Sergio Marchionne, el hombre al que FIAT no podrá pagar la inmensa deuda contraída

Sergio Marchionne, el hombre al que FIAT no podrá pagar la inmensa deuda contraída

Escrito por: Guillermo Lopez    30 julio 2018     Comentario     5 minutos

El fallecimiento de Sergio Marchionne marca el inicio de una nueva era en la historia de FIAT, que seguirá escribiéndose gracias a su capacidad de liderazgo.

“Desafortunadamente, lo que temíamos ha sucedido. Sergio Marchionne, hombre y amigo, se ha ido”. John Elkann, presidente de FCA y representante de la familia Agnelli comunicaba así el fallecimiento de Sergio Marchionne, el hombre al que FIAT le debe seguir existiendo.

En 2002, la muerte de Umberto Agnelli, “il Avoccato” dejaba al Grupo Fiat en una situación ciertamente grave. Sin heredero directo en la gestión y con una muy grave situación financiera y societaria, el futuro del grupo automovilístico italiano pendía de un hilo. A Agnelli le sucedió provisionalmente en el cargo Luca Cordero di Montezemolo, director por entonces de Ferrari, situación que agravó aún más la situación, ya que tal hecho provocó la inmediata renuncia del entonces CEO de Fiat, Giuseppe Morchio, eterno aspirante a suceder a Agnelli, quien a la vista de la situación decidió abandonar el grupo.

Algo parecido a lo que ha sucedido el pasado fin de semana con Alfredo Altavilla, responsable del Grupo FCA para Europa, Medio Oriente y África, quien tras el nombramiento de Mike Manley como sucesor de Marchionne también ha anunciado su salida del grupo.

¿A qué se enfrenta Mike Manley al frente del Grupo FCA tras el repentino fallecimiento de Sergio Marchionne?

¿A qué se enfrenta Mike Manley al frente del Grupo FCA tras el repentino fallecimiento de Sergio Marchionne?

El Grupo FCA se ha visto obligado a acelerar el reemplazo de su CEO, Sergio Marchionne, ante su fallecimiento tras el súbito agravamiento del estado de salud.

LEER MÁS

En 2003, y ante la extremadamente grave situación financiera y empresarial que atravesaba el Grupo Fiat, los herederos de la familia Agnelli deciden buscar a un experto en reflotar empresas con pérdidas. El elegido fue Sergio Marchionne, un hombre sin experiencia alguna en el sector del automóvil pero con una importante reputación a sus espaldas a la hora de dar la vuelta y reflotar empresas en complicada situación financiera, tal y como demostró como especialistas en estas lides de la empresa de consulting Deloitte.

Muchos fueron entonces los que pusieron el grito en el cielo y auguraron un pésimo futuro para el Grupo Fiat, algo que el propio Marchionne ha conseguido evitar que fuera así.

Tras encauzar la marcha del grupo italiano, Marchionne supo aprovechar la fuerte crisis financiera de 2008 para hacer crecer FIAT. Así, supo ver las oportunidades de globalización para Fiat que la crisis económica abría en el sector del automóvil y aprovechó la resolución de la breve y desastrosa alianza de Chrysler con el Grupo Daimler para adquirir una participación del 20 por ciento en la empresa americana. Y en 2009 elevó esa participación hasta alcanzar el 58,5 por ciento, para, finalmente en 2012, adquirir el resto de acciones del fabricante americano y crear el actual grupo Fiat Chrysler Automobiles (FCA). Una acción que facilitaba al fabricante italiano el acceso al mercado americano y el tamaño suficiente como para poder seguir compitiendo con los grandes rivales globales del sector del automóvil.

En 2014, Luca Cordero di Montezemolo deja el mando de Ferrari, y Marchionne asume el puesto de CEO de la marca del cavallino rampante. Una de sus primeras decisiones fue escindir a la marca deportiva en una división independiente dentro del grupo. La inminente salida de Marchionne prevista para finales de 2018 iba a dejar a Sergio al frente únicamente de Ferrari, marca a la que pensaba dedicarse en exclusiva durante los próximos cinco años, de ahí que los analistas consideren que será Ferrari quien más note la ausencia del dirigente italiano a corto plazo, dado que no había sustituto previsto y los planes de desarrollo del futuro plan de producto aún se encuentran en fase de estudio.

A finales del próximo mes de septiembre, Ferrari tenía previsto presentar a sus inversionistas este plan, que ahora deberá ser dado a conocer por Louis Camilleri, ex dirigente de Phillips Morris que fue designado como nuevo CEO de la marca el pasado lunes al conocerse la irreversibilidad del estado de salud de Marchionne.

Para lo que Marchionne sí que tuvo tiempo fue para trazar el plan de futuro del Grupo FCA y de sus diferentes marcas. FCA se va a centrar en el desarrollo de sus marcas Premium (Alfa Romeo, Jeep y Maserati), así como en la implementación de los vehículos electrificados y las nuevas tecnologías de conducción autónoma en sus distintas gamas.

Marchionne, de los números rojos al saneamiento total del Grupo FCA

Marchionne encontró a su llegada un grupo automovilístico prácticamente quebrado y deja tras su fallecimiento un grupo globalizado y con futuro, muy saneado económicamente —el pasado mes de junio FCA anunció haber acabado por completo con su endeudamiento financiero—, lo que deja libre de ataduras a Mike Manley, su sucesor para seguir adelante con el plan de futuro de la compañía dado a conocer a finales de junio pasado.

Como dijo Marchionne durante la rueda de prensa, para su sucesor “no hay guión ni instrucciones. Las instrucciones son institucionales y temporales, y FCA es una cultura de líderes y empleados que nació de la adversidad y que opera sin partituras”. El verdadero reto de Manley está en saber continuar la enorme labor desarrollada por Marchionne y en dar con la fórmula para “pagar” la eterna deuda contraída con el peculiar directivo que supo quitarse la corbata y subirse las mangas de sus jerseys para dedicarse por entero a reflotar un grupo hundido. Hoy FCA es catorce veces mayor en tamaño que aquel viejo Grupo Fiat que heredó de Umberto Agnelli, a quien podrá mirar de frente y sin complejos cuando se encuentren en el más allá.

un comentario

  1. IGC dice:

    Un gran trabajo… si no fuese porque intentó vender el grupo hace tiempo para deshacerse de sus continuos problemas, porque Fiat es un cadáver en estado de descomposición con las peores valoraciones en fiabilidad de sus usuarios y ventas raquíticas en casi todos los segmentos (sólo se salva el 500, explotado hasta la saciedad y sin recambio a la vista), Alfa Romeo sólo tiene un modelo moderno, Jeep vende mucho menos que la competencia a pesar de la moda de los SUV… creo que no me dejo nada. Siempre se habla bien de los muertos.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.