El Renault Rodeo es el alter ego del Citroën Mehari y puede que no lo conocieras

El Renault Rodeo es el alter ego del Citroën Mehari y puede que no lo conocieras

Escrito por: Javier López    8 febrero 2018     Sin comentarios     3 minutos

Renault contaba entre su línea de producción con el Rodeo. Este pequeño todoterreno se presenta como un desconocido, y hoy haremos un repaso de su historia.

Muchos vehículos han pasado completamente desapercibidos a lo largo de la historia, siendo meros fantasmas en los recuerdos de aquellos clientes que tuvieron. Sin embargo, en Highmotor opinamos que todo coche merece una segunda oportunidad, y hemos abierto el baúl de los recuerdos para traeros al Renault Rodeo, un vehículo que destaca por ofrecer unas características off-road de lo más peculiares. Su innegable parecido con el Citroën Mehari lo hacen un vehículo carismático y hoy os vamos a contar más detalles del pequeño todoterreno de la firma del rombo.

Debemos remontarnos al año 1970, fecha en la que el Rodeo nació bajo el nombre de ACL, una empresa con la que colaboró Renault para desarrollar el vehículo. Sin embargo, en el año 1976 pasó a estar completamente bajo la custodia de la firma francesa, por lo que adoptó el nombre Renault. La marca creó al Rodeo con la intención de ofrecer al público un pequeño todoterreno asequible, eficiente y, al mismo tiempo, llamativo.

El Rodeo contaba con una estética única que, pese a ser un vehículo con un diseño con pocos alardes, engatusaba a sus clientes con destreza. Contaba con un interior espartano, pero perfecto para su finalidad de atravesar cualquier tipo de terreno. Al mismo tiempo, Renault supo ver a dos tipos de compradores del Rodeo, por lo que el modelo francés se ofrecía tanto con tracción delantera como con tracción a las cuatro ruedas, un sistema pensado para los más aventureros.

renault-rodeo-02

Como base de este llamativo Renault se utilizó la del Renault 4 y, al mismo tiempo, ambos compartían mecánica en la primera generación del todoterreno francés. Concretamente, nos encontramos con un pequeño motor de 845 cc y 34 CV de potencia, pero resultaron suficientes para mover con soltura al Rodeo. Sin embargo, con el paso del tiempo se instaló un propulsor más potente, el cual derivaba directamente del Renault 5. Esta motorización se caracterizaba por ofrecer 1.2 litros y 45 CV, cifra que se encargó de darle vida al Rodeo de segunda generación denominado Rodeo 6.

Durante unos años, el Rodeo 4 -la primera versión de este- y el 6 convivieron juntos de forma que sus clientes podían optar por cualquiera de los dos. Al mismo tiempo, la firma del rombo se dio cuenta del potencial de su creación y por ello llevaron a cabo el Rodeo Hoggar, una edición especial que contaba con un sistema de tracción total y una estética mucho más robusta y preparada para afrontar cualquier tipo de circunstancia.

renault-rodeo-01

Sin duda alguna, el Rodeo es uno de esos vehículos únicos y con el paso del tiempo se convertirá en un auténtico clásico. Pude ser que la firma se adelantase a su tiempo, pero desde luego el 4×4 francés no deja indiferente a nadie y prevalecerá en nuestras memorias de forma indefinida.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.