Marchionne desvelará el futuro de FCA este próximo viernes: ¿presentará a su sucesor?

Marchionne desvelará el futuro de FCA este próximo viernes: ¿presentará a su sucesor?

Escrito por: Guillermo Lopez    30 mayo 2018     Sin comentarios     6 minutos

El viernes se celebra la esperada presentación de los planes de futuro del Grupo FCA, el que será el legado de Marchionne antes de su ya próxima jubilación.

La estrategia del Grupo FCA hasta 2022 se dará a conocer este próximo viernes. Será el último gran proyecto de Sergio Marchionne, CEO del grupo italoamericano, tras 14 años al frente de la compañía. Su última gran contribución antes de dejar su dirección, pues según todas las previsiones, Marchionne dejará la presidencia del grupo al cumplir los 65 años.

Los inversores del grupo están inquietos. Pese a la gran labor realizada por Marchionne (multiplicó en 11 ocasiones el valor de Fiat desde que asumió el cargo en 2004), el ejecutivo italiano ha fracasado en su labor de buscar una alianza en el sector con otros fabricantes que permitiera a FCA reducir los costos de desarrollo de una nueva generación de productos más limpios y ecológicos, razón por la cual ahora Marchionne deberá demostrar a sus inversionistas que FCA puede seguir generando ganancias por sí mismo en un contexto cada vez más difícil en el que las normas anticontaminación son cada vez más duras y exigentes, y se ha intensificado enormemente la competencia en el mercado con el desarrollo de los nuevos segmentos. Y a todo esto hay que añadir la incertidumbre que planea sobre el grupo con la designación de quien será su sucesor al frente de FCA, cuyo nombre aún se desconoce.

Actualmente, FCA muestra un fuerte retraso frente a sus rivales en materia de electrificación de sus gamas, un campo donde se va a desarrollar la batalla comercial en el sector del automóvil durante las próximas décadas. Durante muchos años, Marchionne se negó a subirse a ese carro, alegando que FCA únicamente entraría en ese terreno si la venta de automóviles propulsados por la energía de sus baterías pudiera hacerse con ganancias. El ejecutivo italiano llegó incluso a recomendar a sus clientes que no comprasen el Fiat 500e dado que la producción de cada unidad de este modelo suponía un importante coste para la marca dado que su precio no compensaba los costes de desarrollo y producción del mismo.

Fiat, a la cola de vehículos eléctricos

El éxito de Tesla, junto con las políticas decisiones en materia de lucha contra la contaminación que gobiernos y corporaciones locales están adoptando en los principales mercados mundiales en los que FCA y sus marcas están presentes finalmente han obligado a Marchionne a comprometerse y tener que afrontar el “gasto más doloroso” —como el mismo lo definió— de desarrollar la tecnología necesaria para electrificar sus gamas y poder cumplir así con las normas de emisiones.

“FCA está muy por detrás de sus rivales en términos de vehículos híbridos y eléctricos y necesita acelerar para convencer a los inversores de que puede cerrar esa brecha. Todos sus grandes rivales (los grupos Volkswagen, Daimler, BMW, GM, Ford, Toyota, Nissan-Renault,…) ya se han comprometido a invertir miles de millones de euros durante los próximos años en la producción rentable de automóviles impulsados por combustibles limpios. El Grupo FCA deberá hacer lo mismo para, además de recuperar el terreno ya perdido frente a ellos en esta materia, no terminar completamente descolgada con su oferta al mercado.

Así, de igual manera que otros fabricantes de menor tamaño, por ejemplo Volvo Cars, han abandonado el diesel y anunciado además del lanzamiento de una nueva marca eléctrica la electrificación de todas sus gamas a partir de 2019-2020. FCA deberá adoptar una decisión al respecto que convenza a los inversores del grupo italoamericano que su tecnología y su oferta de productos en el mercado tienen futuro. Por tanto, el futuro de FCA pasa fundamentalmente por la división tecnológica del grupo, dado que será la tecnología la que determinará quienes serán los ganadores y lo perdedores en el mercado.

Por el momento, y a falta de conocer este próximo viernes los planes que Marchionne y su equipo han desarrollado para el Grupo FCA en los próximos años, el dirigente italiano ya ha anticipado que para 2022 la mitad de los modelos del portfolio de producto de FCA ya contará con algunos modelos electrificados. También ha indicado que Maserati será quien lidere este proceso de electrificación del grupo, ya que todos los modelos que la marca del tridente lance al mercado a partir de 2010 serán eléctricos.

El viernes, fecha clave en el futuro de FCA

Los planes a presentar este próximo viernes deben convencer a los inversionistas del grupo de que FCA puede hacer frente a las fuertes inversiones de capital que requiere la electrificación de las gamas sin dejar por ello de hacer frente al resto de demandas económica que soporta FCA. Marchionne, reconocido en el mundo empresarial por la importante creación de valor que ha aportado al grupo y a las acciones del mismo, no ha obtenido por el contrario el mismo éxito en los distintos planes de reestructuración llevados a cabo durante estos años en FCA. Y aunque el grupo viene recuperando lenta y gradualmente su rentabilidad, las operaciones del grupo presentan importantes lagunas, como por ejemplo su escasa penetración en el gigantesco y voraz mercado chino y la siempre persistente reubicación de la marca Alfa Romeo en el segmento Premium del mercado. Pese a los fuertes intentos realizados desde 2014, Alfa sigue pendiente de encontrar su verdadero espacio en el mercado y de ofrecer las tan esperadas ganancias netas para el grupo.

Los ochos nuevos modelos y las 400.000 vendidas que Marchionne anunció para 2018 están lejos de alcanzarse. FCA tuvo que centrarse en este período mucho más en sanear sus finanzas, por lo que todo el programa de nuevos lanzamientos ha sufrido un importante retraso, de ahí que de los ocho nuevos modelos prometidos solo dos, Giulia y Stelvio, hayan visto la luz. Pero es precisamente ese saneamiento del grupo y lo logrado con las marcas norteamericanas del grupo en lo que FCA va a basar su futuro.

En el mercado americano, FCA ha reestructurado algunas de sus plantas en los Estados Unidos, e incluso cerrar la del Dodge Viper, para aumentar la producción de SUVs y de modelos más rentables, al tiempo que ha cesado la producción de berlinas y sedanes cuyos márgenes de rentabilidad se habían visto comprometidos por el importante descenso de las ventas en los segmentos de estas siluetas. Acciones todas ellas que han permitido mejorar notablemente la rentabilidad del grupo generando importantes ganancias de capital y permitiendo casi cerrar la brecha financiera con algunos de sus más directos rivales. Y ese mismo plan se está comenzando ahora a aplicar en Europa, donde las factorías italianas se encuentran inmersas en plenos procesos de renovación para producir las nuevas generaciones de modelos Alfa Romeo, Jeep y Maserati, al tiempo que la producción de algunos de los modelos de Fiat o bien se han trasvasado a otras factorías de menores costes de producción o bien se ha suspendido.

Ya puedes pedir tu Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio desde 104.000 euros

Y con estos mimbres ya trenzados, ahora le toca nuevamente a Marchionne el turno de mover ficha y desvelar la que será la apuesta estratégica de las diferentes marcas del Grupo FCA para los próximos años. Una apuesta en la que la mayor incognita sigue siendo quién sucederá al propio Marchionne cuando se jubile a primeros de 2019. Está por ver si será este próximo viernes cuando conozcamos su nombre o si el propio Marchionne estira aún más la incognita.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.