A prueba SEAT Arona 1.6 TDI 115 CV: el SUV compacto que equilibra la balanza

A prueba SEAT Arona 1.6 TDI 115 CV: el SUV compacto que equilibra la balanza

Escrito por: Javier López    17 junio 2019     Sin comentarios     10 minutos

En esta ocasión ponemos a prueba al SEAT Arona equipado con el motor diésel 1.6 TDI de 115 CV, una combinación cumplidora en todos los ámbitos cotidianos.

Estamos ante una época automovilística en la que los SUV están de moda le pese a quien le pese, y se presentan como un tipo de vehículo capaz de ofrecer de manera unificada numerosas ventajas de otros segmentos. Por la sección de pruebas de Highmotor ya han pasado innumerables modelos pertenecientes a este sector de la automoción que tanto auge está experimentando, pero hemos querido volver a analizarlo. En esta ocasión, ha sido el SEAT Arona equipado con el motor diésel de 1.6 litros y cambio manual el encargado de ser el protagonista que hoy nos incumbe, puesto que no solo es uno de los representantes más codiciados del segmento SUV, sino también de los B-SUV, o lo que es lo mismo, los compactos hechos SUV.

Dicha categoría perteneciente al segmento SUV se encuentra en plena ebullición, y son muchos los clientes que recurren a ella para obtener un vehículo que en una primera instancia parece muy polivalente. Sin embargo, hemos querido comprobar por nuestra propia cuenta cuánto de verdad hay en esto y si realmente un coche como el SEAT Arona es capaz de cubrir con éxito las necesidades más cotidianas en todos los ámbitos posibles.

Un diseño fiel a la familia SEAT

Los diseñadores de la marca española han recurrido a ese mismo lenguaje que fue empleado para desarrollar otros modelos, como el Ibiza o el Ateca, para darle forma al Arona. Sin embargo, el SUV de acceso de SEAT cuenta con una serie de rasgos que lo dotan de personalidad propia, una característica muy beneficiosa para evitar caer en el error de confundirlo con otros vástagos de la firma.

Seat Arona 1 5 Tdi 115 Cv Prueba 28

La unidad de pruebas se encontraba sazonada por el acabado Xcellence Edition, el cual se sitúa tan solo por debajo del más deportivo FR. Gracias a este, nos encontramos con diferentes elementos que asientan un carácter mucho más exclusivo y elegante sobre el SEAT Arona, y el cual se puede ver reflejado a través del frontal, donde dos pilotos muy estilizados, una imponente parrilla cromada y una defensa angulosa con líneas secas, se encargan de ofrecer un aspecto serio pero con ciertas dosis de deportividad.

Lo primero que nos cautivará al observar el lateral serán las llantas de 18 pulgadas que equipaba la unidad de pruebas. Mismo efecto causarán sus marcadas líneas que van ascendiendo al mismo compás que su carrocería, con el objetivo de marcar aún más ese aspecto SUV. Su techo, rematado en una tonalidad diferente a la del resto del cuerpo del Arona, se mantiene uniforme hasta la zona final, donde un pequeño spoiler vuelve a insinuar ese espíritu deportivo que después descubriremos si realmente está presente en el SUV español.

Seat Arona 1 5 Tdi 115 Cv Prueba 30

Por último pero no por ello menos importante, nos encontramos con la zaga, zona en la que dos pilotos más rechonchos que los frontales siguen haciendo gala de los últimos cánones de diseño de SEAT. Pero lo que realmente me resulta impactante de la parte posterior del Arona es su voluminosa defensa, que se encuentra adornada por una protección de plástico negro y una pieza central rematada en gris, siendo esta última la encargada de aportar más exclusividad al conjunto y de esconder las salidas del escape que, con este acabado, no son disimuladas mediante embellecedores como sí ocurre en el FR.

Un habitáculo sobrio, bien rematado y tecnológico

El interior del SEAT Arona sigue esa misma filosofía y armonía que podemos apreciar en su exterior, pero se acentúa gracias a la presencia de la última tecnología desarrollada por el Grupo Volkswagen. Al mismo tiempo, esta se combina con unos acabados más que correctos, pero en general son líneas demasiados sobrias y austeras las que nos envuelven en el interior del SUV español.

Seat Arona 1 5 Tdi 115 Cv Prueba 32

Lo primero que llama nuestra atención es un volante forrado en cuero y achatado por la parte baja, y el cual nos obsequiará con dos botoneras a los extremos que nos permitirán controlar el sistema multimedia y el Digital Cockpit. Así es, el pequeño de los SUV de SEAT ya cuenta con el cuadro de mandos digital, una opción que viene de serie con el acabado Xcellence Edition y que se encarga de asentar sobre las carnes del Arona un aspecto mucho más futurista y moderno.

A través de una pantalla de 10,25 pulgadas (26 centímetros), el Arona nos proporcionará todo tipo de información mediante diferentes menús configurables a gusto del conductor. Para aquellos clientes más nostálgicos, se ofrece una visión en la que cobran protagonismo dos esferas tradicionales que muestran la velocidad y las revoluciones del motor. Sin embargo, entre estas podremos visualizar otras funciones que incorpora el SUV español, tales como la navegación, música, o datos sobre el dispositivo móvil. En caso de no escoger el acabado Xcellence Edition, recomiendo encarecidamente llevar a cabo el desembolso de 310 euros, cifra que pide la marca por incluir el Digital Cockpit en nuestro vehículo.

Seat Arona 1 5 Tdi 115 Cv Prueba 12

Para culminar el despliegue tecnológico, el Arona nos obsequia con una pantalla de 8 pulgadas táctil gobernando el salpicadero con una posición adecuada y manejable pese a que a priori parece más baja. Esta muestra un funcionamiento sencillo e intuitivo, que se complementa con una respuesta rápida y ágil y que admite conexión con nuestro smartphone a través de Apple CarPlay o Android Auto. Sin embargo es hasta aquí donde encontramos componentes realmente llamativos, puesto que el resto del interior del SUV español se presenta como un lugar sobrio y austero.

Pero esto no debemos contemplarlo como un aspecto negativo ya que, al mismo tiempo, podemos percibir unos ajustes bien rematados. Es cierto que son varias las piezas terminadas en plástico duro, pero el salpicadero en cuero, el tacto de todos los mandos y el anclaje que presentan los componentes del Arona nos proporcionan una sensación de que se han empleado buenos materiales dispuestos a aguantar con diligencia el paso del tiempo.

Seat Arona 1 5 Tdi 115 Cv Prueba 10

En lo que respecta a las plazas traseras, nos encontramos con una habitabilidad bastante escasa teniendo en cuenta la envergadura del SUV español. Incluso me atrevería a apuntar que la que ofrece su hermano, el Ibiza, es mayor pese a que ambos modelos comparten plataforma y distancia entre ejes. El espacio para las piernas es escaso, aunque es cierto que su mayor altura permite que la cabeza de los ocupantes goce de una mayor comodidad. El maletero cubica 400 litros, una capacidad muy aprovechable gracias a la boca de carga completamente plana y a los ángulos rectos que lo confieren.

A los mandos del SEAT Arona: suave y más preciso de lo esperado

Es cierto que cuando nos disponemos a conducir un SUV tendemos a tener unos prejuicios que no son siempre justos con este segmento, y admito que yo he cometido ese mismo error. El SEAT Arona, para mi sorpresa, se presenta como un vehículo mucho más dinámico de lo que uno puede imaginar en una primera instancia, un rasgo que cada vez es más habitual entre los integrantes de la firma española, los cuales son conferidos a partir de una disciplina que saca a relucir un lado más deportivo y firme.

Seat Arona 1 5 Tdi 115 Cv Prueba 18

La unidad de pruebas se encontraba animada por el propulsor diésel 1.6 TDI de cuatro cilindros y sobrealimentado por turbo. Este es capaz de erogar 115 CV de potencia -entregados entre 3.250 rpm y 4.000- y 250 Nm de par -que llegan a partir de las 1.500 rpm hasta las 3.200 rpm-, unas cifras más que suficientes para mover con diligencia al SEAT Arona.

Gracias a la entrega prácticamente inmediata del par, nos encontramos con un empuje inicial que nos ayudará en cualquier tesitura. Al mismo tiempo, la potencia llega prácticamente después de los 250 Nm, provocando una respuesta enérgica en todo el rango de revoluciones, y que le permite al SUV español equipado con este motor dejar atrás esa sensación de desfallecimiento prematuro de todo diésel.

Seat Arona 1 5 Tdi 115 Cv Prueba 22

La caja de cambios manual de seis velocidades ofrece un tacto duro y preciso, algo que me ha sorprendido gratamente en un vehículo más bien enfocado al mundo urbano. Lo mismo sucede con la suspensión, que un tarado algo seco provocará que sintamos con más contundencia los badenes e imperfecciones del terreno -algo que también achaco a las llantas de 18 pulgadas que equipaba la unidad de pruebas- pero que, a cambio, nos proporcionará un comportamiento dinámico firme y estable entre curva y curva, aunque sí que es posible sentir leves balanceos de la carrocería cuando abusamos demasiado de su puesta a punto.

La dirección presenta un peso adecuado y el cual se puede gestionar a través de los diferentes modos de conducción que ofrece el Arona, pero he echado en falta un poco más de comunicación con el propio asfalto. Sin embargo, el SUV de acceso de la firma española se presenta como un compañero idílico para afrontar el mundo urbano, donde sus contenidas dimensiones lo hacen perfecto para estacionar o callejear. En autopista también hace gala de un comportamiento ejemplar con un confort de rodadura intachable y un aplomo que sorprende, permitiéndonos así realizar largos viajes sin padecer en el intento, aunque en ciertos puntos echaremos en falta algo de potencia, por lo que nos veremos obligados a reducir de marcha para realizar un adelantamiento, por ejemplo.

Seat Arona 1 5 Tdi 115 Cv Prueba 23

Por otra parte y dejando atrás la dinámica del SUV de SEAT, a lo largo de la prueba los consumos obtenidos me han sorprendido negativamente, puesto que me ha resultado imposible bajar la media de los 6,3 litros/100 km en autopista y de los 8,2 litros/100 km en ciudad, unas cifras altas para el motor que equipaba el Arona. Creemos que esto es debido al bajo kilometraje que presentaba la unidad probada, puesto que seguramente estos consumos se ajusten mucho más una vez que el rodaje del motor se haya completado.

Conclusión

El SEAT Arona es un vehículo que, en líneas generales, sorprende para bien. Consigue provocar esta sensación gracias a un diseño moderno y actual pero fiel al de la familia que le da cobijo; con un habitáculo con las últimas tecnologías y unos ajustes más que correctos pese a la presencia de ciertos plásticos duros y con un motor cumplidor capaz de mover al SUV español con diligencia en cualquier terreno.

Con un precio de partida de 15.050 euros, el SEAT Arona se convierte en un duro competidor para diferentes modelos procedentes de marcas más generalistas. Sin embargo, si queremos hacernos con una unidad con el acabado Xcellence Edition, tendremos que afrontar un desembolso de 20.260 euros sin opciones, una cifra algo alta pero que se podrá ajustar a través de descuentos o de la propia financiación.

Seat Arona 1 5 Tdi 115 Cv Prueba 05

En conclusión, si queremos un SUV urbano moderno y capaz de cumplir con multitud de tareas tanto en el ámbito urbano como en la autopista, el Arona es un candidato muy a tener en cuenta. Tal vez sea recomendable sacrificar ciertos opcionales o el acabado Xcellence Edition para obtener un precio más ajustado y apropiado, aunque todo dependerá del uso que le vayamos a dar al SEAT Arona, ya que los motores disponibles varían en función del acabado que decidamos incluir.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.