Lancia Voyager 2.8 CRD 163 CV Aut., prueba (Diseño exterior, interior y acabados)

Lancia Voyager 2.8 CRD 163 CV Aut., prueba (Diseño exterior, interior y acabados)

Escrito por: Diego G. Moreira    2 enero 2013     3 Comentarios     4 minutos

En Highmotor seguimos con la prueba del Lancia Voyager 2.8 CRD de 163 CV con cambio automático. Tras conocer el apartado dinámico del monovolumen ahora analizamos el diseño y el espacio que nos ofrece con sus siete plazas.

Si buscas un monovolumen con siete plazas y con espacio suficiente para que los siete ocupantes viajen cómodos, el Lancia Voyager es un vehículo interesante para ti. En la primera parte repasamos el motor, prestaciones, comportamiento y consumo de este gran monovolumen.

Y ahora en la segunda parte toca hablar del diseño exterior, de las cualidades interiores y del espacio que ofrece a los ocupantes, así como de las diferente soluciones prácticas que incorpora en el interior.

Diseño exterior

lancia-voyager-06

Por fuera pocos rasgos cambian con respecto a la última generación del Voyager que se comercializó en nuestro país bajo el paraguas de Chrysler. Ahora encontramos en el frontal el logo de lancia y nuevos elementos cromados.

Algo así sucede en la zaga, donde apenas cambian cosas y lo único relevante es el nuevo logotipo y la franja cromada que recorre de lado a lado al Voyager. En cuanto a cifras, las fotos ya dan una idea de lo imponente que es este monovolumen, y desde luego los 5,21 metros de largo así lo certifican.

lancia-voyager-08

Los cristales tintados añaden un toque de privacidad al interior, y finalmente las llantas de 17 pulgadas de serie completan la línea lateral, sencilla y elegante.

Las puertas laterales son eléctricas, (acabado Gold) podemos abrirlas desde el interior (el conductor tiene a mano los mandos) o directamente al accionar la manilla de la puerta el sistema eléctrico hace el resto.

Diseño interior, calidad y acabados

lancia-voyager-09

Nada más abrir la puerta notamos que el asiento del conductor está situado en una posición elevada. Posición al mismo tiempo cómoda para conducir, gracias también a los asientos de grandes dimensiones más similares a una butaca que a un asiento de un coche.

Gracias a la altura de las plazas delanteras la visibilidad frontal es buena, mientras que la lateral se completa con los grandes retrovisores con los que podemos divisar lo que nos rodea (son totalmente necesarios dadas las medidas de este Lancia).

El salpicadero es el punto débil del Voyager, el diseño es más que correcto y la calidad de los mandos también, donde falla es en la calidad general del salpicadero, un plástico duro típicamente americano que desmerece un vehículo en general con buenos acabados. Lo curioso es que en este tipo de monovolúmenes grandes, es raro encontrar alguno que tenga un acabado de plásticos blandos en el salpicadero. Pese a la calidad, los ajustes son correctos.

lancia-voyager-02

Las puertas sin embargo hacen alarde de una calidad que ojalá estuviera por todo el coche, porque sí cuentan con zonas más mullidas que junto con la tapicería de cuero, están a la altura del precio final del coche.

En la segunda fila encontramos dos asientos que se pueden ajustar en distancia (desplazar hacia adelante o hacia atrás) o ajustar el respaldo. Son cómodos, con sus propios reposabrazos a ambos lados y gracias a que se pueden mover, ganamos versatilidad.

CIMG1386El sistema de climatización es de tres zonas, conductor, acompañanante y resto del coche. Es decir, la segunda y tercera fila de asientos cuentan con climatización independiente. Además de ventanillas eléctricas de apertura normal en las segunda fila y ventanillas eléctricas que sólo abren lateralmente en la tercera fila.

Tercera fila donde aparecen tres asientos para completar las siete plazas, el acceso es bastante bueno. Estos asientos se pueden ocultar en el maletero en cuestión de segundos y ganar mayor capacidad.

lancia-voyager-03

El espacio está garantizado para cualquiera de las tres filas de asientos, incluso en la tercera, donde hay espacio suficiente para los pies y para la cabeza, siendo asientos cómodos y no los típicos pequeños e incomodos que podemos ver en algunos SUV de siete plazas, sólo aptos para niños o contorsionistas.


Huecos y maletero

lancia-voyager-10

En el apartado de huecos, es un monovolumen y hace honor a su nombre. Disponemos de un tren central con bastante espacio para dejar objetos y con varias guanteras . Las bolsas de las puertas son grandes, la guantera principal tiene un tamaño medio (aunque tiene doble guantera), pero además en la segunda fila hay más huecos debajo de las alfombrillas, donde poder guardar más cosas.

En general por dentro del Voyager hay muchos huecos y lugares, ya sea en las plazas delanteras, traseras o en la tercera fila de asientos, es ideal para una familia numerosa con niños.

lancia-voyager-05

El maletero tiene una capacidad de 1450 litros con la configuración de cuatro asientos, mientras que si montamos los siete asientos aún tenemos disponible un espacio de 510 litros, son capacidades que se distancian de sus competidores siendo cifras muy buenas. Dispone de una linterna LED recargable, que va situada en la parte lateral del maletero, además el portón cuenta con accionamiento eléctrico.

En la tercera parte de la prueba nos centraremos en el equipamiento, repasando la seguridad del Lancia Voyager, además del resto del equipamiento y de nuestra valoración general.

lancia-voyager-04

Fotos | Diego G. Moreira

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.