Marc Gene, nuevo embajador del «Legado de María de Villota»; la gran obra que mantiene viva su memoria

Marc Gene, nuevo embajador del «Legado de María de Villota»; la gran obra que mantiene viva su memoria

Escrito por: Guillermo Lopez    24 abril 2018     4 minutos

Marc Gene, es el nuevo embajador del “Legado de María de Villota”, proyecto solidario que mantiene viva la memoria de la piloto madrileña.

Pedro de la Rosa, Carlos Sainz (jr), Antonio García,… una lista a la que ahora se suma Marc Gené como nuevo embajador del “Legado de María de Villota” una brillante iniciativa nacida apenas unos meses después de la muerte de la piloto madrileña en Sevilla en octubre de 2013 y que mantiene viva su memoria continuando la importante obra solidaria que Maria inició en vida.

“Para mí es un verdadero honor y una gran responsabilidad ser el nuevo embajador del Legado que nos dejó María”, afirmó Marc Gené al aceptar su nombramiento ante la familia de María y los numerosos amigos y colaboradores de su Legado reunidos ayer tarde en Madrid. “María, una mujer que siempre estaba sonriendo, nos enseñó no sólo lo importante que son los valores que recibimos de nuestros padres y que debemos saber transmitir, también la necesidad de saber frenar para relativizar y dar importancia a lo que de verdad es importante en la vida. A disfrutar con lo que tienes y a saber que todos podemos hacer algo más por los demás. Si hubiera muchas Maria en el mundo este sería sin duda un lugar mucho mejor”, comentó Gené.

En el emotivo encuentro vivido anoche en Madrid, Emilio de Villota, ex piloto y padre de María, destacó ante los presentes la inmensa herencia solidaria dejada por María repasando tanto las labores solidarias realizadas por la propia María en vida como las acometidas por el “Legado María de Villota” desde su nacimiento en 2014. De Villota destacó igualmente los principales ejes de acción de la iniciativa solidaria: “La transmisión de valores, la ayuda a niños afectados por enfermedades neuromusculares genéticas, la seguridad vial, la integración de la mujer en el deporte y la solidaridad”.

Gracias a la labor solidaria del “Legado de María de Villota” se han realizado diferentes tipos de acciones a través de las cuales se ha podido ayudar a muchas personas. Así, a través del programa “Primera estrella” (icónico símbolo con el que se identifica a la figura de María) se han facilitado en colaboración con la Fundación Ana Carolina Díez Mahou, 13.341 tratamientos fisioterapeúticos Motorico y Respiratorio en sala y en agua, y celebrado 72 conferencias “Lección de Vida” a las que acudieron más de 7.000 personas. Con la iniciativa “Fórmula 1 Kilo”, el ‘Legado’ ha recogido, donado y distribuido 159.791 kilos de alimentos entre personas y familias que atraviesan dificultades , de los cuales, sólo en 2017 se repartieron 72.417 kilos.

También, 25 mujeres, 10 hombres, 3 jóvenes y 16 niños fueron acogidos en las instalaciones de la “Residencia Maria de Villota” que, junto al comedor social San José, gestiona la Caritas Parroquial de San Ramón Nonato en Madrid para atender a gente sin hogar, mujeres maltratadas y demás personas en situaciones límite. Cada día, 260 personas sin recursos e benefician de la actividad del comedor social San José.

Además, el “Legado María de Villota” organiza numerosas actividades para recaudar fondos, ayudas y captar voluntarios, como por ejemplo las carreras solidarias de la San Silvestre del Jarama (el 24 diciembre se celebrará su V edición) o la Milla María de Villota, en Santander; la venta de la pulsera solidaria, conciertos y torneos deportivos solidarios, así como también el libro “La vida es un regalo” escrito por la propia María y en el que transmite toda sus vivencias con el accidente y su animosa fórmula para seguir adelante después del mismo. Todo “un grito a la vida”, según expresó en su momento la propia María, cuya venta sirve para sufragar los gastos de las diferentes obras sociales de su Legado.

El mejor legado que nos ha dejado María ha sido su ejemplo”, asegura el piloto de Fórmula 1 Carlos Sainz. “Su sonrisa nos embaucaba a todos, nos llevaba donde quería” apostillaba Pedro de la Rosa. “Los deportistas somos egoístas por naturaleza, pero si algo nos enseñó María fue la importancia de tener los pies siempre bien en el suelo”, dijo Antonio García antes de ceder el testigo como embajador a Marc Gené.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.