Opinión y prueba Renault ZOE Z.E. 40: 300 km de autonomía eléctrica real

Opinión y prueba Renault ZOE Z.E. 40: 300 km de autonomía eléctrica real

Escrito por: Diego G. Moreira    18 mayo 2018     Sin comentarios     10 minutos

Nos ponemos al volante de un vehículo eléctrico 100% con una autonomía real de más de 300 km, así es el Renault ZOE ZE 40, un urbano que no tiene miedo a viajar

y pocos son los modelos 100% eléctricos presentes en el mercado.

La alianza Renault-Nissan hace años que ha hecho los deberes en cuanto a propulsión eléctrica y prueba de ello son sus diferentes modelos con propulsión 100% eléctrica que tanto Renault como Nissan comercializan, de echo, son pioneros a día de hoy en autonomía (con el permiso de Tesla que no está al alcance de todos los bolsillos). Hoy nos hemos puesto al volante del Renault ZOE Z.E. 40, un urbano francés que en su última actualización es capaz de homologar una autonomía de 400 km NDEC.

Diseño exterior e interior: un urbano espacioso

Exteriormente la imagen del Renault ZOE es muy llamativa, pese a llevar años en el mercado, sus líneas redondeadas y su imagen compacta lo siguen conviertiendo en un coche llamativo, más aún si nos centramos en su frontal de líneas sencillas y presidido por los enormes faros delanteros y las luces LED diurnas en la parte inferior.

En la línea lateral de nuevo la sencillez es la protagonista con lineas redondas pero sin grandes alardes de diseño y puertas de gran tamaño con una reducida superficie acristalada, el único detalle reseñable son las manetas de las puertas traseras integradas en la puerta marcando el diseño coupé. Y en la zaga lo más destacable es el toque vanguardista de sus faros totalmente transparentes que nos indica que no estamos ante un urbano cualquiera.

Por dentro el ZOE es un coche muy cómodo, tanto al volante como en las plazas traseras. La postura de conducción es elevada, con una excelente visibilidad frontal y con todo a mano, sólo echamos en falta un reposabrazos para los trayectos más largos. Y pese a que no tiene el espacio de una berlina, las plazas traseras son correctas para dos ocupantes, eso sí, de nuevo situadas en una posición más elevada de lo habitual en un urbano.

El diseño del salpicadero es similar al de otros modelos de la marca, salvo por la ausencia de mandos y botones. En el ZOE todo es más sencillo, destacando su instrumentación, totalmente digital y a color. Desde la pantalla táctil podemos controlar el sistema multimedia y de navegación, además de acceder a datos de consumo y de ahorro energético. Los materiales presentes en el interior son los típicos de un vehículo urbano, con abundantes plásticos duros aunque con un ajuste bastante correcto (salvo el tren central). Su maletero tiene una capacidad de 338 litros, siendo más que suficiente para el día a día.

Motor y prestaciones

El Renault ZOE está disponible con dos motores de origen diferenciado, por un lado está el más común denominado R90 fabricado por la propia marca del rombo y sin opción de carga rápida, y por otro lado está el Q90 de origen Continental y que está más enfocado a un uso intensivo (empresas u organismos públicos) puesto que dispone de carga rápida a consta de perder autonomía (homologa sólo 370 km NEDC).

El modelo que hemos probado equipa el motor R90 capaz de alcanzar una potencia de 92 CV, teniendo una cifra de par motor de 225 Nm, algo que se nota especialmente en el momento de arrancar, teniendo todo ese par motor disponible desde el primer momento.

La potencia del motor es más que suficiente para mover con mucha soltura al ZOE en entornos urbanos (donde su agilidad es extraordinaria) e incluso salir a carretera y poder circular con cierta tranquilidad a la hora de afrontar un adelantamiento. ¿Y autopista? No es el mejor ambiente para gozar de la autonomía total, pero el Renault ZOE también se mueve con soltura a velocidades legales en autovía, salvo zonas con subidas prolongadas donde el consumo energético se dispara, al igual que ocurre cuando pasamos de los 90/100 km/h, llegando a reducir la autonomía a la mitad.

La caja de cambios automática completa un conjunto que destaca por la suavidad, ausencia de sonido y aceleración constante y muy lineal desde el primer momento. Siendo un coche que se disfruta especialmente en ciudad, sobretodo cuando desconectamos el modo ECO (que nos limita el consumo instantáneo a no más de 40kW).

Comportamiento

Lo más destacable al volante del Renault ZOE es el silencio y la suavidad, provocando una conducción que con el paso de los días se hace más tranquila. De echo los primeros días al encenderlo hay que ver dos veces el mensaje de “Ready” para asegurarnos que está encendido de verdad al no haber ningún tipo de ruido ni vibración. No es un coche que esté pensado para trazados de puerto de montaña, pero es sorprendente como se mantiene firme en todo tipo de situaciones, tanto en curvas complicadas como a altas velocidades en autovía (donde la única pega es el consumo de energía).

Aunque donde mejor se mueve es en ciudad, puesto que al ser de pequeñas dimensiones y gracias a disponer del par motor desde el primer momento, el ZOE es muy ágil en recorridos urbanos y se mueve con una soltura que pocos coches de combustión pueden igualar. En definitiva, que su imagen de coche pequeño y urbano no quita que en carretera sea divertido y responda a las órdenes del volante, con una dirección muy directa. Eso sí, a los frenos nos tendremos que acostumbrar, puesto que la primera parte del frenado no es freno real sino carga de las baterías y en caso de necesitar más frenada es cuando actúan los frenos, que son algo bruscos a la hora de maniobrar.

Autonomía y carga del Renault ZOE

La autonomía del ZOE 40 Z.E. real en condiciones normales se acerca a los 320 kilómetrosEl Renault ZOE 40 Z.E. tiene una batería con una capacidad de 41 kWh, homologando una autonomía con una sóla carga de 400 km NEDC. Nosotros hemos puesto a prueba la autonomía en condiciones reales de circulación, y para ello hemos aprovechado la extensa red de carga portuguesa (agrupada bajo el proyecto Mobi.e) que dispone de varios puntos de carga por todo el país vecino en radios de no más de 50 km.

La prueba de autonomía la hemos realizado con la carga completa, un recorrido por carretera y dos adultos, todo ello a una velocidad media que oscilaba entre los 50 y los 70 km/h. Tras la prueba hemos comprobado que la autonomía real se acerca a los 320 km, incluso siendo más eco se podría arañar algún kilómetro más pero hemos querido hacer una conducción normal. Durante la prueba como curiosidad, el coche ha recuperado 1/3 de la energía consumida, algo que un coche de combustión es incapaz de hacer.

El consumo medio cada 100 km del ZOE es de 12 kWh, eso sí, en caso de circulación por autopista el consumo sube hasta los 18 kWh, reduciendo la autonomía a la mitad, quedándose en unos 200 km.

En cuanto a la carga, se puede realizar usando el cable para toma schuko o el menneke. En el caso de una carga convencional (schuko o menneke a baja potencia) el tiempo de carga total puede superar las 14 horas. Mientras que si la carga se hace en un punto de carga más avanzado (de hasta 22 kW, puesto que no tiene carga rápida) el tiempo puede reducirse a poco más de dos horas. De echo, durante la prueba hemos alternado carga en poste menneke de 3,7 kW y carga en poste rápido de 43 kW aunque dicha carga la hacía a un máximo de 22 kW.

Equipamiento y precio del Renault ZOE

El Renault ZOE está disponible con tres niveles de equipamiento: Life, Intens, y Bose (cada uno de ellos disponible con baterías en propiedad o en alquiler). Desde el acabado base ya cuenta con climatizador, elevalunas eléctricos delanteros, sistema multimedia con pantalla táctil y navegador, control de estabilidad, múltiples airbags, entre otros elementos. El nivel de equipamiento más equilibrado es el Intens (de nuestra unidad) que completa la dotación con los elevalunas eléctricos traseros, sistema de sonido específico Arkamys, arranque por tarjeta, sensores de luces y lluvia, entre otros elementos.

A la hora de hablar de precio en el Renault Zoe hay que tener en cuenta las dos opciones que tiene con respecto a la batería: compra o alquiler (flexi). Está disponible desde los 20.780 euros con la batería en alquiler (y tampoco incluye las ayudas estatales). En el caso de que las baterías sean en propiedad el precio sube hasta los 27.850 euros. Personalmente es más recomendable que las baterías sean en régimen de alquiler, además de reducir el precio la propia marca se hace cargo de cualquier problema con las mismas teniendo más tranquilidad.

Renault ya lo hizo con el Twizy, su primer vehículo 100% eléctrico y lo vuelve a implantar en el ZOE: alquilar las baterías. Aunque se pueden comprar, si no se realizan muchos kilómetros al año, una opción a tener en cuenta es el alquiler. En el caso del Renault ZOE alquilar las baterías puede suponer entre 70 y 190 euros mensuales, siempre dependiendo de los kilómetros que hagamos al coche.

Opinión Personal sobre el Renault ZOE Intens Flexi

Tras varios días al volante del ZOE ha sido un coche que me ha sorprendido muy gratamente, esta nueva generación que homologa 400 km, es cierto que no llega a tanto la autonomía en un uso normal pero sí que es fácil llegar a los 300 km y de esta forma ya tenemos un coche con un radio de movilidad mucho mayor que otros eléctricos del mercado y que nos permite hacer recorridos que hasta el momento eran impensables en un eléctrico (salvo los famosos e inaccesibles Tesla). Sigue faltando una buena red de recarga, como por ejemplo sí que tienen otros países vecinos (como Portugal, la cual podemos recorrer casi en la totalidad con un vehículo eléctrico gracias a sus más de 500 puntos de carga totalmente accesibles y gratuitos) pero para aquellos que busquen un coche para recorridos entre ciudades o desde las afueras de una gran ciudad al centro, es una opción más que interesante.

Además nos va a permitir irnos de fin de semana en un ratio 200 km sin demasiado problema, siempre que tengamos un punto de carga en el destino, no obstante hay que tener en cuenta que muchos conductores pocas veces usan su coche en distancias superiores a 100 km. Y donde su uso es más claro es en el mundo de la empresa y administraciones públicas, puesto que todos aquellos recorridos diarios inferiores a 200 km son perfectamente asumibles por un ZOE con un tiempo de carga más que razonable (dos horas) con un buen punto de carga.

Fotos | Diego G. Moreira
Agradecimientos a Renault España y a Rodosa por las facilidades en la cesión del vehículo.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.