MINI Countryman Cooper D, prueba (Parte I)

MINI Countryman Cooper D, prueba (Parte I)

Escrito por: Diego G. Moreira    16 marzo 2011     4 Comentarios     5 minutos

En Highmotor seguimos con nuestras pruebas para en esta ocasión ponernos al volante de un coche que nos pareció interesante desde el mismo momento en que lo vimos en la presentación en Marbella. Después de varios meses nos hemos puesto al volante del MINI Countryman Cooper D, es decir, la variante diesel intermedia con 110 CV.

Bajo el capó el Cooper D equipa el conocido motor diesel 1.6 D de 110 CV, asociado a una caja de cambios manual de seis relaciones. Por debajo tenemos disponible al 90 CV diesel y por encima, al nuevo motor de 143 CV. Pero dentro de la gama diesel este nos ha parecido un vehículo muy equilibrado en las prestaciones y es un buen motor si queremos potencia y ahorro de combustible.


En cuanto al Countryman, para el que no lo conozca, se trata del primer modelo de MINI con cuatro puertas, con tracción a la cuatro ruedas opcional, y que supera los cuatro metros de largo, además de ser el cuatro modelo en la gama MINI. Esto se traduce en un MINI bastante más versátil que los que conocemos hasta ahora, puesto que las cuatro puertas y un mayor espacio interior hacen que podamos usarlo para nuestro día a día con cuatro o cinco adultos a bordo sin problemas, ganando también maletero.

Motor y prestaciones

mini_countryman

Pero primero nos centraremos en el motor como de costumbre, se trata del propulsor de 1,6 litros que entrega una potencia de 110 CV, hasta ahora era procedente del Grupo PSA pero la firma británica ha anunciado que actualmente ya son motores BMW los que llevan los nuevos MINI diesel. El motor ha sido uno de los apartados que más nos ha gustado del Countryman, porque es bastante prestacional y al mismo tiempo tiene unos consumos ajustados.

El motor es bastante progresivo y responde desde las 1.800 r.p.m., eso sí, tendremos que jugar con el cambio para exprimir todo su potencial. Es bastante alegre y su potencia de 110 CV son suficientes en prácticamente todas las situaciones, sólo cuando llevamos el coche cargado con cinco adultos notamos que “sólo” tenemos 110 CV.

Para ahorrar combustible cuenta de serie con el sistema Start&Stop que ya hemos visto en otros MINI, el sistema funciona bien pero se ha mejorado la rapidez del mismo y ahora resulta algo menos intrusivo que los primeros MINI que hace unos años probamos con este sistema. Por otro lado tampoco nos podemos olvidar del cambio, asociada a este motor diesel va una caja de cambios manual de seis relaciones, bastante bien escalonadas sobretodo la sexta que cuenta con un desarrollo bastante largo para reducir los consumos y una primera velocidad ideal para salir del asfalto y meternos por zonas algo más complicadas.

En general el tacto del cambio me ha gustado, pero hay un detalle (que comparte con los BMW) y es la forma de engranar la marcha atrás, que entra por presión y está situada al lado de la primera, esto se traduce en que cuando engranamos primera algo rápido, en un semáforo, podemos equivocarnos y meter marcha atrás, es algo que con la costumbre del uso del cambio no pasa pero al principio es probable.

Comportamiento

mini_countryman

Ya en la presentación del Mini Countryman me gustó que el modelo seguía manteniendo la esencia de la marca en cuando a dinamismo y diversión al volante, algo que pude constatar durante la prueba del Countryman. Es un vehículo que pese a sus dimensiones o apariencia de SUV es muy estable y sobretodo ágil.

Gracias sobretodo a la suspensión algo seca, que no es nada práctica en zonas con el asfalto en mal estado, pero que nos ayuda a divertirnos al volante en zonas de curvas sin notar en ningún momento que llevamos un MINI más grande que el resto de la gama. Mientras que el confort es bastante elevado, eso sí, siempre que la carretera no esté mal asfaltada porque ahí la suspensión se vuelve algo más seca.

mini_countryman

En autovía es un coche confortable, sólo tenemos algunos ruidos aerodinámicos al viajar a 120 km/h (cuando probamos el coche aún no estaba el nuevo límite). Y dentro del comportamiento tenemos que hacer una mención especial a la dirección, típicamente BMW, con un tacto duro, precisa, con la que tener en todo momento nuestro Countryman controlado.

Finalizamos con el equipo de frenos, eficaz y que no titubea a la hora de detener a nuestro MINI. En general estamos ante un vehículo divertido en carretera, y que mantiene esa esencia MINI en el comportamiento, eso sí, esta vez en una carrocería más grande y versátil.

Consumo

mini_countryman

Durante nuestra prueba hemos conseguido un consumo medio en autopista de 5,9 litros (a velocidad legal y en nuestro recorrido habitual de pruebas) una cifra que no está nada mal, puesto que la aerodinámica del coche le pasa factura a los consumos. En carretera es muy fácil rondar los 6 litros a los 100 km, y nuestra media durante la prueba en carretera fue de 6,5 litros a los 100 km.

Por último en ciudad, pese al Start&Stop, el consumo se mantiene en los 8 litros de media a los 100km, durante varios recorridos por ciudad (50 km apróximadamente recorridos) hemos conseguido unos 8,3 l/100 km de media.

En cuanto a las cualidades off-road, nosotros hemos probado una versión con tracción delantera, mientras que la tracción ALL4 la tenemos disponible de manera opcional, es un extra prescindible si no vamos a meter el MINI por zonas complicadas, puesto que por caminos y pistas forestales esta unidad se defiende sin problemas.

mini_countryman

Fotos | David Taboada

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.