¡Cuidado con las tormentas! Consejos para superar la lluvia torrencial imprevista

¡Cuidado con las tormentas! Consejos para superar la lluvia torrencial imprevista

Escrito por: Victor Alós Yus   @sepelaci    15 septiembre 2021     3 minutos

Durante el otoño se producen muchas tormentas imprevistas, que pueden llegar a ser un problema durante la conducción, así que te indicamos cómo evitar riesgos.

La llegada del otoño trae consigo la presencia de tormentas imprevistas. Son episodios de lluvia muy intensa en un corto periodo de tiempo que pueden llegar sin previo aviso y causar complicaciones en el tráfico. Así que vamos a ofrecerte varios consejos para evitar que estas tormentas puedan darte problemas durante la conducción.

Lo primero que has de saber es que el momento más peligroso es al principio del fenómeno atmosférico. Es decir, esas primeras gotas que se mezclan con el polvillo que hay en la carretera. Es el momento en que se puede producir el aquaplaning y provocar algún susto desagradable. Con el agua, este polvo en la carretera se convierte en un barro que puede hacer que la rueda pierda adherencia y de algún susto al conductor.

Actuar en caso de aquaplanning

Si esto llega a suceder, hay que mantener la calma y seguir los pasos que ofrece este artículo. Para evitarlo, en cuanto comienza a llover con fuerza, hay que reducir la velocidad y circular con más precaución de lo habitual. Con una mayor distancia de seguridad, menor posibilidad de sufrir un impacto por alcance.

Menos visibilidad, menos velocidad

Es importante. Si no hay visibilidad, hay que reducir la velocidad. Si se circula a menor velocidad, hay más tiempo de reacción ante cualquier problema. Una descarga intensa de agua hace que no se pueda ver más allá de unos pocos metros, así que la velocidad ha de permitir reaccionar sin problemas ante cualquier imprevisto.

A la hora de frenar también es importante hacerlo de forma suave y olvidarse de frenar bruscamente. Un frenazo brusco puede provocar un comportamiento anómalo del vehículo y generar más problemas en la conducción. Otro problema es el de la visibilidad del vehículo. Ante un episodio de lluvia intensa, hay que encender las luces de cruce y si el agua es muy abundante, también las luces antiniebla. Lo importante es que el coche pueda ser visto por otros conductores. Hay que recordar que cuando la lluvia disminuye, hay que apagar las luces antiniebla.

En caso de que no haya visibilidad y haya que detener el vehículo, se hará en un lugar donde no moleste ni interfiera con el tráfico. Se ha de señalizar convenientemente, con las luces de emergencia, manteniendo las luces de cruce y las antiniebla. Ahora, además, se puede utilizar la luz de emergencia V-16 para señalizar el vehículo parado.

Lluvia

Tormentas eléctricas

Aunque los rayos son muy espectaculares, dentro del coche estás seguro. La carrocería actúa como una jaula de Faraday y evita que la electricidad del rayo entre en el habitáculo. Las propiedades de la misma hace que la electricidad viaje por la carrocería y llegue al suelo, así que no hay problema. Eso sí, es conveniente apagar la radio y no tocar las partes metálicas del coche, por precaución.

Todas estas medidas se completan con la recomendación de no circular si hay riesgo de lluvias torrenciales o tormentas. Consulta la predicción meteorológica y así podrás evitar sustos y sorpresas desagradables. Si aún así tienes que conducir, extrema las precauciones durante el trayecto.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.