A prueba SEAT Ateca FR 2.0 TSI 190 CV: nueva cara y misma esencia

A prueba SEAT Ateca FR 2.0 TSI 190 CV: nueva cara y misma esencia

Escrito por: Javier López   @jlopezbryan96    31 marzo 2021     7 minutos

Volvemos a ponernos a los mandos del SEAT Ateca, solo que en esta ocasión con los cambios pertinente por cortesía del restyling y con el motor 2.0 TSI de 190 CV

Los SUV son un clase de vehículos que, nos gusten o no, están cada vez más presentes en el mercado. Prueba irrefutable de ello es la cantidad de miembros de este segmento que hay en diferentes marcas, y en Highmotor ya hemos probado una considerable cantidad de ellos. Uno de los más asiduos ha sido el SEAT Ateca, una de las opciones más sensatas del mercado por su buena relación calidad-precio y que se enfrentó recientemente a un restyling.

Y es que la gama SEAT ya ha estipulado los pasos a seguir de la mano del Tarraco y el León, y el Ateca ha decidido seguir su estela. Con esta premisa, hemos decidido ponernos a los mandos del SUV español para saber si ofrece realmente mejoras o, por el contrario, son sutiles retoques.

Un diseño más fresco y actual

Lo cierto es que el SEAT Ateca empezaba a verse algo obsoleto frente a la competencia, por lo que el restyling le ha venido como anillo al dedo. Y es que el Ateca se ha sumido a los cánones de diseño establecidos por los ya mencionados Tarraco y León, que afectan tanto al exterior como al interior.

Prueba Seat Ateca Tsi 190 Fr 1

El frontal ahora se encuentra gobernado por una nueva parrilla y por unos faros de nueva firma, logrando asemejar al Ateca a su hermano mayor. También se asienta una defensa más agresiva por cortesía del acabado FR. En el lateral nos topamos con unas llantas de 19 pulgadas y unas taloneras específicas de esta versión.

Prueba Seat Ateca Tsi 190 Fr 4

La zaga se complementa con un alerón más marcado, unos pilotos posteriores con nueva firma LED y con la más moderna tipografía del nombre Ateca. La defensa también hace ademanes deportivos, pero lo cierto es que con el restyling el SUV español ha sucumbido en una moda que no nos termina de convencer: los embellecedores que simulan escapes.

Un habitáculo tecnológico pero fiel a sus principios

El interior del SEAT Ateca también presume de importantes novedades gracias a este restyling. Y es que ahora la tecnología se hace más notoria pero conservando algunos elementos propios de la anterior remesa de los vehículos de SEAT, algo que, en parte, se agradece.

Prueba Seat Ateca Tsi 190 Fr 5

Ahora, el SUV autóctono hace gala de un volante de nuevo corte inspirado en el que usa el León. El Digital Cockpit aprovecha para mostrar grafismos más modernos e intuitivos, y la pantalla central de 9,2 pulgadas integra el nuevo sistema de infoentretenimiento de SEAT que, si bien es intuitivo y agradable a la vista, su comportamiento resulta algo lento. Como punto negativo nos encontramos con la erradicación del mando para subir y bajar el volumen, aunque por suerte aún se conservan las ruletas físicas para la climatización.

Los materiales empleados son agradables y trasmiten buena calidad. El salpicadero está forrado en plástico blando, mientras que la consola central y muchos de sus recovecos están rematados en plástico duro. La sensación es de buen empaque y robustez, algo que se lleva viendo en los modelos de SEAT desde hace tiempo.

Prueba Seat Ateca Tsi 190 Fr 6

Las plazas delanteras son generosas y muy cómodas, permitiendo al conductor encontrar con facilidad una buena postura gracias a los numerosos ajustes eléctricos. Lo mismo se puede decir de las plazas posteriores, donde el espacio para la cabeza, piernas y anchura es simplemente sensacional. El asiento central adolece de un respaldo algo duro, pero ofrece un buen espacio para los hombros y un túnel de transmisión no demasiado pronunciado.

Prueba Seat Ateca Tsi 190 Fr 7

Por último el maletero, que declara 510 litros de capacidad de la mano de unas formas regulares. De esta forma, resulta muy sencillo depositar y recoger objetos, así como poder trasladar los bártulos de cuatro ocupantes sin complicaciones.

La dinámica por bandera

Pese a que ya hemos probado el SEAT Ateca con los motores 1.5 TSI y 2.0 TDI de 150 CV en ambos casos, en esta ocasión nos hemos puesto a los mandos del tope de gama con permiso del CUPRA Ateca. En las entrañas de la unidad de pruebas se escondía el propulsor 2.0 TSI, un cuatro cilindros sobrealimentado por turbo capaz de erogar 190 CV y 320 Nm de par, cifras que se gestionan por medio del cambio automático DSG de siete relaciones y por el sistema de tracción total 4Drive.

Antes de entrar en materia cabe decir que el restyling del SEAT Ateca no ha afectado ni al elenco mecánico ni al comportamiento dinámico. Esto no debemos contemplarlo como algo negativo, sobre todo teniendo en cuenta que el SUV español es uno de los mejores de su segmento en este aspecto.

Prueba Seat Ateca Tsi 190 Fr 13

El motor ofrece la potencia de una manera lineal en los primeros compases del tacómetro, pero rápidamente experimentaremos empuje gracias a los 320 Nm de par, que llegan a partir de las 1.500 vueltas. El cambio DSG gestiona bien los cambios y con suavidad, aunque cuando le exigimos en reducciones se muestra algo lento.

Pese a que la unidad de pruebas contaba con el acabado FR y con el sistema DDC que permite variar el tarado de la suspensión, mostró un comportamiento ejemplar en autopista. Y es que el rodar firme del Ateca mitiga el máximo los balanceos de la carrocería -aunque no desaparecen- de la mano de un buen confort de marcha, aunque es cierto que sentiremos los rotos del asfalto con más notoriedad que en otras versiones menos deportivas del SUV autóctono. Aquí el consumo asciende hasta los 7,8 litros a los 100 aproximadamente.

En ciudad el SEAT Ateca no es el mejor de los aliados debido a sus dimensiones, aunque lo cierto es que las numerosas ayudas a la conducción que presenta facilitan la tarea. Su dirección es blanda en los modos de conducción más conservadores, al igual que la suspensión, que busca ocultar su tarado más bien duro por naturaleza. Sin embargo, debido al peso extra por cortesía del sistema 4Drive, a las llantas de 19 pulgadas y a los 190 CV, el Ateca declara unos consumos en el entorno urbano de aproximadamente 11 litros.

Pero, ¿qué pasa cuando nos enfrentamos a una carretera de curvas? Y es que, pese a que no sea del todo lógico pensar que un SUV puede tener un buen comportamiento dinámico, lo cierto es que el Ateca sí lo tiene. Gracias a esa suspensión más firme por cortesía del acabado FR, el SUV contiene bastante bien los balanceos de la carrocería, aunque son inevitable debido a su peso y envergadura, por lo que debemos saber dónde están sus limites.

Prueba Seat Ateca Tsi 190 Fr 15

La dirección, sin ser tan comunicativa como podría dado el conjunto general, transmite bastante información y es muy directa. Por supuesto el motor está acompasado, pieza clave que, en los modos de conducción más radicales, saca a relucir toda su fuerza con ímpetu. Y es que pese a ser un propulsor turbo tiene un régimen de giro bastante alto, lo que nos permite jugar con las marchas y tener potencia en prácticamente cualquier zona del cuentavueltas.

Conclusión

Sin lugar a dudas, el SEAT Ateca es uno de los SUV más equilibrados del mercado, y este restyling lo único que hace es mejorar la fórmula. Ahora contamos con una estética más moderna, con un interior más tecnológico y con la misma esencia. Adolece en consumos esta versión y en una presentación de los mandos que se puede sentir algo obsoleta, aunque agradecemos la presencia de botones físicos.

Prueba Seat Ateca Tsi 190 Fr 14

Si queremos decantarnos por esta configuración con pretensiones deportivas, tendremos que afrontar un desembolso mínimo de 38.660 euros. En el caso de la unidad de pruebas, dicha cifra superaba los 40.000 euros, lo que ya nos lleva muy cerca del terreno del CUPRA Ateca, lo que puede complicar nuestra decisión.


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.