BMW Serie 2 Active Tourer, presentación y prueba en Madrid

BMW Serie 2 Active Tourer, presentación y prueba en Madrid

Escrito por: Daniel Valdivielso   @valdi92    21 septiembre 2014     Comentario     6 minutos

Uno de los BMW más polémicos y polifacéticos de los últimos años está a punto de llegar al mercado.

Hablamos del Serie 2 Active Tourer, que en Highmotor ya hemos tenido la oportunidad de probar en primera persona. ¿Nos acompañas en la prueba de este vehículo tan especial?

La llegada del Serie 2 Active Tourer responde a una necesidad por parte del mercado, necesidad que BMW ha sabido interpretar y para la que ha creado este vehículo tan rompedor. El segmento de los monovolúmenes es uno de los que goza de mayor popularidad, con un 18% de cuota de mercado. Dentro de ese segmento, tan sólo el 5% corresponden a modelos premium.

Diseño exterior

El BMW Serie 2 Active Tourer se presenta como un vehículo rompedor dentro de la línea de diseño de la compañía bávara. Sin embargo, mantiene algunos de los rasgos característicos de BMW, esos que hacen de cualquier vehículo de la marca un auténtico BMW.

DSC_0349

Con un frontal muy fluido, el Active Tourer mantiene la típica parrilla de dos riñones que comparten todos los BMW. Los faros delanteros tienen un estilo similar a los que podemos encontrar en el Serie 2 Coupé.
El lateral no recuerda a ningún otro modelo de la marca, si bien sus líneas pueden parecerse vagamente a las de otros competidores como el Mercedes Clase B. Una superficie acristalada grande, que se puede ampliar con el techo panorámico, ayuda a imprimir una sensación de ligereza muy del estilo del segmento al que este vehículo corresponde.

DSC_0356

En la parte trasera sí encontraremos rasgos similares a otros BMW, como los pilotos, que recuerdan, con sus líneas curvadas y su forma de lágrima, a otros modelos como el Serie 3 o incluso el Serie 5.
Las medidas de este BMW nos descubren unas dimensiones similares a las de un X1 o un Mercedes Clase B, su máximo rival: 4,34m de largo, 1,8m de ancho y 1,58m de alto.

Interior

En el interior del Active Tourer el panorama no puede ser mas agradable. Por supuesto, los materiales y las calidades no desmerecen lo que se espera de un BMW. El salpicadero se demarca con un diseño diferente a lo que nos tiene acostumbrados desde la marca, con líneas curvas y fluidas. Un escalón separa los dos niveles del salpicadero, mientras que una consola central rediseñada aporta unas formas más armónicas de lo habitual.

DSC_0381

Una vez acomodados dentro, nos damos cuenta de la inmensa cantidad de espacio que tiene el Active Tourer. El maletero tiene una capacidad básica de 468 litros, ampliables hasta 1.500 litros, lo que garantiza la practicidad del vehículo. Pero además, los ocupantes que viajen en su interior disfrutarán de uno de los habitáculos más amplios y acogedores del mercado. La segunda fila de asientos puede desplazarse longitudinalmente 130 mm, lo que permite jugar con el espacio de pasajeros y equipaje. El hueco tanto para las piernas como para la cabeza es en cualquier caso lo suficientemente extenso como para que viajen personas de gran estatura sin sufrir apreturas.

DSC_0376

Las plazas delanteras también gozan de un gran espacio y luminosidad, gracias a la gran superficie acristalada del vehículo. De hecho, es el primer BMW en contar con un cristal en el Pilar A, que aporta visibilidad y luz. En opción, el conjunto se puede completar con un gran techo panorámico que puede abrirse parcialmente y que hará las delicias de los pasajeros.

Equipamiento y motorizaciones

El BMW Serie 2 Active Tourer destaca por el gran equipamiento de serie. Desde la versión básica va equipado con climatizador bizona, retrovisores con ajuste y plegado eléctrico, llamada de emergencia inteligente, portón del maletero eléctrico, sensores de luz y lluvia o volante multifunción, entre otros. Además, y como novedad dentro de la marca, la política de equipamiento ha avanzado hacia una paquetización del mismo, de forma que la configuración de nuestro vehículo ideal se vuelve una tarea mucho menos pesada.

Para el Active Tourer se lanzarán cuatro líneas diferentes de equipamiento:

Advantage (+1.800€): Faros LED con contenido ampliado, faros antiniebla, control de crucero con control de crucero y control de aparcamiento trasero.

Sport (+3.500€): Sobre el Advantage añade elementos como la línea Sport (llantas de 17″, asientos deportivos o molduras específicas) o el paquete de iluminación.

Luxury (+4.900€): Sobre el Advantage añade elementos como la línea Luxury (cuero perforado, molduras específicas, línea cromada exterior), calefacción en los asientos delanteros y paquete de iluminación.

M Sport (+5.400€): Situado como tope de gama, añade al acabado Advantage el paquete deportivo M (molduras específicas, llantas de aleación de 17″, suspensión deportiva M, volante deportivo M, paquete aerodinámico M, entre otros) y el paquete de iluminación.

Por supuesto, se podrá seguir añadiendo equipamiento de manera individual, como hasta ahora se ha hecho en BMW.

DSC_0372

En cuanto a las motorizaciones, el Active Tourer se lanzará al mercado inicialmente con tres motorizaciones. La primera es el 218i (desde 28.500 euros), que utiliza un motor de tres cilindros de gasolina sobrealimentado con un turbo. Es el mismo motor que utiliza el Mini Cooper. Ofrece 136 CV con un consumo medio de 4,9 litros cada 100 km. La segunda alternativa de gasolina es el 225i (desde 38.600 euros), propulsado por un motor de cuatro cilindros y 2 litros de cubicaje, que ofrece 231 CV y un consumo medio de 5,8 litros cada 100 km.

Active Tourer 18

La única alternativa diésel por el momento es el 218d (desde 30.300 euros), que con el conocido motor 2.0 ofrece 150 CV y 350 NM con un consumo medio de apenas 4,1 litros a los 100.
Proximamente se incorporarán más versiones a la gama, como el 216d, el 220d o el 220i.

Sensaciones de conducción

Parece que los precedentes no son buenos. Estamos hablando de un BMW con carrocería monovolumen y tracción delantera. Además, algunos de sus motores son tricilíndricos, como el 218i que hemos probado. Sin embargo, lo mejor es olvidarse de los prejuicios y arrancar.

DSC_0385

Nuestra unidad era un 218i con cambio automático de seis velocidades, todo un prodigio de rapidez y suavidad. Además, el cambio puede utilizar los datos de la navegación para mantener el vehículo siempre en la mejor marcha posible. Las primeras sensaciones son muy buenas, el BMW no balancea prácticamente nada, lo que unido a una dirección de tacto agradable permite siempre disfrutar de la conducción. El propulsor tiene un sonido peculiar y transmite algunas vibraciones propias de los motores de 3 cilindros, pero no supone ningún problema en el día a día.

Sin embargo, sí es verdad que echamos de menos un poco más de empuje en determinadas situaciones, ya que si bien con dos personas el 218i se mueve suficientemente bien, tal vez con el vehículo cargado pueda quedarse corto a la hora de afrontar grandes repechos o adelantamientos en poco espacio. Sin duda, el 218d cumple mucho mejor en ese aspecto.

Active Tourer 17

Los consumos se ajustan bastante a los homologados por BMW, de forma que en carretera es fácil moverse en los 5,5 litros a poco que nos lo propongamos, sin conducir exageradamente lentos. En un uso mixto normal, rondaremos los 6-7 litros.
Estamos hablando, por lo tanto, de una gran alternativa a modelos como el Mercedes Clase B, que hasta ahora no ha tenido ningún tipo de competencia.

Fuente | BMW y Highmotor

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.