8 febrero 2018 Pick-up, Pruebas

hilux-hm-2

Esta semana, en la sección de pruebas de Highmotor, tenemos con nosotros uno de esos vehículos de espíritu rudo y aventurero.

Una cada vez menos considerada herramienta de trabajo y cada vez más percibida como vehículo de ocio, hablamos de la Hilux de Toyota en su versión 150D VX.

Las pick-up están de enhorabuena en nuestro país, ya que gracias a las modificaciones en la legislación, han pasado de considerarse vehículos industriales a poder matricularse como turismo, permitiendo aumentar su velocidad máxima a 120 km/h, entre otras ventajas, algo que ha redundado en una mejora en las ventas de este tipo de vehículos.

Un diseño que no deja lugar a equívoco

El modelo Hilux de Toyota es, posiblemente, uno de los más conocidos y populares de la historia del fabricante nipón. La pick-up japonesa cuenta con décadas y décadas de historia, una historia que siempre ha ido ligada al trabajo duro, a la robustez de su construcción y a la dificultad de las condiciones en las que suele trabajar.

hilux-hm-5

La imagen de la Hilux se ha adaptado medianamente a las líneas de la actual gama del fabricante, aunque los trazos rudos y fuertes no se pueden disimular fácilmente (algo que tampoco pretende). La parrilla delantera cromada, de gran tamaño, dota al frontal de una presencia muy marcada, a lo que también ayudan los grupos ópticos de generosas dimensiones.

Independientemente de su cabina, la Hilux tiene una longitud de 5.33 metros

La caja muy cuadrada está bien integrada en el conjunto, mientras que la cabina, con cuatro puertas, disfruta de un parabrisas poco inclinado, que mejora la visibilidad pero, por contra, empeora la aerodinámica. Los detalles cromados existentes en las cúpulas de los retrovisores o en los tiradores de las puertas amplían la sensación de calidad.

hilux-hm-3

Las llantas de aleación, de 17 pulgadas, están montadas sobre neumáticos mixtos Bridgestone Duele, con un gran balón. En la parte trasera encontramos una portezuela metálica con apertura batiente, sin ningún tipo de amortiguación, sostenida por dos bisagras metálicas de aspecto resistente.

La superficie de carga no cuenta con ningún tipo de protección adicional además de la pintura de la carrocería. Con una plataforma de más de 1.5 metros de ancho y 1.65 metros de largo, su capacidad está fuera de toda duda, contando además con un suelo especialmente duro para evitar hundimientos por el peso. La Hilux es capaz de remolcar, además, 3.2 toneladas de peso en esta versión de doble cabina.

Un interior vistoso y robusto

El interior del Toyota Hilux se puede calificar de vistoso sin ningún problema. Y es que, una vez accedemos al habitáculo (no sin dificultad, debido a la altura de la cabina, aunque contamos con un asidero en el pilar A para mejorar la accesibilidad) nos encontramos con un ambiente más agradable del que a priori nos podríamos esperar de un vehículo de planteamiento eminentemente industrial.

hilux-hm-8

Y es que el salpicadero, construido con materiales rígidos pero bien ensamblados, cuenta con un tablier horizontal rematado en pintura lacada, que unido a los detalles en color plata satinado ofrece una apariencia visualmente atractiva, más propia de un turismo que de un vehículo industrial.

De cualquier manera, el aire familiar de los actuales Toyota lo podemos encontrar en multitud de elementos como los mandos de la climatización, el volante o, incluso, la instrumentación, con una clásica retroiluminación blanca y azul y una pantalla multifunción a color con variedad de información.

hilux-hm-11

El interior resulta, además, relativamente confortable gracias a unos asientos bien diseñados, que en esta versión están tapizados en tela de aspecto resistente. El espacio interior es, además, bastante generoso también en la segunda fila de asientos, que cuentan, eso sí, con un respaldo algo más vertical de lo que nos gustaría.

La practicidad es otro de sus puntos fuertes. Allá donde miremos nos encontramos huecos portaobjetos de gran tamaño, así como guanteras que, en el caso de la inferior, la clásica que todos conocemos, está refrigerada. Sin duda, un punto muy positivo en un vehículo de este calibre.

Ruidoso y algo torpe, pero con fuerza y con encanto

hilux-hm-19

La Hilux de Toyota es un vehículo que, al menos en nuestro país, está disponible únicamente con un propulsor diésel de cuatro cilindros y 2.4 litros de cubicaje. Es una unidad con tecnología de inyección directa por raíl común, que ofrece 150 CV a 3.400 rom, con un par máximo de 400 NM a 1.600 vueltas.

Colocado en posición delantero-longitudinal, este motor, con bloque de hierro y culata de aluminio se asocia a una transmisión manual de 6 velocidades con la que homologa un consumo medio de 7.0 litros/100 km, consumo que desciende hasta los 6.3 litros/100 km en ciclo extraurbano y alcanza los 8.2 litros/100 km en ciclo urbano.

hilux-hm-16

Según las cifras oficiales, la Hilux es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h, en nuestra versión, en 13.2 segundos, alcanzando una velocidad máxima de 170 km/h. Su bastidor está diseñado aún a la antigua usanza, utilizando una base de travesaños sobre la que se asienta la carrocería, realizada en acero. Para la suspensión, un esquema de paralelogramo deformable en la parte delantera con amortiguadores tubulares y un eje rígido posterior con ballestas como elemento amortiguador.

El equipo de frenos está compuesto por discos ventilados con pinza de doble pistón en las ruedas delanteras, así como un sistema de tambores en la parte posterior. Por supuesto, no falta el ABS, complementado con un sistema de control de tracción y de estabilidad totalmente desconectables.

hilux-hm-13

El sistema de tracción se maneja a través de una ruleta situada en el habitáculo (cercana a los mandos de la climatización), ofreciendo tres opciones de utilización: tracción trasera (configuración por defecto), tracción total (para firmes resbaladizos, conectable hasta 50 km/h) y tracción integral con reductora. Adicionalmente se ofrece un bloqueo del diferencial trasero para situaciones extremas.

En la vida real, nos encontramos ante un vehículo que, salvando las distancias, se conduce como un todoterreno “de los de antes”. La amortiguación es blanda, pero debido al esquema de ballestas, cuando la caja va vacía la parte trasera se muestra rebotona en exceso. Es un problema inherente a estos vehículos, que todos padecen a excepción de los que equipan sistema de amortiguación muelle-amortiguador.

hilux-hm-7

La dirección es algo pesada, lo que unido a una desmultiplicación muy grande nos da una sensación de “camión” al conducirlo, A esta sensación también contribuye el accionamiento de la caja de cambios, tanto por el tacto y recorridos de la palanca (enormes) como por la dureza del pedal del embrague. Mejor ir bien desayunados en caso de atasco…

La sonoridad del motor es evidente sobre todo en frío, mientras que en caliente es menos patente, al menos en el habitáculo. Las vibraciones se transmiten también al habitáculo con claridad, aunque en marcha se perciben menos. Los largos desarrollos de la transmisión (la 6ª supera los 60 km/h cada 1.000 rpm) permiten cruceros con baja sonoridad, reduciendo también el consumo de carburante, que en condiciones reales ronda los 9 litros.

hilux-hm-6

Si abandonamos el asfalto, la conducción de la pick-up japonesa se convierte en toda una aventura. Cualquier obstáculo se hace pequeño a sus mandos, y si nos queremos divertir, no tenemos más que desconectar el control de tracción y dejar la fuerza en el eje trasero, disfrutando de unas derrapadas de profesional (en terrenos que lo permitan, claro). El gigantesco recorrido de los ejes permite que dejar una rueda en el aire sea prácticamente imposible, garantizando así una motricidad excelente.

Gama y versiones, ¿cuánto cuesta la unidad que ves?

La gama de Hilux está siempre articulada en torno al motor 150D, pero está disponible con Cabina Sencilla (Acabado GX, 30.468€), Cabina Extra (Acabado GX, 31.603€) y la ya mencionada Cabina Doble, la más popular, disponible con una gran variedad de acabados. Desde el básico GX (32.500€) hasta el más alto Limited.

hilux-hm-14

En nuestro caso, la unidad que hemos probado corresponde al acabado intermedio VX, con un precio de salida de 34.000€ descuentos incluidos. El equipamiento de serie incluye elementos como el control de crucero, 7 airbags, cámara de visión trasera, sensor de luz, anclajes ISOFIX o volante y pomos revestidos en cuero.

Las opciones incluídas en esta unidad son el pack de seguridad activa Toyota Safety Sense (600€), el sistema multimedia con navegador Toyota Touch 2 & Go (800€) y la pintura metalizada Rojo Vulcano (500€). El precio final, promociones incluidas, es de 34.265€ para un auténtico todo en uno.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *