Saab 9-3 Sedan 2.0T XWD de 210 CV, prueba (Parte I)

Saab 9-3 Sedan 2.0T XWD de 210 CV, prueba (Parte I)

Escrito por: Diego G. Moreira    1 octubre 2009     4 minutos

Octubre viene muy cargadito de pruebas interesantes, y esta vez os presentamos un coche poco común. Hablamos de una berlina con 210 CV de potencia, motor gasolina, tracción total a las cuatro ruedas permanente y un interior amplio y con materiales de calidad. Con esta descripción normalmente se viene a la cabeza las tres marcas premium típicas (Mercedes, BMW o Audi) pero el Saab 9-3 Sedan 2.0T de 210 CV y tracción total intenta hacerle frente a los alemanes.

Con un aspecto contundente, musculoso y con tintes deportivos el Saab 9-3 Sedan tiene una imágen exterior con mucha personalidad, que denota las intenciones de esta berlina, en cuanto al interior, es amplio para cinco ocupantes, materiales de calidad y un equipamiento muy completo. Pero de los motores disponibles para el 9-3 Sedan, sin duda la mejor apuesta de la marca sueca es este 2.0T gasolina con 210 CV y tracción total, un motor a la altura y muy divertido en la conducción.

Motor y prestaciones

Saab_9-3_Sedan

Nuestro Saab 9-3 equipaba el motor de dos litros turbo, motor que desarrolla una potencia de 210 CV, pero lo mejor del motor no es sólo la potencia, sino que lo podemos asociar a la tracción total (XWD). Al tratarse de un motor gasolina responde de forma perezosa por debajo de 2.500 r.p.m., pero en cuanto llegamos a esa cifra el coche empieza a empujar sin límite hasta llegar apróximadamente a las 4.500 r.p.m.

Cuenta con un par motor bastante elevado de 300 Nm entre las 2.500 y 4.000 r.p.m., tiene mayor par el motor 1.9 TTiD de 180 CV y en consumos sin duda es más recomendable, pero no puede asociarse a la tracción total y el gasolina si. En términos racionales es más recomendable el motor TTiD de 180 CV puesto que es más equilibrado entre potencia y consumos, pero si no pensamos racionalmente o queremos la tracción total el motor gasolina es muy recomendable.

Gracias a la tracción total, el 9-3 Sedan se pega al suelo y responde con un comportamiento más deportivo de lo habitual o del que puede tener con el motor diesel, además en las aceleraciones siempre arranca de forma uniforme y en rotondas o curvas reviradas el aplomo del 9-3 Sedan es muy bueno. Como detalle curioso, en las aceleraciones, cuando subes de 2.500 r.p.m. oirás el silvido del turbo. En nieve o situaciones con complicada adherencia la tracción resuelve su papel sin complicaciones.

Saab_9-3_Sedan

Algo que es más complicado de utilizar es el cambio, manual de seis velocidades, que al tener tanta potencia tanto primera como segunda son marchas algo bruscas, quizás con una caja de cambios automática este problema desaparezca, y a medida que vas cogiendo el tacto del cambio vas mitigando la brusquedad cuando reduces a segunda o incluso reduces de cuarta a tercera.

En cuanto a los frenos, están también a la altura del conjunto. Cuenta con frenos de disco en las cuatro ruedas (los delanteros de mayor diámetro) y detienen el coche sin problema, y eso combinado con una dirección precisa hacen que en todo momento tengamos controlado del coche. Como detalle mencionar, que conduciendo de noche por una carretera de montaña con curvas enrevesadas y poca iluminación, se cruzó un gato. En ese momento pegué un giro brusco para esquivarlo y frene completamente, con lo que el coche respondió siguiendo siempre la dirección del volante y deteniendose sin problemas y esquivando el animal.

En cuanto al tarado de las suspensiones es agradable y por último mencionar que la tracción total se reduce un 25% hacía las ruedas traseras en caso de viajar a velocidad constante para mejorar los consumos. Y hablando de consumos, toda la deportividad y potencia, así como la tracción, pasan factura en los consumos, es algo normal, estamos ante un coche con 210 CV y tracción total.

Saab_9-3_Sedan

El consumo mínimo que conseguimos en autopista a unos 120 km/h fue de 7,8 l/100 km. Si pasamos al consumo medio en carretera rondamos los 11 litros a los 100km, de echo nada más coger el coche (con tres cuartos de depósito) me marcaba una autonomía de 400 km, autonomía que en autovía fui mejorando. En ciudad ahí los consumos se disparan rondando los 15 litros a los 100 km, mínimo.

Comparado con el motor TTiD de 180 CV sin duda es más económico el turbo diesel y si nos da igual la tracción total es una buena elección, de echo comparé un recorrido de 20 km que hice con el Saab 9-3 Cabrio con el motor diesel y consumio en esa carretera 4 l/ 100 km a una media de 60 km/h en recto, y el motor gasolina marcó 7,5 l/100 km en ese recorrido.

Por tanto el Saab 9-3 2.0T de 210 CV y tracción total está a la altura para competir en cuanto a motor y comportamiento con las berlinas del segmento, el único punto flaco es el consumo, pero es muy justificable. En la siguiente parte de la prueba, os hablaremos del diseño exterior, habitabilidad interior y espacio, algo en lo que destaca esta berlina.

Saab_9-3_SEdan

Fotos | David Taboada

Deja un comentario