14 abril 2016 Gama / versiones, Superdeportivos

Lead
Hablar de McLaren es hablar de una gran tradición en la fabricación de coches de alta gama. De los que hacen que nos giremos cuando tenemos la suerte de ver uno por la calle. A finales del pasado año este fabricante consiguió que nos fijáramos de nuevo en él gracias al 675LT, un superdeportivo que recuperaba el concepto “long tail” y que destacaba sobre los demás. Después ha llegado el 675LT Spider, la versión convertible, que ha querido hacernos soñar protagonizando esta galería de imágenes.

Si estás interesado en uno de estos coches, has de saber que solo se van a fabricar 500 unidades, así que debes darte prisa para poder optar a uno de ellos, que sabemos que desaparecerán pronto. Se trata de una versión del 650S, así que tiene mucho en común con este, aunque con cambios sustanciales que lo convierten en un coche totalmente diferente… y más potente.

El motor V8 twin-turbo de 3.8 litros ha sido ajustado para hacer que aporte más eficiencia y alcanza los 675 CV a 7.100 rpm y un par máximo de 700 Nm entre las 5.000 y las 6.500 vueltas. De hecho, el motor es tan diferente al anterior modelo que se le ha cambiado el nombre, pese a partir del mismo bloque. Con estos cambios, es capaz de alcanzar los 100 km/h en 2,9 segundos y ponerse en 200 km/h en solo 8,1 segundos. La velocidad máxima que alcanza este bólido es de 326 km/h, lo que también lo sitúa por encima del modelo en que se basa.
2016 McLaren 675LT Spider Media Launch -1114

Un coche que rinde homenaje a un clásico

La aerodinámica ha sido mejorada también, lo que unido a la reducción de peso en alguno de los elementos que conforman su diseño ha repercutido en el consumo. Es importante señalar que pesa 1.270 kg, alrededor de 100 kg menos que el 650S Spider, lo que le aporta una mayor relación entre peso/potencia, alcanzando los 532 CV por tonelada. Eso sí, a causa de los elementos que lo convierten en descapotable, pesa unos 40 kg más que la versión coupé.

El consumo se sitúa en los 9.7 litros cada 100 kilómetros, lo que no está nada mal para sus prestaciones. La coletilla del nombre, el LT, proviene de “Long Tail”, que se refiere al alerón posterior y que llega desde el McLaren F1 GTR Longtail, el modelo al que rinde homenaje. Un gran coche que quiere mostrarse de nuevo en estas fotos que nos hacen querer ser uno de esos 500 afortunados. ¿Te gustaría tenerlo en tu garaje? Apuesto a que sí.

Fuente | McLaren


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *