Ford Grand C-Max 2.0 TDCi 140 CV Powershift a prueba

Ford Grand C-Max 2.0 TDCi 140 CV Powershift a prueba

Escrito por: Leo Montiel   @lemonti    14 diciembre 2014     11 minutos

El Ford Grand C-Max, y su hermano menor el Ford C-Max han recibido un restyling en 2015. Estos dos vehículos multi-propósito se renuevan para reforzar su posición en un segmento muy competido por los grandes rivales que encontramos.

Hemos tenido ocasión de probar el modelo saliente del Ford Grand C-Max 2.0 TDCi 140 CV. Prueba en la que detallaremos los principales atributos que le convierten en una opción para esas familias que buscan un vehículo versátil, empecemos.

Diseño exterior

grand-c-max-tdci-powershift-prueba-8

Lo primero que se viene a la mente al detallar la estética del Ford Grand C-Max es la comparación con su ‘hermano menor’ el Ford C-Max. Comparten prácticamente todos los rasgos hasta el pilar B, punto a partir del cual empezamos a notar las diferencias.

La trasera es más elevada y pronunciada, una luna trasera de generoso tamaño como el propio portón del maletero, que da paso a una boca de carga baja y ancha, no cabe duda que es un coche que facilita su uso y disfrute, ergonomía y comodidad en cada rincón.

En este sentido, el Grand C-Max es uno de los modelos con los principales rasgos del diseño ‘Kinetic’ de Ford, con líneas muy expresivas y el frontal característico con doble parrilla y la inferior de gran tamaño, además de unos faros alargados.

grand-c-max-tdci-powershift-prueba-40

En cuanto a dimensiones, el Grand C-Max mide 4.520 mm de largo, 2.067 mm de ancho total y 1.684 mm de alto; siendo así 140 mm más largo y 58 mm más alto que el C-Max. A simple vista luce compacto, hablando de lo bien aprovechado que está el diseño.

Nos ha parecido que el Grand C-Max presenta un conjunto equilibrado en cuanto a diseño, líneas atractivas, un monovolumen proporcionado y que aprovecha muy bien los rasgos del lenguaje de diseño que definen a la nueva gama de vehículos Ford.

Habitáculo

grand-c-max-tdci-powershift-prueba-13

El Ford Grand C-Max tiene como principal baza un interior muy versátil, con un puesto de conducción realmente cómodo, y que se extiende a la butaca del copiloto. Pero también con una segunda y tercera fila de asientos que brindan comodidad para una familia y su equipaje.

En el caso de la segunda fila, a pesar de disponer de 3 plazas, la plaza central tiene un tamaño reducido en comparación a las laterales, algo bastante común salvo contadas excepciones como, casualmente, la de uno de sus principales rivales, el Toyota Verso que ha probado mi compañero Dani.

Sin embargo, una persona delgada o un niño con silla elevadora puede viajar cómodo con dos adultos a los lados. Una de las características destacadas es que esta plaza central se ‘esconde’ para brindar acceso a la tercera fila de asientos sin necesidad de inclinar los de la segunda. Podéis ver los detalles en esta galería:

Esta solución recibe el nombre de Walk Trough Concept y deja un pasillo con suelo completamente plano, una solución cómoda sobre todo para niños, realzando el sentido práctico de este vehículo. Cuesta hacerse con este sistema a la primera pero el secreto es tener confianza y hacerlo con fuerza y fluidez.

grand-c-max-tdci-powershift-prueba-35

La última fila de asientos ofrece dos asientos relativamente cómodos con un mullido más que correcto, eso si, este espacio y estos asientos están pensados para uso ocasional y para niños, los que sin duda disfrutarán al máximo del habitáculo del Ford Grand C-Max.

En cuanto a tecnología a bordo, encontramos el sistema multimedia Ford SYNC, a través del cual podremos gestionar funciones básicas sin quitar los ojos de la carretera ni las manos del volante gracias al control por voz.

grand-c-max-tdci-powershift-prueba-17

En nuestro caso, nos topamos con cierta dificultad para comunicarnos con SYNC, debíamos subir el tono de voz en algunas ocasiones y pronunciar de una forma poco natural. A lo largo de la prueba nos dimos cuenta que la pantalla del sistema multimedia y del navegador resultaba algo pequeña (5»).

Capacidad de carga

grand-c-max-tdci-powershift-prueba-6

Un monovolumen también se mide por su capacidad de carga, en el Ford Grand C-Max disponemos de un maletero con 475 litros de capacidad, esto con kit repara pinchazos y tercera fila de asientos. Se reducen hasta los 439 litros si optamos por la rueda de repuesto mini. En ambos casos llenando el maletero hasta la bandeja.

Si cargamos hasta el techo, la capacidad aumenta hasta los 755 litros con kit y 719 litros con rueda de repuesta mini, repetimos, siempre contando con tercera fila como ha sido el caso del Ford Grand C-Max de esta prueba. La capacidad máxima es de 1.742 litros si abatimos la 2ª y 3ª filla de asientos y contamos con kit repara pinchazos.

grand-c-max-tdci-powershift-prueba-37

También mencionar los múltiples espacios portaobjetos que encontraremos dentro del Ford Grand C-Max TDCi 140 CV como el de nuestra prueba. El reposabrazos delantero, por ejemplo, brinda espacio suficiente para guardar, gafas, gadgets, cables, etc.

Yendo un paso más allá, cabe mencionar que la masa máxima autorizada para este vehículo es de 2.300 kilos, mientras que la capacidad máxima de remolque es de 1.500 kilos, dos datos para aquellas familias que quieran ampliar la experiencia Grand C-Max con portaequipajes de techo o remolque.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.