Tenemos que sumar una suspensión de corte seco, un bajísimo perfil de las ruedas (35) y eso nos da cómo resultado un coche incómodo en zonas mal asfaltadas o con asfalto irregular.

Eso sí, en carreteras bien asfaltadas es bastante confortable, durante los 1200 km en autopista se ha comportado correctamente, una vez que nos acostumbramos a ese ronquido sobre 2.200 vueltas que nos acompañó todo el camino.

Finalmente el tacto de la dirección es preciso, con un toque de dureza normal en un modelo como este y además nos transmite de manera bastante fiel lo que pasa en las ruedas, ruedas que opcionalmente equipaban una llanta 19 que exteriormente le aportaba una buena imagen. El equipo de frenos está en todo momento a la altura, resistiendo la fatiga de manera sobresaliente, no en vano en las ruedas delanteras equipa frenos de disco ventilados de 304 mm, es una pena que los traseros sean macizos.

Consumo

Este apartado no es tan favorable en el Audi TT RS, pero se mantiene en unos valores correctos. En autopista consiguió un consumo medio de 8,2 litros a los 100 km (el Impreza STI llegó a los 9 l/100 km) y en carretera se volvía algo más gastón con una media de 11-12 litros a los 100 km.

En ciudad la cifra se elevaba considerablemente y tras varias pruebas por nuestro recorrido urbano habitual, fue imposible bajarlo de 15 litros a los 100 km. Aún así no debemos olvidar que es un motor muy potente y esos consumos los hacen muchos motores gasolina con muchos menos caballos.

En la segunda parte de la prueba nos centremos en el diseño exterior, que tiene elementos propios de esta versión RS y también analizaremos el interior, que disponía de la terminación Audi Exclusive.

Fotos | David Taboada

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.