Smart da un paso adelante y quiere ser la primera marca en cambiar al motor eléctrico

Smart da un paso adelante y quiere ser la primera marca en cambiar al motor eléctrico

Escrito por: Victor Alós Yus   @sepelaci    18 noviembre 2018     2 minutos

Después del aviso de varios gobiernos europeos sobre la posibilidad de prohibir los coches de combustión interna, Smart eliminará los motores de gasolina

Después del anuncio del gobierno español y el de otros países de Europa de que en 2040 se prohibirá la venta y matriculación de coches con motor de combustión, algo que nos parece algo improbable, como hemos comentado en un artículo anterior, llega la primera marca que anuncia la retirada completa de los motores de gasolina de su portfolio. Se trata de Smart, el fabricante de pequeños coches urbanos propiedad de Daimler.

Smart lleva desde el año 2009 ofreciendo una variante totalmente eléctrica, pero seguía ofreciendo sus correspondientes versiones de gasolina. Con este movimiento, se convertirá en la primera que eliminará la oferta de combustibles tradicionales. Los que quieran disfrutar de un Smart ForTwo o Smart ForFour propulsado por un motor de gasolina tendrán de tiempo para pedirlo hasta el próximo 31 de marzo de 2019.

Smart eléctrico en 2019

A partir de esa fecha, la opción de gasolina desaparecerá de la marca y todas las variantes del Smart que se vendan a partir de entonces tendrán un motor eléctrico. La fecha de interrupción de la producción de los modelos de gasolina no está marcada todavía, pero con la marca del 31 de marzo como fecha tope para las peticiones de estas versiones, está claro que el año 2019 será el último en que los usuarios de un Smart podrán hacerse con una de ellas.

Smart eléctrico en 2019

Los motores de gasolina que propulsan actualmente las versiones de gasolina de Smart no podrían pasar el corte que impone Europa y tendrían que eliminarse a partir del 31 de agosto de 2019. Con un poco de suerte, podrían seguir siendo utilizados hasta el 31 de diciembre de 2019, pero sería una prórroga limitada y no aportaría mucha diferencia.

Falta ver cómo afectará esta decisión en las ventas de los modelos Smart. Si nos fijamos en el mercado estadounidense, la desaparición de los modelos a gasolina han provocado un descenso de ventas bastante importante. Claro que, con el aviso de que los coches de combustión interna pueden estar abocados a la desaparición, la cosa podría ser diferente. La polémica está servida y los primeros pasos se están dando. ¿Cómo será el mercado de la automoción durante los próximos años?

Deja un comentario