Jeep Compass 2.2 CRD 163 CV 4×4, prueba (Motor y prestaciones)

Jeep Compass 2.2 CRD 163 CV 4×4, prueba (Motor y prestaciones)

Escrito por: Diego G. Moreira    24 mayo 2012     6 Comentarios     4 minutos

Prueba del Jeep Compass 2.2 CRD 163 CV con tracción integral y acabado Sport. En esta primera parte: motor, prestaciones, comportamiento, consumo y capacidades off-road.

Seguimos con los todoterreno, anteriormente probábamos el SUV de una marca como Land Rover que lleva años en esto de fabricar todoterrenos y ahora continuamos con una prueba similar, en este caso Jeep que también tiene bastante experiencia en este tipo de coches.

Hoy probamos el Jeep Compass 2.2 CRD de 163 CV 4×4 con el acabado Sport, un modelo que ha sido polémico por las pruebas EuroNCAP pero que más allá de eso, es un buen todoterreno y el precio de salida es muy interesante, puesto que desde 25.235 euros tenemos un Compass con tracción integral o desde 22.450 euros con tracción delantera.

Motor y prestaciones

Seguro que los antiguos propietarios de un Jeep se acuerdan de los viejos motores 2.8 CRD por no ser especialmente fiables, pero en ese apartado el Jeep Compass supone un paso adelante, puesto que estrena un nuevo motor de 2,2 litros con dos variantes de potencia 136 y 163 CV, lo mejor del motor es la procedencia. Este bloque es de origen Mercedes, una variante del archiconocido 2.2 diesel que equipan varios modelos de la marca de la estrella.

Además de la fiabilidad, también se ha mejorado la entrega de potencia y reducido considerablemente los consumos. Por eso, nos referimos al motor como un punto fuerte del Jeep Compass. Cuando nos ponemos al volante, notamos que el coche empieza a responder desde sólo 1.400 r.p.m. y hasta sobrepasar las 3.500 vueltas, esto es un rango de uso bastante bueno y además destaca por la respuesta a bajas vueltas.

Su funcionamiento es suave y progresivo, no notamos en ningún momento tirones o brusquedades, al mismo tiempo, que tiene fuerza más que suficiente para mover al Compass (no podemos olvidar que llevamos bajo el capó la variante más potente de 163 CV). Para los que no busquen tanta deportividad o una respuesta tan contundente, el bloque de 136 CV puede ser algo justo pero suficiente para mover al Jeep Compass.

La pega del motor es el ruido, es un propulsor algo ruidoso y parece que no está muy bien insonorizado, por lo que se cuela el ruido al interior del habitáculo.

Asociada al motor va una caja de cambios manual de seis relaciones, no es precisamente un cambio suave ni preciso, pero cumple de manera simple y correcta su función. La primera velocidad es bastante larga, ideal para el uso Off-road, mientras que la sexta nos ha parecido poco estirada, porque a 120 km/h el coche va a 2.500 r.p.m. algo que no ayuda al consumo.

Comportamiento

El Compass es un todoterreno al uso en cuanto a comportamiento, dispone de una suspensión de carácter blando típica de este tipo de coches. Esto añade bastante comodidad interior, además es un coche confortable para viajar, pero le resta firmeza en curva y estabilidad cuando decidimos hacer una conducción algo más ligera.

Un detalle mejorable es la insonorización interior, que le resta comodidad al coche en viajes largos. Es una pena que disponga de un motor tan prestacional, y en la práctica haya que medirse más con el coche ya sea por la suspensión o equipo de frenos, correctos sin más.

Eso sí, no debemos olvidar que ser un deportivo no es el cometido de este Jeep Compass, mientras que la dirección también busca el confort, siendo poco directa y se caracteriza por un tacto blando y cómodo para maniobrar.

Consumo

En este apartado se nota el origen del motor, puesto que consigue unos consumos realmente ajustados para ser un vehículo con tracción total (conectable). En autopista se conforma con sólo 6,6 litros a los 100 km, mientras que en carretera esa cifra la podemos bajar a unos 6 litros a los 100 km.

Finalmente en ciudad el consumo sube de manera considerable hasta los 10 litros a los 100 km, algo normal, puesto que el arrancar y parar del tráfico en la ciudad penaliza los consumos. Pero en general, tanto en carretera como autovía tenemos una cifras contenidas para tratarse de un modelo de 163 CV.

Comportamiento Off-road

El alma Jeep está presente incluso en este Compass y se nota cuando lo sacamos del asfalto, es un coche que cuenta con unos buenos ángulos (sobretodo el trasero) y con una generosa altura libre del suelo. Sumado todo esto y con la tracción integral conectable desde un botón, tenemos un coche muy capaz fuera del asfalto, un terreno donde se mueve con seguridad y sin miedo.

Faltan elementos, como un buen protector delantero (y no el de plástico que lleva) o algún asistente off-road como el control de descensos, pero por lo demás es un vehículo válido para el uso en el campo. Durante las pruebas hemos probado el sistema de tracción en situaciones de barro y muy baja adherencia o incluso en arena y ha respondido muy bien (una pena que no cuente con función de bloqueo 50:50).

Durante una prueba en ruta por el monte pudimos comprobar que sortea los obstáculos de pequeño tamaño sin problemas o incluso se adentra en zonas algo más complicadas, su altura le permite pasar por sitios donde otros SUV no pasan o tendrían problemas.

Fotos | David Taboada

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.