Uber inhabilitó la tecnología de prevención de colisiones en el Volvo que atropelló a un ciclista

Uber inhabilitó la tecnología de prevención de colisiones en el Volvo que atropelló a un ciclista

Escrito por: Guillermo Lopez    27 marzo 2018     Sin comentarios     6 minutos

Según el fabricante del radar y la cámara del vehículo que atropelló a la ciclista, Uber desactivó el sistema de detección en el Volvo causante del accidente

Según informan hoy distintos medios de comunicación norteamericanos, Uber Technologies inhabilitó la tecnología estándar de prevención de colisiones en el Volvo SUV que golpeó y mató a una ciclista la pasada semana en la localidad de Tempe (Arizona, EE.UU.).

Esta es al menos la opinión del fabricante de los principales componentes del sistema, que suministra el radar y la cámara que el mismo utiliza. “No queremos que la gente se confunda o que piense que el accidente pudiera deberse a un fallo de la tecnología que proporcionamos para Volvo, porque ese no es el caso”, ha declarado Zach Peterson, portavoz de Aptiv Plc, fabricante de los componentes antes mencionados y suministrador del sistema de asistencia avanzado de asistencia al conductor que se monta en el Volvo XC90. Según Peterson, “el sistema de conducción autónoma del vehículo de pruebas de Uber no tiene nada que ver con el que monta el SUV de la marca sueca».

En un intento de desmarcarse del accidente y evitar la asociación con el mismo, Aptiv Plc ha involucrado a Uber al indicar que la operadora de movilidad podría haber seguido la práctica habitual de ir desactivando otra tecnología preexistente al ir desarrollando y probando su propio sistema de conducción autónoma. Esto es lo que habría provocado que el sistema de Uber no ralentizara su velocidad previamente al atropello de Elaine Herzberg, la victima de 49 años de edad, cuando esta cruzaba la carretera empujando su bicicleta.

El radar y el sistema de cámara de Aptiv Plc, que monta componentes (chips y sensores) de Mobileye, alimentan de datos al sistema de asistencia a la conducción del Volvo XC90 que proporciona ayuda para evitar colisiones, mantener el coche en su carril y facilitar el funcionamiento de otros muchos equipamientos y características de seguridad del vehículo. El pasado mes de noviembre, Uber acordó con Volvo la adquisición de 24.000 unidades de utilitarios deportivos de Volvo sobre las cuales la operadora de movilidad tenía planificada la instalación de sus propios sensores y sistemas de software para permitir la conducción autónoma sin piloto a bordo de los mismos.

Atropello mortal de Uber: ¿podría haberlo evitado un conductor humano?

Atropello mortal de Uber: ¿podría haberlo evitado un conductor humano?

La conducción autónoma ha pasado a ponerse en entredicho tras el atropello de una mujer por un coche autónomo. ¿Habría evitado un conductor humano el accidente?

LEER MÁS

Según la información publicada por los medios norteamericanos, Uber se ha negado a comentar estas afirmaciones de su proveedor, mientras que el portavoz de Volvo en Norteamérica ha indicado que la empresa no puede especular sobre las causas del accidente y que está esperando a recibir el informe completo de la investigación para facilitar su opinión al respecto del mismo.

El software de Mobileye sí detectó la víctima un segundo antes del impacto

Mobileye, la empresa perteneciente a Intel Corp que fabrica los chips y sensores que se utilizan en los sistemas de prevención de colisiones y que a su vez es proveedro de Aptiv Plc, declaró ayer lunes haber probado su propio software después del accidente sobre la reproducción de un video del incidente en un monitor de televisión. Según Mobileye, en la prueba y a pesar de la baja calidad de la reproducción del video, su software fue capaz de detectar la presencia de la víctima un segundo antes del impacto, lo que hace pensar que en una situación real similar el software detectaría la presencia del peatón en la carretera mucho antes, lo que permitiría actuar al sistema en consecuencia con mayor antelación.

Aún así, según ha publicado en la web de Intel el director ejecutivo de Mobileye, Amnon Shashua, “El video publicado por la policía parece demostrar que incluso para el componente más básico de un sistema de vehículo autónomo, la capacidad de detectar y clasificar objetos es una tarea desafiante. Es esta misma tecnología la que se requiere antes de abordar desafíos aún más difíciles, como un elemento fundamental de vehículos totalmente autónomo del futuro”.

En todo caso, a raíz del accidente, el Gobernador de Arizona decretó la inmediata suspensión de las pruebas de vehículos sin conductor que Uber viene realizando en su territorio. De igual modo, distintas marcas y entidades que vienen desarrollando la tecnología de conducción autónoma han frenado el desarrollo de la misma a la espera de conocer el informe del mismo y sus posibles causas.

Las reacciones son diversas. Desde la del consejero delegado de Waymo, John Krafcik, operadora de movilidad rival de Uber y vinculada al antiguo proyecto de Google Car, que afirmó el pasado sábado que probablemente el software de autoconducción que utiliza su compañía probablemente habría evitado la muerte de la víctima: “Confiamos mucho en que nuestra tecnología sea robusta y que sea capaz de manejar situaciones como esa”, dijo Karfcik en un discurso ante concesionarios de automóviles.

Por otra parte, Marta Thoman Hall, presidenta de Velodyne Lidar INc, fabricante del Lidar, el sistema de radar láser que montan los vehículos autónomos cuya función es la de “ver” cuanto sucede en el entorno del vehículo, se manifestó “muy desconcertada” por el accidente, en especial por la razón que pudiera haber provocado que la tecnología embarcada no pudiera reconocer a un peatón que cruzaba la calle y no hubiera activado consecuentemente los frenos.

“Nuestro Lidar es capaz de imaginar claramente la presencia de Elaine (la victima) y su bicicleta en esta situación, sin embargo nuestro Lidar no toma la decisión de frenar o salirse de su camino”, indicó Thoma Hall. “Además de Lidar, los sistemas autónomos suelen tener varios sensores, incluida la cámara y el radar, para recabar datos a partir de los cuales tomar decisiones. No sabemos que sensores estaban instalados esa noche en el coche de Uber, si estaban o no funcionando o cómo se estaban usando”.

Esos son datos que deberá revelar el informe que sobre el accidente están elaborando las autoridades policiales y judiciales encargadas del caso. El “peaje que esta nueva tecnología debe pagar”, como ya han calificado algunos especialistas en conducción autónoma el accidente, deja muchas dudas por resolver. Entre otras, y además de las técnicas relativas al correcto funcionamiento de todos los sistemas, están todavía por dilucidar las cuestiones sobre la responsabilidad y las salvaguardas ante estos posibles problemas, además de los condicionantes morales en la toma autónoma de decisiones por parte de los vehículos sin conductor.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.