Nos sentamos en el Audi Q5 Sportback 50 TFSIe, un híbrido con diseño

Nos sentamos en el Audi Q5 Sportback 50 TFSIe, un híbrido con diseño

Escrito por: Rafa Guitart   @GuitartRafa    21 junio 2021     4 minutos

La carrocería Sportback del Q5 aporta exclusividad y diseño sin perder los valores característicos del modelo añadiendo en la variante PHEV gran economía de uso

La nueva tendencia en diseño de vehículos CUV no para de crecer. Ya la variante SUV del Audi Q5 marcó una tendencia en el mercado, convirtiéndose en todo un referente en el segmento, con más de 56.000 unidades vendidas en España. Ahora, con nuevas carrocerías más exclusivas la oferta se hace aún más interesante. Modelos como el Q3, Q5 y Q7 ya disponen de versiones específicas tipo coupé que, en el caso del Q3, llega a ocupar el 57 por ciento de las ventas. Algo parecido ocurre con el e-tron Sportback, que supera en ventas a la variante convencional y, probablemente, ocurrirá lo mismo con la carrocería Sportback del Q4, prevista para el mes de septiembre.

En el caso del Q5 Sportback, recién iniciada su comercialización, registra un 43 por ciento de los pedidos totales, mientras que las variantes híbridas enchufables ya se encuentran en el entorno del 20 por ciento del mix de ventas.

Audi Q5 Sportback 50 TFSIe: elegante y deportivo

Las principales diferencias de tamaño con las versiones tradicionales se encuentran en la parte posterior, donde la caída del techo es más acusada. No obstante, el Audi Q5 ofrece 7 mm más de longitud, y es 2 mm más bajo, con las mismas medidas de anchura y batalla. Sí cede espacio de carga en el maletero: 510 litros (455 litros en híbrido enchufable), que se compensa con la banqueta trasera plus incorporada de serie (con respaldos abatibles en proporción 40:20:40 y reclinables), que permite jugar con 60 litros de maletero o ganar más espacio para los ocupantes. Casi no presenta diferencias de altura en las plazas traseras, aunque sí se pierde algo de visibilidad posterior por la inclinación de la luneta trasera.

Audi Q5 Sportback Prueba Highmotor 6

El equipamiento en general es muy rico, pues la carrocería Sportback arranca en el acabado Advanced, seguido de S Line y Black Line, con diferencias especialmente en el aspecto estético. No obstante, el interior no cambia respecto al del Q5 en diseño o materiales, manteniendo los estándares de la marca en terminación y calidad.

La carrocería Sportback tiene un coste adicional de unos 3.000 euros a igualdad de oferta mecánica, pero arranca con llantas de 18”, virtual cockpit plus configurable, sistema de Navegación plus MMI con pantalla de 10,1 pulgadas, climatizador automático de tres zonas, portón trasero eléctrico, control de velocidad de crucero, Audi drive select, etc.

Audi Q5 Sportback 50 TFSIe: potente y económico

El Q5 Sportback 50 TFSIe, con 299 CV, está disponible desde 66.810 euros; no se puede decir que tenga un precio económico de adquisición, pero sí de utilización, pues en condiciones de uso normales para cortos desplazamientos y con la batería cargada se pueden realizar consumos reales de poco más de 2 l/100 km, gracias a su batería de 17,9 kWh de capacidad bruta (14,4 útiles) lo que le permite homologar una autonomía en modo exclusivamente eléctrico de 62 CV en ciclo WLTP y disfrutar de las ventajas que aporta la etiqueta Cero de la DGT.

Audi Q5 Sportback Prueba Highmotor 7

Existe una variante 55 TFSIe más potente, de 367 CV, con la que también comparte el motor de gasolina de la versión 45 TFSI quattro de 265 CV y el eléctrico de 143 CV, pero con diferentes ajustes electrónicos. Cuesta 4.000 euros más que el 50 TFSIe, a igualdad de equipamiento S-Line, por lo que su precio de salida arranca en 73.210 euros. Eso sí, todas las versiones híbridas enchufables cuentan con el sistema de tracción total quattro ultra y cambio s-tronic de siete velocidades.

La versión 50 TFSIe ofrece buen nivel de prestaciones y un agrado de uso excepcional. En modo eléctrico puro se desplaza con suavidad, en silencio, y proporcionando una conducción muy placentera. Pero si queremos sacar partido de los dos propulsores, el Q5 se transforma en un modelo deportivo, brillante en aceleración y en recuperaciones, pues dispone de una dosis extra de par proporcionada por el motor eléctrico.

Logra un gran equilibrio entre confort y comportamiento dinámico, pues las suspensiones no resultan especialmente duras y logran contener bien los balanceos de la carrocería en curva. No obstante, se puede solicitar en opción una suspensión neumática con sistema de control de altura regulable en 60 mm que, en modo dynamic, baja 15 mm la altura de la carrocería, y en el modo offroad sube 45 mm para mejorar la circulación fuera de carretera. Respecto a las versiones de gasolina o diésel, las variantes híbridas enchufables permiten tener una capacidad de remolque de hasta 2 toneladas, en lugar de 2,4 toneladas.

Audi Q5 Sportback 50 TFSIe: carga rápida

Audi Q5 Sportback Prueba Highmotor 5

Aparte del equipamiento específico, las versiones TFSIe incorporan de serie el sistema de carga compact y el cable para recargar con corriente alterna en estaciones de carga pública a una potencia máxima de 7,3 kW. Homologa un consumo combinado de electricidad de entre 20,3 y 21,7 kWh/100 km.

La capacidad de batería es bastante grande para tratarse de un modelo híbrido enchufable. Con 17,9 kWh de potencia total y 14,4 kWh útil, permite la carga durante la noche en una toma de corriente doméstica en poco más de seis horas. Con el cable de serie, utilizando una toma industrial monofásica de 32 A, el tiempo de carga se reduce a 2,5 horas.


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.