2 diciembre 2011 Curiosidades, Industria

El Aptera es uno de esos vehículos que pasarán a integrar las filas de los conceptos extraños, vehículos voladores, anfibios y cualquier cosa rara que hemos visto en el mundo del automóvil. Porque a pesar de que la compañía californiana ha hecho muchos esfuerzos por llevar a este concepto a la realidad, Aptera anuncia que cierra definitivamente sus puertas.

La debacle comenzó con la devolución de los depósitos a los valientes que se atrevieron a dar un anticipo en metálico por él. Días después, la oficina de prensa de Aptera anunciaba que el Aptera se fabricaría, aunque en otra localización de la unión americana. A partir de ese punto, Aptera estaba en un continuo estado de congelamiento.

A pesar de que el gobierno norteamericano ha insistido en entregarles el crédito que se les entrega a los fabricantes de vehículos eléctricos o más amigables con el medio ambiente, Aptera ha insistido en llevar a producción este vehículo, que bien podría haber participado en una película de los Supersónicos.

Pudiendo tener 150.000 millones de dólares en las manos, gentileza de Obama, no se entiende la testarudez de llevar a la realidad a este vehículo, impracticable y fantasioso por donde se lo mire.

Vía | Left Lane News


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 3 diciembre 2011
  2. La destrucción impiadosa de los prototipos del Aptera 7 diciembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *