Qué tiemblen los superdeportivos: el Mercedes-AMG GLC 63 S se ha convertido en el SUV más rápido sobre Nürburgring

Qué tiemblen los superdeportivos: el Mercedes-AMG GLC 63 S se ha convertido en el SUV más rápido sobre Nürburgring

Escrito por: Javier López   @jlopezbryan96    24 noviembre 2018     2 minutos

El Mercedes-AMG GLC 63 S acaba de convertirse en el nuevo rey los SUV al batir un récord en Nürburgring, el cual ha sido conseguido con un tiempo de 7:43.369.

En la actualidad, no es de extrañar que un amplio número de SUVs acudan a mecánicas propias de los superdeportivos más radicales para ofrecer un alto nivel de prestaciones, como sucede con el Mercedes GLC. El SUV de la firma de la estrella se ha amparado bajo la denominación AMG 63 S para extraer todo su potencial y convertirse en el más rápido, algo que ha conseguido con un nuevo récord. Así es, la variante más deportiva del Mercedes GLC ha acudido a las entrañas de Nürburgring para resquebrajar la reputación de sus rivales y alzarse con el título de SUV de producción más rápido.

Mercedes sigue asestando duros golpes a la competencia, algo que ya logró con el récord del AMG GT de cuatro puertas sobre el asfalto del Infierno Verde. Sin embargo, la firma germana ha querido reivindicar su poderío con el GLC 63 S, la versión SUV del Clase C con el que también comparte mecánica y la cual le ha servido para coronarse como nuevo rey de reyes.

Recordemos que el Mercedes-AMG GLC 63 S no lo ha tenido fácil, ya que por el camino ha tenido que superar a otros SUV con similares prestaciones como el Alfa Romeo Stelvio QV. Sin embargo, la precisión de su puesta a punto y la presencia de un piloto como Markus Hofbauer al volante, ingeniero de AMG, ha provocado que se haya batido el tiempo establecido por el SUV de origen italiano al primer intento.

Sin ningún tipo de alicientes externos, el Mercedes-AMG GLC 63 S ha conseguido lo que ya auguraba su provocativa estética y su mecánica, ser el más rápido. De esta forma, el SUV germano se apodera de Nürburgring provocando que sean numerosos los rivales que quieran arrebatarle el trono pero, mientras tanto, el GLC 63 seguirá reinando sobre el circuito alemán.

Esta hazaña también ha sido posible gracias al poderoso V8 biturbo de 4.0 litros que habita en su interior. Este corazón también empleado en otros modelos con apellido AMG, es capaz de generar 510 CV de potencia y 700 Nm de par para el GLC 63 S. Dichas cifras se trasladan sobre el asfalto con un 0 a 100 km/h en tan solo 3,6 segundos y una velocidad máxima limitada a 250 km/h.

Con esta premisa, el Mercedes-AMG GLC 63 S ha conseguido parar el cronómetro en unos impresionantes 7:49.369 minutos. De esta forma, el SUV germano no solo se ha alzado con el récord en Nürburgring, sino que también ha establecido un tiempo más propio de un superdeportivo que de un vehículo de su segmento, lo que podría traducirse en un largo linaje para el SUV de la estrella.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.