Funcionamiento de un diferencial y clases

Funcionamiento de un diferencial y clases

Escrito por: Chema    30 enero 2013     5 Comentarios     3 minutos

Explicamos el funcionamiento de un diferencial, las clases que existen, así como su uso. Mañana continuaremos con la segunda parte de este especial.

A raíz de la presentación y prueba del nuevo SEAT Ibiza SC Cupra, mucha gente ha sido la que me ha preguntado qué es o cómo funciona un diferencial. De una forma rápida y sencilla, podríamos llegar a resumir todo un artículo en que un diferencial no es más que una pieza mecánica que reparte el par motor entre las ruedas motricies, permitiendo que una de ellas gire a diferente velocidad de la otra.

Un diferencial es algo más complejo, sin tener en cuanta ya la diversidad que hay en la actualidad, desde mecánicos hasta eléctronicos. Durante los próximos párrafos, en Highmotor, os intentaremos explicar la diversidad de diferenciales que podemos encontrar a la vez que sus diferentes funcionamientos.

Tomando como base un vehículo con tracción en un solo eje, ya sea trasera o delantera, podemos encontrar desde un diferencial abierto hasta uno electrónico pasando por los autoblocantes, torsen o electrónicos autoblocantes.

Cuando circulamos en línea recta, es decir, ambas ruedas recorren la misma distancia, el diferencial, formado por diversos engranajes, mantiene a estos últimos a igual de velocidad. Al entrar en una curva, la rueda exterior, donde recae el apoyo del coche, recorre más metros que la interior. Por ese motivo llega la existencia del diferencial. Este mecanismo, como ya hemos dicho antes, reparte la fuerza del motor entre las ruedas permitiendo que viajen a diferentes velocidades.

tor1

A continuación veremos las clases de diferenciales, junto con su funcionamiento:

Diferencial ABIERTO

La gran mayoría de los coches de calle, sin llegar a ser deportivos, cuentan con los conocidos diferenciales abiertos. Estos, al llegar una curva, la rueda exterior (se encuentra apoyada recibiendo gran parte del peso del vehículo) apenas reciba fuerza del motor, ya que el diferencial envía la mayor parte de ella a la rueda interior, con menos apoyo, debido a la facilidad que tiene de llegar hasta allí.

En condiciones normales esto no supone un problema, pero al conducir rápido, ya sea por circuito o en una carretera con curvas, la rueda interior, si no contamos con control de tracción y estabilidad, puede acabar girando de manera descontrolada provocando un deslizamiento o pérdida de agarre, con las consecuencias que ello conlleva.

Diferencial AUTOBLOCANTE o LSD

Para solventar los problemas ocasionados por un diferencial abierto se inventaron los denominados Autoblocante o LSD (Limited Slip Differential). Su funcionamiento, al igual que el resto, se centran en las curvas. Al llegar a una de ellas, cuando la rueda exterior apoya y la rueda interior empieza a recibir demasiada cantidad de par motor, el diferencial Autoblocante, como su propio nombre indica, se bloquea, mandando fuerza a la rueda con mayor peso sobre ella, mejorando la tracción e impidiendo que la interior gire sin control.

De esta manera, el paso por curva incrementa notablemente. Los verdaderos deportivos llevan esta clase de diferenciales, aunque en los últimos años se han puesto de moda, debido principalmente por la facilidad de controlarlos mediante un ordenador, los diferenciales electrónicos.

Diferencial TORSEN

Entre medias de los dos tipos explicados anteriormente se encuentran los conocidos diferenciales de tipo Torsen. Estos reciben el nombre de un acrónimo de Torque Sensitive. Aportan una importante ventaja frente al resto de sistemas.

No es un diferencial exactamente autoblocante, ya que no puede ser bloqueado al completo, si no que envía el par a la rueda que mejor puede traspasarla al suelo. Frente a un diferencial autoblocante, el Torsen evita el deslizamiento de una de las ruedas, aportando solo lo que esta puede mandar al suelo, desviando el excedente a la otra.

Este tipo, además de ser usado en un solo eje también permite utilizarlo en vehículos de tracción total en posición central, transmitiendo de un eje a otro diferentes cantidades de par, dependiendo de la oposición recibida de uno u otro.

Mañana seguiremos estudiando los diferentes tipos de diferenciales. Espero que os haya gustado tanto como a mi escribirlo.

Fotografía | Automecánico

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.