Cadenas de nieve: qué tipos hay, cuánto cuestan y las cuáles son las ventajas e inconvenientes de cada clase

Cadenas de nieve: qué tipos hay, cuánto cuestan y las cuáles son las ventajas e inconvenientes de cada clase

Escrito por: Miguel Lorente    8 enero 2021     6 minutos

Ante el anuncio de la DGT que recomienda no circular por la península sin portar un juego de cadenas de nieve, repasamos las diferentes clases y cualidades

Nos sobran los motivos para recomendar disponer de dos juegos de neumáticos antes que recurrir habitualmente de cualquiera de los tipos de cadenas de nieve para ruedas de coches que existen.

Salvo en entornos muy estables, las diferencias meteorológicos alientan disponer de ruedas de invierno para las estaciones de temperaturas bajas y precipitaciones frecuentes y de verano, para los meses de mayor temperatura ambiental y menor índice pluvial pero, en cualquier caso, en momentos como el que vivimos actualmente con la incidencia de la Filomena más popular en los últimos años, el debate si es mejor contar con neumáticos de invierno o recurrir y poner cadenas de nieve a las ruedas del coche gana el equipo local por goleada aunque tampoco es para nada descartable hacer una apuesta equilibrada y optar por neumáticos de todo tiempo, conocidos también como All season.

Pero también entendemos que las necesidades de cada usuario son las que son y por ello abordamos el tema sobre qué tipos de cadenas de nieve para neumáticos de coches que existen así como su precio.

Cadenas de nieve para neumáticos de coche: líquidas o spray

Si bien no se trata de lo que cualquier usuario pudiera entender como una cadena en sí, estos aerosoles que se aplican directamente sobre la banda de rodadura de la rueda se recomiendan solo en circunstancias de ligera falta de adherencia y para uso puntual como puede ser el inicio de la marcha o una situación de emergencia como pueda ser la liberación del vehículo de un atoramiento del que se pueda librar y reincorporar a la calzada.

Una calzada, todo sea dicho de paso, que no exija el uso obligatorio de cadenas ya que estos líquidos que fomentan la tracción en condiciones de bajo agarre no sustituyen a cualquier tipo de cadena y, por ende, a pesar de poder rociarse delante de un agente de la ley, no se permitirá la circulación del vehículo.

El precio del bote de cadena líquida ronda los 10 euros y tanto su coste como su uso, como es obvio, está condicionado por el volumen del recipiente, que suele ser muy limitado.

Cadenas de nieve para ruedas de coche: de eslabones de acero

Son las más habituales entre los que no suelen utilizar este tipo de elemento de seguridad. Son las tradicionales, fabricadas a partir de meras cadenas de acero cuyos segmentos de eslabones se intrincan haciendo una suerte de formas geométricas que acaban recubriendo la banda de rodadura del neumático permitiendo ofrecer la tracción, siempre y en exclusiva, a las ruedas del eje motriz que el dibujo de la rueda no logra alcanzar.

Son las cadenas de nieve para ruedas más baratas, siempre y cuando excluyamos a los esprays de cadenas líquidas mencionados, ya que rondan los 40 euros aunque se pueden encontrar opciones incluso por debajo de este precio y algo más elevadas, también, en función del material y el diseño ya que, algunas equipan tensores que permiten un mejor y más rápido ajuste. En cualquier caso, la Guardia Civil y la DGT han reactivado su habitual y anual campaña estacional en el que nos enseñan o recuerda cómo se ponen unas cadenas.

Gracias a su precio, el volumen que ocupan y a su utilidad, suelen ser el primer recurso por el que optan los usuarios de cadenas de nieve para neumáticos en coches que no frecuentan terrenos con bajo agarre provocado el almacenamiento de nieve o barro.

Cadenas de nieve para neumáticos de coche: de funda textil

Más recientemente han ido ganando terreno por practicidad tanto en su puesta como en su custodia como eficacia las fundas para ruedas de coches o cadenas textiles para neumáticos. Como si de unos calentadores utilizados en la competición se tratara, se ajustan como un guante, siempre y cuando se recurra, como es lógico, a las medidas propias de la rueda montada, lo que permite que, sencillamente, mediante un proceso de cobertura o desenfundado las ruedas motrices del vehículo dispongan del agarre que la superficie de la goma no logra por sí misma.

Una de las grandes desventajas frente a las cadenas de nieve para ruedas tradicionales, las de eslabones metálicos, es su precio ya que prácticamente duplica el de base de los primeros habida cuenta de que, su desgaste, al tratarse de un tejido, frente al metal de los eslabones, acusan más el uso habitual por lo que acaban compensando la compra de un neumático capaz de circular sobre nieve que recurrir a este tipo de fundas textiles para ruedas.

Cadenas de nieve para ruedas de coche: de tipo red o compuestas

En cierto modo, pueden parecer un sistema de cadenas de nieve para coches híbrido entre las tradicionales y las de tela ya que, a la vez que se despliega una malla de tela cubriendo la superficie de contacto con el suelo de la rueda, y utiliza un despliegue diametral de tensores para ajustar el accesorio a las ruedas.

Su precio no suele bajar de 90 euros pero puede duplicar el mismo por lo que, al igual que en el caso de las fundas de tela para los neumáticos, su instalación rápida y sencilla, su fácil almacenaje, su eficacia en movimiento pero su coste y también degradación hacen de ellas una gran opción en momentos como los que nos está haciendo pasar Filomena pero cabe valorar si su utilización no compensa más, en todos los sentidos, la puesta de unos neumáticos diseñados para circular sobre nieve.

Consejos a tener en cuenta para circular sobre nieve

Cadenas de nieve para neumáticos de coche: semiautomáticas o de tipo araña

Son las más caras y las más innovadoras pero también las que se aconsejan para un uso habitual ya que, dada la necesidad de mantener anclado el disco central a la llanta, alrededor del que se acopla las «patas» cual araña al flanco exterior, de ahí su nombre, sobre la banda de rodadura sobre la que también pueden colocarse, longitudinalmente, cadenas con eslabones metálicos.

A tenor de su diseño, el despliegue y acople de los brazos sobre la rueda es casi inmediato pero esta ventaja tiene en su precio el gran inconveniente ya que su precio parte desde un par de centenares de euros hasta duplicarlos holgadamente aunque, lo cierto es que están recomendadas para vehículos de altas prestaciones que recurren a neumáticos con perfiles bajos.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.