Peugeot 3008 2.0 HDi 150 CV, prueba (Parte I)

Peugeot 3008 2.0 HDi 150 CV, prueba (Parte I)

Escrito por: Diego G. Moreira    13 diciembre 2009     4 minutos

Una de las últimas novedades de Peugeot para apuntarse a la moda SUV es el Peugeot 3008, un coche muy peculiar por diseño y por segmento (está entre un monóvolumen y un SUV). Ahora que prácticamente todas las marcas tienen su propio SUV y que modelos como el Nissan Qashqai arrasan en ventas, el 3008 viene para meterse de lleno en el segmento y con dos bazas importantes: el diseño y la amplitud.

Por tanto nos hemos puesto al volante del Peugeot 3008 equipado con el motor 2.0 HDi de 150 CV y el nivel de acabado más completo Sport Pack. Pese a que me refiero al Peugeot 3008 como un crossover (o incluso un monovolumen alto ) no hay ninguna versión del Peugeot 3008 que equipe tracción total, lo más parecido es el Grip-Control, que es un sistema que optimiza el control de tracción y trabaja conjuntamente con el ESP para que las ruedas delanteras nunca tengan problemas de pérdida de tracción y podemos seleccionar mediante un mando, el tipo de superficie por la que transitamos para que así el control de tracción y ESP se adapten a esa situación.

Motor y prestaciones

Peugeot_3008

Después de hablar del Grip-Control (que nuestra unidad no lo equipaba puesto que es un extra) pasemos directamente a hablar del motor y comportamiento del Peugeot 3008. Sin duda el motor 1.6 HDi de 110 CV es el motor ideal por relación entre prestaciones y consumos, porque nuestra unidad de pruebas equipaba el más potente dentro de la gama diesel HDi, pero el Peugeot 3008 es un coche con carácter tranquilo, con unas medidas considerables y que no está creado para correr ni tiene el mismo comportamiento que una berlina.

Volviendo a nuestro 3008, como comentaba anteriormente equipaba el motor disel HDi de dos litros y 150 CV, motor que respondía desde las 1.500 r.p.m. y empujaba con fuerza sobre las 2.000 r.p.m. moviendo con gran agilidad al 3008. Además este motor HDi de 150 CV cuenta con un par motor bastante elevado de 340 Nm (a 2.000 r.p.m.) y por tanto tenía fuerza de sobra para mover los 1.604 kg que pesa (un SUV normalmente ronda los 1.800 kg).

Este motor va asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades, con marchas poco elásticas, y la sexta marcha se agradece para poder rebajar el consumo que el peso penaliza bastante. En cuanto al comportamiento hay que tener en cuenta que no estamos ante una berlina y su altura y peso se va a notar en la conducción, mientras nos mantengamos en límites legales y no intentemos exprimir al máximo al 3008 no tendremos ningún tipo de problema pero es un vehículo pensado para una conducción tranquila y con un agradable confort de marcha interior. Por eso recalco que el motor de 150 CV me parece demasiado potente para el 3008 porque si elevamos el ritmo de conducción el Peugeot 3008 se va mostrar lento en reacción.

Peugeot_3008

Y sin duda la caracteristica más reseñable del Peugeot 3008 es su confort interior, cuenta con una buena insonorización, un puesto de conducción elevado (un interior muy amplio) y además dentro del vehículo se viaja muy cómodamente y si a eso le sumamos un motor diesel es un perfecto compañero de viaje o para escapadas de fin de semana.

Nuestra unidad además contaba con freno de mano eléctrico y asistente de arranque en pendiente. El freno de mano se pone y se quita sólo si queremos, puesto que si detenemos el vehículo y no lo hemos puesto por un despiste se acciona el sólo y si arrancamos sin quitar el freno al empezar a circular también se quita sólo (esto último no es muy común). Como detalle curioso nos llamó la atención del freno de mano, que en caso de una situación de emergencia si nosotros lo accionamos en marcha con la intención de detener el vehículo el coche se mantiene bajo control en todo momento (gracias a ESP). En el apartado de frenos, cuenta con frenos de disco a las cuatro ruedas y en nuestra unidad de pruebas montaba unas llantas de 18 pulgadas.

Peugeot_3008

Por último nos queda el apartado de consumos que como comentaba al principio de la prueba el peso del Peugeot 3008 penaliza bastante el consumo. En autopista hemos tenido una media de 5,6 litros a los 100 km (a velocidad legal), si pasamos a consumo en ciudad y carretera (40% – 60% apróx.) el consumo medio se situó en los 7,4 litros a los 100 km y finalmente durante toda la prueba (40 % del recorrido total fue por autopista, es decir unos 600 km) tuvimos un consumo medio de 6,8 litros a los 100 km.

En definitiva el motor de 150 CV nos ha gustado por la fuerza que tenía pero con menos potencia es suficente para un coche con carácter tranquilo y que tiene un agradable confort de marcha y unos consumos bastante buenos para poder hacer kilómetros con comodidad. En la segunda parte de la prueba hablaremos del diseño exterior (un rasgo importante en el 3008) y de la habitabilidad y diseño interior (puntos fuertes de este híbrido entre monovolumen y SUV).

Peugeot_3008

Prueba Peugeot 3008 2.0 HDi 150 CV | Parte II y Parte III

Fotos | David Taboada

Deja un comentario