Las mejores persecuciones de coches de la historia del cine

Las mejores persecuciones de coches de la historia del cine

Escrito por: Redacción    21 febrero 2020     7 minutos

Hoy os presentamos las que según nuestro punto de vista, son las mejores persecuciones de coches en películas de la historia.

El Séptimo Arte nos ha regalado momentos inolvidables en los que a coches se refiere. Gracias a la colaboración entre modelos icónicos y grandes escenas, muchos han sido los coches que han logrado obtener el estatus de «leyenda».

Hoy os damos nuestro opinión, basada en nuestros propios gustos, sobre cuáles son las mejores persecuciones de coches en la historia del cine. Por supuesto, y como siempre, para gustos colores, así que no os enfadéis si vuestra favorita no está en la lista.

Bullit: Ford Mustang (1968)

Por supuesto, no podíamos empezar la lista con la considera por muchos, mejor escena de persecución con un coche de toda la historia de cine. A los mandos de un precioso Ford Mustang del 68 verde, conducido por Steve McQueen por las icónicas calles de San Francisco, la diversión y el espectáculo están asegurados.

La larga persecución está filmada de manera exquisita, con toda la atención al detalle que cualquier entusiasta, tanto del cine como del motor, pudiese desear. Además, y quizás lo más destacable, es que no hay ordenador de por medio.

Toda la escena se hizo a partir de conducción real llevada a cabo por Stuntmans profesionales. Especial mención merece Steve McQueen, el cual realizó el mismo sus propias escenas de conducción. Es bien sabido que este actor era un auténtico apasionado del motor, y seguro que se lo pasó en grande rodando cada escena.

Su Ford Mustang del 68 ha pasado a la historia como un icono de la cultura pop, y es también, uno de los coches de colección más deseados y caros que te podrás «echar a la cara».

El Caso Bourne: Mini Cooper (2002)

Matt Damon al volante, un Mini Cooper clásico como vehículo, la preciosa ciudad de Marsella como escenario y el increíble temazo de Paul Oakenfold: «Ready Steady Go» de fondo, crean una de las mejores escenas de persecución jamás realizadas.

Esta serie de películas del famoso espía nos ha brindado más de una persecución increíble, de hecho, cada película de la franquicia contiene al menos una gran escena de este tipo, y todas merecen la pena.

De nuevo, el realismo y la calidad de las escenas realizadas entre las calles por profesionales, consiguen que desees conducir uno de esos míticos Mini Cooper, aunque solo sea una vez.

60 Segundos: Shelby Mustang GT-500 del 67 «Elianor» (2000)

A cualquier entusiasta del motor al que le digas el nombre de «Elianor«, le debería venir inmediatamente a la cabeza el recuerdo del absolutamente precioso Shelby Mustang GT-500 de 1967, plateado, que junto a Nicolas Cage al volante, protagonizan una de las mejores escenas de persecución de la historia del cine.

Es cierto que el modelo no era realmente un Shelby Mustang 67, sino la versión base de Mustang de este mismo año con modificaciones para parecerse al exclusivo e increíble GT500 del 67, pero ¿qué más da?, el caso es que da el pego.

Tras ver esta impresionante persecución, sobretodo en lo que a su espectacularidad se refiere, la cual culmina con un icónico salto entre el tráfico, aunque esta tenga ordenador de por medio, solo puedes desear hacerte con un Mustang del 67.

James Bond, Spectre: Aston Martin DB10 (2015)

Por supuesto no podíamos excluir al agente secreto más famoso de todos los tiempos. A los mandos de un precioso Aston Martin DB10 plateado encontramos a Daniel Craig. Le persigue, como elección para el coche del «malo», un increíble Jaguar C- X75.

La escena, cuyo escenario está ubicado en Roma, tiene la perfecta combinación de humor, tensión y espectacularidad que todos estamos esperando. Además, el uso del ordenador es muy limitado, lo que siempre se agradece.

La saga de películas del agente secreto cuenta con muchas épicas persecuciones, y la elección de la misma no ha sido fácil. Al final, lo que caracteriza a este mítico personaje es su espectucularidad, y ese «show off» de Aston Martin, como diciendo, «sí, sabemos que tú también quieres uno». Al final una película moderna como Spectre, era una elección lógica.

Me gustaría hacer una mención especial también, a la espectacular persecución final de «Muere otro día», un film del agente secreto del 2002, con Pierce Brosnan, donde las fantasmadas y la espectacularidad, son la pura esencia de James Bond, y más si el escenario es limteramente sobre hielo, y  con un satélite con capacidad de destruir el mundo. Un gusto para los sentidos, aunque peca demasiado del uso del ordenador.

Ronin: BMW Serie 5 E34 (1998)

Ahora le toca el turno a una famosa película protagonizada, entre otros, por Robert de Niro. Esta vez la persecución tiene lugar en París, con un BMW Serie 5 E34. Las escenas podrían llegar a mejorarse, sin embargo, sigue siendo excelente.

Mad Max 2 (1981)

Otro clasico con mayúsculas ocupa este puesto, y de qué manera. Mad Max se hizo famosa gracias a la carisma de Gibson y entre otras cosas, por la importancia y la conexión entre hombre y máquina, en este caso, el coche de Max.

En este futuro postapocalíptico de la segunda entrega, se nos regala una persecución muy bien conseguida con todo ese toque ochentero que tanto nos gusta.

Fast & Furious 3: Tokyo Drift (2006)

Sé que puede parecer sorprendete, pero de entre todas las entregas de la franquicia de A Todo Gas, más allá de la espectacularidad de las últimas, como por ejemplo en Fast Five, cuando Brian y Toretto empujan una caja fuerte por brasil conduciendo dos Mustangs, destacan por encima del resto la persecución en Tokyo de la tercera entrega.

El Drifting es el elemento protagonista de este metraje, y claro, no podía faltar una persecución repleto de estos trepidantes derrapes por las calles de Tokio. Un Mitsubishi Evo VII, el Nissan 350 Z y un Mazda RX-7, todos ellos tuneados, como las pelis de Fast & Furious clásicas, asegurarán que te lo pases en grande.

Si buscáis una gran fantasmada, pero llena de espectáculo acción y risas, quizás la persecución en España de A todo Gas 6, donde un tanque se interpone contra los protagonistas te resulte suficiente.

Drive: Ford Mustang GT (2011)

De nuevo otro Ford Mustang GT ocupa otra posición en este largometraje de bajo presupuesto protagonizado por Ryan Gosling. Uno de los mejores de la década.

Tiene varias escenas memorables de conducción, sin embargo, la persecución que os proponemos, es corta, pero no dejará a nadie insatisfecho. Muy realista y muy bien hecha.

El Diablo sobre ruedas (1971)

Esta película, no tan conocida por la mayoría, se trata de nada menos que el primer largometraje de Steven Spielberg, la película con la que saltó al mundo del cine y comenzó su fama.

Te avisamos que toda la película es una persecución. De hecho un camión «asesino» persigue a un Muscle car americano durante todo el metraje. La tensión y el clasicismo de sus escenas te mantendrán pegado al sofá.

Need for Speed (2014) y Misión Imposible 5 (2015)

Me gustaría incluir también las escenas de persecución presentes en Misión Imposible 5, donde Ethan Hunt conduce un BMW M5 espectacular, o la muy reciente adaptación del la película Need for Speed basada en el videojuego.

En este último caso, un Shelby Mustang GT-500 de nuestros tiempos, con 900 CV, dejará en ridiculo a toda la policia a modo de derrapes, chistes y maniobras imposibles. Es también una de mis favoritas.

Comentarios cerrados

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.